La Falange solicitó la semana pasada a la Delegación del Gobierno de la Comunidad de Madrid el permiso para convocar una manifestación, el día 2 de mayo, con motivo de protesta contra la gestión del Gobierno ante la pandemia del coronavirus.

La movilización iba dirigida directamente contra Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Salvador Illa por la mala gestión de la epidemia, que se evidencia con los 210.773 casos de coronavirus diagnosticados y los 23.822 muertos, según cifras oficiales del Ministerio de Sanidad.

La Delegación de Gobierno de la Comunidad de Madrid ha prohibido finalmente la protesta, en una resolución en la que alude a la declaración del Estado de Alarma, como justificación para la denegación de cualquier permiso de manifestación que vaya más allá de salir al balcón.

Desde El Correo de España nos hemos puesto en contacto con el Jefe Nacional de la Falange para que nos de su opinión sobre esta prohibición y la gestión de la pandemia por parte del Gobierno socialista, así como las soluciones que propone la formación falangista.

¿Cómo valora la gestión de gobierno en esta pandemia?

Se ha gestionado la crisis sanitaria de forma inútil, temeraria y lo que es peor, criminal, con el resultado de decenas de miles de muertos y el contagio de gran parte de la población española, con la actuación decisiva y determinante del gobierno de España y la complicidad manifiesta de los gobiernos autonómicos, algunos de ellos en manos de la derecha y de los separatistas, más preocupados los unos en privatizar y obtener la corruptela de turno y los otros en acabar con España o lo que queda.

Todos deberíamos saber que si no se han dedicado todos los recursos necesarios para mantener y reforzar el sistema sanitario durante estas últimas décadas, ha sido porque este puñetero sistema nacido al amparo de la constitución del 78, solo piensa en autoprotegerse y mantenerse a cualquier precio, sosteniendo a decenas de miles de políticos y asesores inútiles a los que se les pagan sueldazos y dietas millonarias, mientras se triplica el número de funcionarios  y los gastos en esos entes corruptos e ineficaces llamados comunidades autónomas, que han demostrado en esta situación su deslealtad más absoluta y el hacer la “guerra por su cuenta” importándoles poco o nada el interés general, sino el mantener su pequeño “chiringuito” montado a base del voto comprado y subvencionado.

Se perdieron semanas decisivas para evitar por ejemplo el cierre de aeropuertos que llegaban cargados de ciudadanos que venían de países donde la pandemia ya era pública y notoria

 

¿Cuáles son a su juicio las negligencias e irresponsabilidades más graves que se han producido?

En primer lugar, no se hizo caso a las alertas sanitarias que indicaban que el Covid-19 no era una gripe más, y no se supo gestionar la información sesgada y manipulada que llegaba desde China, como epicentro de la pandemia, y que era escondida por la Organización Mundial de la Salud, organismo que ha actuado de forma descarada al servicio del gobierno comunista chino, al que por cierto habrá que hacerle pagar su actitud asesina y el que además ahora nos pretenda vender los equipos necesarios para controlar la enfermedad, engañándonos y estafándonos de forma miserable.

Se prefirió seguir en el “Sánchez en el país de las maravillas”, convocando manifestaciones multitudinarias para reivindicar esa basura de ideología de género que pretenden imponer por las buenas o por la malas, y permitiendo la celebración de todo tipo de actos públicos, para no “asustar” en demasía a la población, y seguir con su hoja de ruta, para convertir aquel dichoso 8 de marzo, en un verdadero aquelarre, con el resultado por todos conocidos.

Se perdieron semanas decisivas para evitar por ejemplo el cierre de aeropuertos que llegaban cargados de ciudadanos que venían de países donde la pandemia ya era pública y notoria, y no se adquirió, preparó y organizó el material sanitario necesario para hacer frente a lo que se nos venía encima.

No puede ser casualidad, que seamos el país del mundo con el mayor número de médicos y enfermeros contagiados, y con el triste record de número de muertos por millón de habitantes.  

Este gobierno ha decidido seguir en su política de huida hacia adelante, rectificando sobre la marcha, dando órdenes y contraórdenes que provocan el caos y el desconcierto generalizado de la población que no sabe muy bien a qué atenerse. Lo que se dice en el consejo de ministros no vale para nada, porque al rato se rectifica, en función de las discusiones habidas en ese gobierno dividido claramente en dos, y ni siquiera lo que aparece en el BOE tiene mucho sentido, porque lo que verdaderamente importa es lo que se dice en esas ruedas de prensa interminables, en las que al final, no termina diciéndose “nada”

Se ha institucionalizado de forma estúpida y miserable el aplauso de las 8 de la tarde

Y sin embargo la gente sigue aplaudiendo a las 8 y el gobierno poniéndose medallas...

Una parte importante de este pueblo español, antes heroico y orgulloso, se ha convertido en una masa aborregada y adoctrinada, que se encuentra idiotizada e hipnotizada en una especie de “síndrome de Estocolmo” generalizado hacia quienes les están secuestrando y confinando, para terminar dejándoles morir, solos y abandonados como perros.

