El presidente de VOX, Santiago Abascal, ha subrayado este miércoles en rueda de prensa desde el Congreso que su partido “no participará ni será cómplice” de esa “nueva etapa de incertidumbre que los señores Sánchez e Iglesias han querido denominar nueva normalidad, con un tremendo tufo totalitario”.

Así, para Abascal la nueva normalidad supone una serie de concesiones que el partido que representa no va a admitir:

- La nueva normalidad de aceptar como una buena noticia o como inevitables las 300 muertes diarias.

-La nueva normalidad de aguantar un programa ’aló presidente’ en el que se atreve a decirnos que vamos a salir todos juntos y que nadie va a quedar atrás. “Esto se trata de un insulto. Hay más de 30.000 muertos reales; las víctimas de los ERTE no han cobrado; es un insulto al luto de todos los españoles y a quienes se han quedado atrás por la muerte de sus familiares o por la ruina, perdiendo su trabajo o pasando a formar parte de las colas de los comedores sociales”.

-La nueva normalidad de los sanitarios desprotegidos.

-La nueva normalidad de haber tenido el triste récord de muertos por habitante debido al sectarismo del gobierno

-La nueva normalidad de discriminar y abandonar a nuestros mayores sin EPIs porque el Gobierno les había prohibido comprarlas; de que a nuestros abuelos se les deje morir sin

Prensa Grupo Parlamentario VOX // 91 390 66 79 - 91 390 76 90 // prensagpvox@congreso.es

GRUPO PARLAMENTARIO

despedida y sin funeral. “Y lo digo indignado tras escuchar las palabras del vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias, que sale a la tribuna a insultarnos y a reivindicar un patriotismo tras dejar abandonados a quienes levantaron España. Un auténtico cinismo, cuando hasta hace poco decía que no podía emplear la palabra España”.

-La nueva normalidad del bulo, de padecer un Gobierno tramposo que trata de colarle mentiras a la OCDE.

-La nueva normalidad del estado de alarma convertido en estado de excepción y de ciudadanos viviendo en la inseguridad jurídica y la limitación de sus derechos fundamentales mientras avanza la agenda ideológica del señor iglesias, que aprovecha la pandemia para colarse en el CNI, atacar a la Monarquía, amenazar a la propiedad privada y acabar con los colegios de educación especial.

-La nueva normalidad del concepto de reconstrucción: un concepto que demuestra que estamos ante un Gobierno que ha bajado ya los brazos y ha dado la destrucción por inevitable; que no está dispuesto a defendernos de la ruina. “Nosotros -señala Abascal- creemos que puede evitarse. Nosotros queremos que cada español reciba su nómina, la normalidad de una España de ciudadanos libres e iguales que no tengan que vivir de las migajas del vicepresidente Iglesias”.

-La nueva normalidad de tener un primer partido de la oposición secuestrado por el gobierno en mitad de cantos a una unidad obligatoria y de ver al líder de ese partido diciendo que no se puede cambiar al cirujano en medio de la operación. “El problema es que no estamos ante un cirujano, sino ante el matasanos que ha sido responsable del número de muertos y de la ruina que padecen miles de españoles”.

Nuestra esperanza es la vuelta a la normalidad de siempre y por eso reclamamos que se atienda nuestra propuesta de un gobierno de emergencia nacional. Que se paguen las nóminas y los salarios de los trabajadores y autónomos a los que el Gobierno les ha impedido trabajar. Esa es la normalidad que queremos y no una nueva normalidad totalitaria basada en la incertidumbre que solo ha traído a España más muerte, más ruina y más paro y menos libertades”.