Ataque globalista a Polonia: Lo que le está pasando al país Europeo de Polonia en sus fronteras, es un ataque a la soberanía de las naciones. Solo así se puede entender la “venganza” de Bielorrusia que pretende desestabilizar la UE esperando, eso sí, que la misma unión no haga otra cosa que presionar a Polonia para que ceda a los chantajes migratorios.


La invasión de la forma que se está produciendo en la frontera de Polonia no es una crisis migratoria, ni tan siquiera una invasión, sino un ataque a la estabilidad de una nación; de las naciones soberanas europeas, como es el caso de Polonia.
nadie, excepto en estas páginas del correo de España analiza que estos inmigrantes, no lo son, sino son sénior combativos!


Se puede analizar las condiciones en las que se encuentran los inmigrantes en los bosques europeos orientales, pero nadie, excepto en estas páginas del correo de España analiza que estos inmigrantes, no lo son, sino son sénior combativos! De Siria, Irak o Afganistán. Por lo tanto, no son bielorrusos. Son musulmanes.


Así las cosas, la situación es grave. Es más diría yo, gravísima. Polonia debe resistir y ser tajante en sus planteamientos y pedir apoyo a naciones soberanas de Europa o que al menos quieran serlo para que haya urgentemente un nuevo frente atlántico; la OTAN ya está en manos de la ONU y la UE debe ser presionada o por gobiernos o por parlamentarios a base de movilizar a sus respectivos votantes y ciudadanos.

la OTAN ya está en manos de la ONU

Hay que recordar que lo que pasa a ahora en Polonia pasó en Grecia o Italia……y en siglos pasados en Alemania….y en España todos los días desde Canarias. El patrón se repite y la UE está cada vez más al servicio de la descomposición de las naciones y no al fortalecimiento y soberanía de su identidad, y menos aún de sus fronteras. España debe crear ya mismo una política migratoria nueva, que analice los impactos de esta inmigración masiva; de la inmigración ilegal y también de la inmigración legal que está sustituyendo lentamente a los españoles en vivienda, en los barrios, en las escuelas, en las ayudas, y…sobre todo y muy peligroso, provocando que perdamos nuestra identidad.