Ni la manita del Real Madrid ante el Legia, ni la contundencia con la que el conjunto blanco ha ganado este martes en el Bernabéu, aunque mereciera un resultado menos abultado (5-1). Los verdaderos protagonistas de este nuevo partido de Champions han sido los ultras polacos que se han desplazado hasta la capital española para ‘animar’ a su equipo. Forman unas de las aficiones ‘más conflictivas’ de Europa, según las autoridades, por lo que el dispositivo de seguridad creado en torno a ellos ha sido de cerca de 2.000 efectivos. Un número que, a pesar de lo abultado, no ha impedido que la noche se haya saldado con siete detenidos y ocho heridos, entre ellos dos policías nacionales y uno municipal.

 

En cuanto al encuentro se refiere, el Real Madrid realizó un buen partido, más en pegada que en juego, en el que marcaron Bale (15’), Jodlowiec en propia puerta (18’), Marco Asensio (36’), Lucas Vázquez (67’) y Morata (83’) para los blancos y Radovic de penalti (21’) para los polacos después de un derribo claro de Danilo en el área de los de Zinedine Zidane.

 

Tras esta victoria, los blancos siguen liderando el Grupo F junto al Borussia Dortmund, que se impuso por 1-2 al Sporting de Portugal. Ambos tienen 7 puntos. Mientras, el Legia de Varsovia es el colista de esa misma tabla con un casillero que todavía no se ha estrenado.