Son los días  que hay entre el 29 0ct.y el 20 Nv...

Desde hace decenios los pocos "inasequibles al desaliento" que mantenemos viva –ardiente- la llama del pensamiento y la exigencia joseantoniana, realizamos nuestra particular   y ensoñada cuarentena .

Desde el "presentimiento" del amanecer en la alegría de nuestras entrañas , últimas palabras del Discurso Fundacional, el 29 Oct,  a la emoción de "oir" sus últimas palabras  de "que sea la suya la última sangre vertida en disputas civiles" , del día de su fusilamiento, del 20 N, sus seguidores, ochenta años después, generación tras generación continuamos – al menos estos 32 días-  adivinando ese mundo visto con los dos ojos bien abiertos  simultáneamente a la Patria y a la Justicia; a la Paz y al Honor; al Trabajo como máximo título de dignidad; a la Unidad y a la Libertad de la Patria... a esforzarnos a entender  cómo amarla "porque" no nosgusta...   A creer en Verdades Reveladas ,en verdades absolutas, ajenas al recuento de votos. A consolarnos al pensar que "solo doce" consiguieron  extender el Amor como el "arma"decisiva. A continuar esforzándonos en ser una voz clamando en el desierto...

Y cuando llegue el 21 de noviembre volveremos a nuestros pequeños "cuarteles de invierno" (¡ya apenas garitas!),a nuestras ocupaciones habituales, a nuestros hijos, nietos, a nuestro futbol...

Pero mientras en cualquier época, en cualquier  librería esté – -polvoriento- el pensamiento joseantoniano habrá un viejo, un joven, descubriendo una maravillosa manera de vivir, o hasta de morir.