Se ha institucionalizado de forma estúpida y miserable el aplauso de las 8 de la tarde, que legitima la fiesta, la música y la juerga vecinal desde los balcones, mientras los españoles mueren por miles y sigue sin aparecer, casi dos meses después, el material necesario para que los sanitarios no se contagien, ni contagien a sus pacientes.

Menos aplausos y más pedir responsabilidades, sobre todo penales, a todos estos que nos han llevado al descontrol y al caos generalizado, y que han dejado en el desamparo más absoluto a esos miles de mayores que han muerto por falta de atención y de medios, aparcados y arrinconados en virtud de esa visión “progre” y “globalista” que prefiere quitarse de en medio a quienes ya no producen y no pagan impuestos. Ahí tienen su eutanasia, y no precisamente encubierta.

¿Cómo puede afectar esta crisis sanitaria y económica a la política española?

Ese es el problema que hemos tenido durante estas últimas cuatro décadas. Que en lugar de mirar y velar por todos los españoles, su bienestar, e intentar mejor sus condiciones de vida, de trabajo, de jubilación, etc. se ha hecho política, por y para mantenerse en el poder municipal, autonómico o nacional a cualquier precio, sabiendo que “cuanto peor era mejor” para sus intereses “partidistas”. Y que si ahora estaban unos, mañana ya les tocaría a los otros.

Las ratas van a intentar mantenerse a flote mientras el barco se hunde, y lo que tenemos que hacer los españoles que no aceptamos este régimen partitocrático, corrupto e inservible, es intentar mantener el barco –España- a flote, y hacer lo posible por hundir a todas estas ratas de izquierdas o derechas, separatistas o no, que en virtud de un presunto estado “democrático” que no lo es, nos ha traído la ruina y la división entre españoles, poniéndonos al borde del enfrentamiento civil.

Hay que acabar de forma inmediata con este sistema de autonomías que ha demostrado su incapacidad para gestionar de forma única y responsable catástrofes sanitarias como la que estamos sufriendo y económicas como la que vamos a padecer

¿Qué medidas propone Falange para combatir ambas crisis?

Hay que acabar de forma inmediata con este sistema de autonomías que ha demostrado su incapacidad para gestionar de forma única y responsable catástrofes sanitarias como la que estamos sufriendo y económicas como la que vamos a padecer.

Se tienen que acabar los diecisiete reinos de taifas en que han convertido esta nación que llegara a ser, no hace mucho, la novena potencia mundial, con una industria, una agricultura, una pesca y un sector terciario, envidiable y envidiado. Hemos pasado a ser el geriátrico de Europa, y un país lleno de vagos y subvencionados, donde se premia al oportunista y al comisionista que vive a costa de los demás.

Hemos visto como el Ministerio de Sanidad, en teoría encargado de dirigir el armazón del estado para combatir el coronavirus, se ha mostrado totalmente inútil y torpe a la hora de gestionar ni una mísera compra de mascarillas, y en muchos casos ha tenido que ser la iniciativa privada la que ha hecho llegar en primera instancia lo necesario a nuestros sanitarios. Es lo que tiene la falta de competencias de entre otros, este Ministerio de Sanidad, que ha sido incapaz de dar un puñetazo en la mesa y gestionar con mano de hierro, todos los recursos, absolutamente TODOS, públicos y PRIVADOS, y ponerlos a disposición del estado.

Y hay que terminar con este sistema liberal, burgués y capitalista, que está en manos de oscuros y bastardos intereses, que no tardarán mucho en sacar provecho y tajada de esta grave crisis mundial, como por otra parte lo han hecho en otros periodos recientes de la historia mundial, provocando guerras, enfermedades, desplazamientos de población y hambrunas, en virtud unas políticas que no se deciden en el parlamento español ni en el de Bruselas.

Todos los esfuerzos del pueblo español deben ir dirigidos en el mismo sentido. Sin partidismos ni aldeanismos estúpidos, traidores y bastardos.

Los partidos políticos, sindicatos y asociaciones empresariales, deben quedar relegados a lo meramente “testimonial” o desaparecer, porque su papel ha sido y sigue siendo, destructivo y demoledor para con el proyecto común y de futuro que debe ser España, para colocarnos en el lugar que tuvimos y que por supuesto merecemos en el concierto internacional.

Se toma como algo normal el que se “monitorice” a la población, se intervengan las comunicaciones o se cierren las cuentas en las redes sociales, de todos aquellos que como nosotros los falangistas, nos negamos a aceptar este discurso basura por muy políticamente correcto que sea.

 

El miedo es un instrumento de control social. ¿Cree que puede haber un cambio de paradigma?

