La degeneración moral en España es un hecho y la dictadura progre no contenta con las depravaciones de los alumnos quiere pervertir a la infancia y juventud, mancillando por completo la inocencia de nuestro sjóvenes, grave pecado de escándalo que parece no importar en una sociedad cada vez más anestesiada moralmente y más amoral. ç

El lobby feminista se cree omnipotente y está desatado en fomentar el sexo desde cada vez más tempranas edades. No es de recibo, que bajo ningún pretexto, se enseñe a los niños a hacer felaciones en clase. No tiene ninguna justificación posible, se mire como se mire.

Daivinia Simón Múñoz, la responsable de esta aberración asegura con cinismo:

«No soy política, soy feminista: trato de llegar a las mujeres y a los adolescentes para ayudar a enseñarles lo que son las relaciones para evitar casos de violencia machista, violaciones y agresiones sexuales», ha explicado en el diario El Español. «La intención de esa charla es hacer entender a los alumnos que la pornografía no es sexualidad».

Estas explicaciones han tenido una rápida respuesta de la periodista Cristina Seguí, que ha llamado «enferma» a Simón desde su cuenta de Twitter.

«Talleres porno para enseñar a los niños a hacer felaciones en clase. “No soy política, soy feminista”, dice la enferma. El feminismo volcando sobre nuestros hijos todos sus trastornos psicosexuales».