Una entrevista de Yann Vallerie, Breizh-Info, con Edwige Díaz, recién elegida diputada por la Agrupación Nacional de Marine Le Pen en las elecciones legislativas del pasado 19 de junio.

Los recién elegidos miembros de la Asamblea Nacional, tras las elecciones legislativas de junio de 2022, hicieron su entrada previa esta semana, descubriendo la institución, su funcionamiento y sus lugares llenos de historia. Ahora es el momento de ponerse a trabajar. Entre los nuevos diputados, que darán sus primeros pasos en el hemiciclo, se encuentra una estrella emergente de la Agrupación Nacional (RN) desde hace varios años, Edwige Díaz, de Aquitania.

Ya la habíamos entrevistado en el pasado, y queríamos recoger sus impresiones tras las elecciones, pero también las ambiciones y los temas sobre los que el amplio grupo de RN (89 diputados) va a llevar la batuta en los próximos meses.

En primer lugar, ¿cuál es su reacción tras su elección como diputada? Es un ascenso meteórico para usted, ¿no?

Agradezco sinceramente a los más de 25.000 votantes que depositaron su confianza en mí. No los decepcionaré. Es un resultado histórico. Nunca antes mi circunscripción había tenido un diputado de Rassemblement National en esta tierra tan de izquierdas.

Es el resultado de un gran esfuerzo por establecer una presencia en la zona. Llevo 5 años haciendo campaña en las zonas de Blayais y Coutradais. He participado en todas las elecciones locales. He multiplicado las listas para las elecciones municipales en la circunscripción. No me he perdido ni una sola fiesta campestre, ni una sola manifestación, ni un solo mercado o venta, ni la más mínima conmemoración. Además de nuestros temas, que tienen un fuerte eco en la población, me he beneficiado de una prima de proximidad. Aquí, todo el mundo me conoce y conoce mi apego a nuestro territorio.

Marine Le Pen lo entendió muy bien cuando nos pidió, nada más ser elegida presidenta del Frente Nacional en su momento, que nos basáramos en el territorio, ¡que es la clave del éxito! Hoy estamos recogiendo los frutos de esto.

En total, RN cuenta con 89 diputados en la Asamblea Nacional contra todo pronóstico. ¿Cuáles son sus primeros comentarios?

Es un resultado histórico que ningún observador vio venir, pero no estoy tan sorprendida como tú. Durante la campaña, sentimos que algo estaba sucediendo. A diferencia de las anteriores elecciones legislativas, nuestro electorado se mantuvo muy movilizado tras los resultados tan alentadores que obtuvimos en las elecciones presidenciales.

Nuestros votantes entendieron lo que estaba en juego en la tercera ronda de las elecciones presidenciales: bloquear a Macron e impedirle tener plenos poderes durante 5 años.

Mientras los medios de comunicación armaban un escándalo sobre Jean-Luc Mélenchon y sus locas promesas, nosotros estábamos sobre el terreno, en contacto con los franceses para decirles que no se rindieran. El resultado es claro: los franceses nos proclamaron la primera oposición en las elecciones presidenciales y confirmaron su voto en las legislativas, convirtiéndonos en el primer grupo parlamentario de la oposición.

Esto es quizás lo que nos faltaba hasta ahora. En 10 años, hemos pasado de ser un partido protesta a un partido de la oposición, pero antes de convertirnos en un partido de gobierno, tuvimos que convertirnos en un partido institucionalizado. Este es el caso ahora. Este mandato nos permitirá preparar el año 2027 haciendo surgir una nueva élite patriótica en las filas de la Asamblea Nacional. Dentro de cinco años, nos presentaremos ante el pueblo francés con líderes experimentados, curtidos en la vida parlamentaria y claramente identificados por los franceses. Esto tendrá peso en las próximas votaciones. La próxima campaña presidencial comienza hoy.

Este número sin precedentes de miembros en la Asamblea también le obliga, en cierto modo, a conseguir resultados, porque RN nunca ha tenido tanto poder. ¿Cuáles son los principales temas sobre los que luchará en el hemiciclo? Una parte de la derecha nacional ha reprochado a RN su poca dureza en el tema de la inmigración.

La Rassemblement National sin la más mínima influencia en la toma de decisiones se ha acabado. Como primer grupo de la oposición, ahora somos inevitables en el hemiciclo. Los macronistas están extremadamente debilitados y no tendrán más remedio que hacernos concesiones. A diferencia de la extrema izquierda, que está ahí para convertir la Asamblea en una anarquía, nosotros seremos firmes pero constructivos. Estamos aquí para representar a la oposición, no para ser un obstruccionista permanente. Cuando un texto vaya en la dirección correcta, votaremos a favor.

Pero aceptar compromisos no significa transigir. Seguiremos siendo fieles a lo que nuestros votantes nos han confiado. No nos rendiremos ante los dos grandes bloques a los que nos enfrentaremos, compuestos por los que quieren destruir a Francia por uno, y los que quieren destruirla aún más rápidamente por el otro. Lucharemos para devolver a los franceses su país, su dinero y su palabra.