 El ejemplo de lo que quieren y pretenden lo estamos viendo durante esta época de confinamiento donde el esfuerzo del estado no ha ido dirigido a conseguir todo lo necesario para atajar la crisis sanitaria. NO. Su esfuerzo principal ha sido el de secuestrar en sus casas a millones de españoles, a los que se les han puesto casi un millón de multas por salir a la calle, deteniendo a varios miles de ellos, ante la mirada complacida de esos técnicos “uniformados” del gobierno, que ahora han desaparecido, después de decirnos claramente y sin tapujos, que están para perseguir, silenciar y acallar cualquier tipo de protesta contra este gobierno socialcomunista, que seguramente tenga por objetivo máximo el acabar con al menos la mitad de la población, como ya lo hiciera, o intentara hacer en el siglo pasado.

En virtud de las instrucciones y las órdenes que todos los días se dan desde los medios de comunicación, manipulados y subvencionados por el gobierno y el sistema al que sirven, las ventanas y los balcones de nuestros edificios se han convertido en verdaderos “comités de barrio” a lo cubano o venezolano, donde los chivatillos de turno, toman nota del que sale más de la cuenta, del que pasea el perro más de lo debido, o del que compra más de lo imprescindible.

Se toma como algo normal el que se “monitorice” a la población, se intervengan las comunicaciones o se cierren las cuentas en las redes sociales, de todos aquellos que como nosotros los falangistas, nos negamos a aceptar este discurso basura por muy políticamente correcto que sea.

Nosotros llevamos sufriéndolo mucho tiempo, pero tarde o temprano, todos estos “iluminados” que aplauden este tipo de persecución desde el poder, y a no ser que estén en él, o en sus alrededores, comprobarán como les convierten en unos apestados y directamente son procesados, detenidos, enjuiciados y finalmente encarcelados, en virtud de esas leyes “democráticas” que como las de la II República, al final te colocan en la checa de turno para que te den el “paseo” hacia la tapia o cuneta más cercana.

Que no nos vamos a quedar de brazos cruzados lo pueden tener claro los que lean esta entrevista. Nunca lo hemos hecho y no lo vamos a hacer ahora

¿ Cómo valora el hecho de que se haya prohibido la manifestación del 2 de mayo ?

Más de lo mismo. Esa presunta separación de poderes que nadie se cree y que nadie conoce, ha demostrado de nuevo que es una mentira generalizada y que estos jueces del Supremo, del Constitucional y de otras instancias, no son más que una parte del eslabón de esa persecución y de ese control social al que antes me refería.

Que sirven al poder político, que todo lo contamina y que les obliga a ser unos mandados, que velan más por su carrera profesional que por la Ley que dicen defender y aplicar, empezando por esa Constitución que no es mas que papel mojado al servicio del poder.

Se impiden los derechos fundamentales sin que a nadie le parezca importar. Las Delegaciones del Gobierno ordenan a sus “brigadas del amanecer” reprimir y silenciar a los disidentes, ante la complicidad de jueces prevaricadores que incumplen sus propias leyes de forma clara y sin ruborizarse lo más mínimo.

Se dictan sentencias políticas en función de las instrucciones que se dan desde los partidos políticos o desde las cadenas de televisión serviles y mantenidas por el gobierno de turno, aún a sabiendas de que el estado de alarma no puede prohibir derechos fundamentales como el de reunión o manifestación, y que lo único que buscan es incrementar su poder absoluto para convertirnos en una república popular y comunista como China, con millones de consumidores, aborregados, adoctrinados y confinados de por vida, al servicio del “comité central del partido”.

¿Van a hacer algún acto alternativo?

Que no nos vamos a quedar de brazos cruzados lo pueden tener claro los que lean esta entrevista. Nunca lo hemos hecho y no lo vamos a hacer ahora, donde se está viniendo abajo todo lo conocido para, en virtud de este mundialismo y de este globalismo, convertirnos en simples cifras y estadísticas, y donde no importan ni los miles de muertos, ni los millones de parados, ni esa mayoría de familias que van a malvivir en condiciones ínfimas, rogando por una pensión de vergüenza y de miseria.

No vamos a caer en la tentación de lo que tanto le gustaría a este gobierno frentepopulista  para dar un paso más en su intento de ilegalizar, detener y encarcelar a los verdaderos patriotas españoles.

Claro que primero nos tocara a nosotros y luego seguirán ellos. A no ser que hagan como ya hizo en su momento la derecha cobarde y traidora, y escapen al extranjero para mantener bienes y propiedades.

 Levantaremos la bandera de la dignidad y de la justicia para recordar a todos los que están falleciendo sin que nadie sea capaz de decretar el luto nacional a pesar de la situación trágica por la que estamos pasando.

Están a lo suyo, a adoctrinar en virtud de sus intereses propagandísticos e ideológicos y en una época de crisis total como la que estamos viviendo, van a pisar el acelerador para generalizar la pobreza que es donde se mueven como pez en el agua.

¡¡ NOS VEMOS EN LAS CALLES ¡¡