La mejor retratista de Pedro Sánchez, dirige un S.O.S. a Pablo Casado para que pacte sí o sí, con VOX. Rosa Díez suele describir tan certeramente al presidente, que parece que habrá estado casada con él, hasta que el amor se rompió como él hace con España, y se tornó en odio y sólo le quedó el conocimiento exacto del personaje. Desde luego que saca a la luz la peligrosidad del presidente y el daño que hace por dañino, en una verdad, clara, luminosa y evidente que no ofrece ningún tipo de dudas.  Ni que decir tiene que Pedro Sánchez se frota las manos ya rojas en regocijo al ver cómo la oposición de Pablo Casado hace añicos a la derecha, y sigue dejando el campo libre a este maldito gobierno. Pues al no existir oposición, no hay una sola derecha, si no tres, y el palentino tiene mucha tela que cortar. Por supuesto que la primera derecha es Vox, y la que quiere eliminar como sea, aun a costa de aliarse con el enemigo como está haciendo. Él está en la tercera, la más cercana y enlace con Sánchez. Parece también que por pringado que esté, o corrupto que sea, o porque vive bien así y España le importa lo mismo que al presidente: nada. Nada hace con personalidad y nervio por cambiarlo, por conseguir ser presidente, y jamás exhibió músculo; espera quizá a que eso le caiga solo como una fruta madura, sin el menor esfuerzo, entre las cenizas de España. Rosa Díez, dice lo siguiente a Pablo Casado:

["A veces la democracia es un acto de legítima defensa" (Cesare Pavese) Lo que es bueno para Bildu, para Podemos, Para Rufián y para Sánchez, es sin duda, malo para España. Casado, en interés de España, enfréntate con el enemigo, y cierra un pacto con Abascal ]

La normalidad, la paz y el sentido común, frente a la locura que todo lo invade, es difícil de conseguir. Alfonso Fernández Mañueco, Presidente en funciones de la Junta Castellano Leonesa, parece ser, según lo dicho, que nos va a sacar del atolladero en breves días. A ver si es verdad. Alfonso Mañueco y según su biografía de Wikipedia, es un salmantino que parece bastante normal, sobre todo al lado de lo que tenemos hoy en política. No se sabe lo que tendrá exactamente con su extraño jefe, Casado.

Después de semejantes súplicas en la línea que se llevaba de convencer a Mañueco pactar con VOX, estalla esta guerra sucia en Madrid, en el seno del PP, entre Génova y Ayuso que espiaban, una contienda capaz de remover todos los planteamientos futuros y acabar con el PP. Un escándalo sin precedentes. Si esto les ocurre antes del 13 F, no se hubieran podido celebrar las elecciones autonómicas de Castilla y León, porque al PP hubieran ido muy pocos a votarle. Ahora el partido está dividido y maltrecho entre Casado y Teodoro por un lado, frente a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Natividad Díaz Ayuso, destacada por barrer en las elecciones madrileñas del 4 M, y desde cuya fecha la persiguen principalmente por celos los dos arciprestes de c/. Génova 13, mencionados que como pudo verse iban a por ella y ahora intentan echarla del partido. También se veía venir que tras Cayetana Álvarez de Toledo, Isabel Ayuso estaba en la diana. Y no vamos a citar a la difunta Rita Barberá que en el PP, hicieron pasar a mejor vida. En este partido, tan corrupto como el PSOE, decir la verdad tiene este precio. El PP está instalado en la misma mentira que el PSOE y por eso le teme y obedece. Se hace justo todo lo que el PSOE quiere y casi nadie se entera.

Pedro Sánchez cogió a Isabel Ayuso un odio africano por ser la única que se atrevió a cantarle las verdades del barquero y su deseo era destruirla. Cuando se dio cuenta que en su partido otros tenían el mismo deseo hacia Isabel; mira tú que bien, para colaborar juntos. Hay unas concesiones a Falconetti sospechosas como son el darle el poder judicial y el Tribunal de Cuentas. Pues todo apunta que esto salió de Pedro Sánchez, la información, bulo o lo que sea, que Pablo no va a delatar por vergüenza y Pedro siempre ocultará por su naturaleza. Hipótesis que jamás podrán verificarse. A quinquis y a gitanos nunca les verás las manos.

Las cosas que ya venían por mal camino, se meten por otro peor. No salimos de Guatemala y nos metimos en guatepeor.