Durante los próximos cinco años, estaremos en primera línea para luchar contra el expolio social, el aumento del coste de la vida y por la jubilación a los 65 años, para evitar la sangría fiscal, para luchar contra el colapso del Estado en las escuelas, en la seguridad, en la justicia y en la sanidad. Tampoco cederemos ni un ápice ante las provocaciones de la extrema izquierda Burkini. Esta extrema izquierda inmigracionista, comunitarista, antisecular, antipolicial, antinuclear, antitodo y sobre todo antifrancesa.

Frente a los diputados de la República de McKinsey y los diputados de la República de Traoré, nosotros seremos los diputados de la República Francesa. Seremos los portavoces de esta Francia que tanto ha sufrido, ha sido olvidada y despreciada durante los últimos 5 años.

Exigiremos la reducción de los impuestos sobre los carburantes, la revalorización de las pensiones y el derecho a una jubilación digna, el fin de la inmigración masiva, la vuelta al orden frente a la impunidad judicial de los delincuentes, la reincorporación de los miles de trabajadores sanitarios suspendidos y el mantenimiento de nuestros servicios públicos. Pero también, por supuesto, la defensa de nuestra agricultura, nuestra industria y nuestros puestos de trabajo frente a la competencia internacional desleal.

Sobre la cuestión concreta de la inmigración, mi respuesta es clara: sí, la inmigración masiva es una amenaza para nuestra civilización, nuestras libertades, nuestra seguridad y nuestro modelo social. Pero no podemos basar un proyecto únicamente en el rechazo a la inmigración. Sería un error. Algunos lo intentaron en las elecciones presidenciales y legislativas y vimos el resultado. Es una prioridad, pero no debemos convertirnos en monotemáticos. Los franceses también esperan que les hablemos de su vida cotidiana.

En mi circunscripción, que es muy rural, los comerciantes de los mercados me dicen que están empezando a vender medios pollos porque un pollo entero es demasiado caro para muchas familias. Para ellos, salvar el fin de mes de los franceses es tan importante como salvar a Francia.

¿Qué hay de sus planes para una contraofensiva contra los intentos de influencia de los movimientos y los grupos de presión, especialmente LGBT, en las escuelas, la educación nacional, pero también en la sociedad?

La escuela es un lugar de transmisión de conocimientos y de neutralidad. El activismo, en cualquier forma y sobre cualquier tema, no tiene cabida allí. De manera más general, la lucha contra la discriminación que pueden sufrir las personas LGBT es obviamente un objetivo, pero rechazamos la instrumentalización política por parte de una minoría militante, a menudo de extrema izquierda.

Los llamados “LGBT” quieren vivir con normalidad, sobre todo en materia de seguridad. Hoy saben muy bien que no tienen los mismos derechos a la seguridad y a una vida pacífica según el lugar donde vivan. ¿De dónde viene la homofobia, en Francia, en 2022? ¿Quién ataca a las parejas jóvenes porque se cogen de la mano en la calle? Están entre las primeras víctimas de la inmigración de poblaciones que no tienen la misma moral que nosotros y la misma relación con la libertad que nosotros. A diferencia de muchos grupos militantes que prefieren vivir con anteojeras, la Agrupación Nacional siempre ha tenido el valor de denunciar esta realidad.

Más globalmente, la Asamblea está totalmente dividida, fragmentada y de nuevo es minoritaria, ya que más de un francés de cada dos no acudió a las urnas. ¿Sigue siendo legítima la Quinta República? ¿No deberíamos cambiar el sistema constitucional?

No son nuestras instituciones las que han perdido legitimidad, sino la clase política en el poder. Emmanuel Macron ha encarnado durante 5 años el desprecio, tanto de la oposición como de la calle. Ahora está pagando el precio. Ahora tendrá que lidiar con el pueblo francés y sus representantes. Ya no podrá fingir que el pueblo no existe. Ya no podrá despreciar nuestras ideas. No puede seguir actuando como si nuestras exigencias fueran ilegítimas.

El pueblo francés pide que se detenga la inmigración masiva y que se actúe contra la creciente inseguridad. Ya no pueden soportar el abandono de la clase política. Dicen no al chanchullo fiscal y exigen que se actúe de una vez para mejorar su nivel de vida. Rechazan la gran degradación, el cierre de nuestros servicios públicos y la muerte de nuestro sistema sanitario. Macron no tendrá más remedio que escucharlo. Esta ausencia de una mayoría de diputados godillots para Macron no es una crisis institucional, será, de hecho, un soplo de aire democrático.

Francia también parece totalmente fragmentada, entre regiones, entre metrópolis y periferias, entre zonas rurales y suburbios. ¿Tiene este país todavía un futuro, incluso con millones de individuos que no tienen nada que ver entre sí?

Emmanuel Macron se ha dedicado a dividir profundamente a los franceses. Chalecos amarillos, sanitarios y bomberos contra policías, jóvenes contra mayores, rurales contra urbanos, vacunados contra no vacunados, clases trabajadoras contra CSP+... La lista es especialmente larga. Tampoco puedo olvidar sus constantes insultos contra los perdedores de sus políticas. Estoy pensando, por supuesto, en los empleados del GAD “analfabetos y sin licencia”. La violencia de sus palabras se ha sumado a la de su política.

Nuestro proyecto pretende reconciliar a los franceses y reunirlos de nuevo, en particular siendo los portavoces de la Francia de los olvidados. No queremos que los franceses sean encerrados por algunos en la nostalgia del “antes era mejor”. Les decimos “con nosotros, mañana será mejor”.