Voy a tratar hoy estos dos temas que aunque a simple vista no parecen tener nada que ver el uno con el otro yo si creo que están interrelacionados. 
 
En primer lugar comentar el atraco a que estamos siendo sometidos por parte de las compañías de electricidad los ciudadanos españoles en general y las empresas en particular.
 
Pues estas, con tanto impuesto y tanto gasto no pueden competir con las empresas extranjeras. No hace falta ser economista para darse cuenta de ello. Basta con hablar un poco con los autónomos y con los empresarios.
 
También tiene que ver en nuestra falta de competitividad el fomento de la holgazanería en las aulas llevado a cabo por nuestros gobernantes progres.
 
Así pues, entre unas cosas y otras asistimos a la desindustrialización de nuestro país. Las nuevas generaciones de estas familias industriales prefieren ser futbolistas o empleados públicos antes que cargar con los lastres y sacrificios de sacar adelante la empresa familiar.
 
Por que nadie ayuda a este tipo de personas. Todo son impuestos y gastos y no se puede sacar rendimiento alguno del producto. Un producto que tiene que competir con los extranjeros, incluidos los chinos, creados en marcos normativos más flexibles. 
 
Desde que murió Franco hemos asistido a la desaparición de empresas tecnológicas punteras como Avia, Puch, Barreiros, Ebro, Pegaso, el holding de Ruiz Mateos, Derby, etc, etc. La desidia de las nuevas generaciones y la persecución del empresario y la excelencia por parte de nuestros cantamañanas demagogos son la causa de ello.
 
Y así, nuestra patria se ha convertido en un desierto industrial además de poblacional, y el paro se ceba con nuestras sufridas familias. Solo nos quedaba el sector servicios que para colmo de males ha sido duramente golpeado por la pandemia.
 
Y nadie dice ni hace nada. Todo se nos va en pedir derechos y en alimentar autonomías. Nadie menos los patriotas se hace eco de este problema que nos está convirtiendo en un país tercermundista. 
 
Así que termino este breve artículo de hoy haciendo un llamamiento por la nacionalización de las industrias eléctricas y energéticas. Pues es el único medio de darle un poco de oxígeno a nuestros sufridos empresarios.
 
Y recordarles la canción Ramiro Ledesma Ramos del disco Sin Justicia Social hecho por Freddy Billy y por mi. En ella se habla del tema y se pide la nacionalización del sector.
 
Y de mi libro Contra la despoblación (Europa en la encrucijada) donde también se habla del tema com factor de empobrecimiento social y del país.
 
En este lluvioso y ya otoñal día decirles por último que mientras no se solucione el tema de las energías en España, no levantaremos cabeza por mucha palabrería progre que viertan en nuestras cabezas los medios de comunicación de masas.