En este artículo de hoy, no puedo dejar pasar la apreciación de como se ha convertido en un juego de tronos el sistema de partidos en España. Es, como ya he dicho muchas veces, una situación sistemática que busca negociar políticos (sillones, personas) y no políticas (de cambio para la prosperidad de los ciudadanos y de la nación). Desgraciadamente, la política actual es cutre, pues por mucho que se decore, tiene en todos sitios la misma imagen y el mismo hedor.

Solo la política puede acabar con la política, pues nos encontramos entre los extremos polarizados de la derecha e izquierda

Aun así, es muy evidente que los españoles, ya no es que no tengan memoria política, es que no tienen cultura política. Porque una cosa además es cultura política y otra muy distinta capacidad de razonamiento. Y para razonar, hay que elegir bien las batallas. Algunos pensamos que solo la política puede acabar con la política, pues nos encontramos entre los extremos polarizados de la derecha e izquierda; rojos y azules;  las utopías de la abstención y los antisistema globales, que no antiglobalistas. El escenario social y político, aunque variado, es desolador.

Los que sabemos cómo va esto, sabemos cómo se alimentan las CCAA con los fondos estructurales europeos

Las recientes elecciones en Cataluña, donde con presunto pucherazo incluido se han visto movimientos increíbles que han cuestionado la plandemia, han permitido razonar (a los que lo hacemos) sobre las maniobras típicas a las que nos tienen acostumbrados todos los gobiernos, como la del ministro Illa. A cambio el gobierno de España nos ha encasquetado a otros ministros en su lugar, con la típica conmutación en el poder PP – PSOE que hemos visto durante 45 años. Y en paralelo, vimos como todos los grupos políticos del congreso se negaban al proyecto económico de Pedro y pablo, (izquierda republicana, PP, etc.)….menos VOX! Que se abstenía para permitir que Pedro Sánchez le dijera a Abascal eso de…., “usted ha demostrado más visión de estado que Casado”. Los que sabemos cómo va esto, sabemos cómo se alimentan las CCAA con los fondos estructurales europeos. Y todo sigue igual. Las mismas estrategias, mentiras y acuerdos y en despechaos a puerta cerrada. Lo de siempre.

Y ahora llegan las de Madrid, con el declive de ciudadanos como la gran noticia. Cuando todos hemos parecido olvidar que fue la gran revolución y deseo de muchos españoles en 2015. Pues ya estamos ante su declive y ahora VOX, que ocupara, que duda cabe, el lugar que le corresponde como ya hizo Aznar en 1996. Y sigue la mentira. Si, sigue la mentira porque a este paso, mucho me temo que las elecciones generales empiezan a sonar allá por las colinas lejanas llegando de nuevo ante las prisas que le entran por estar perseguidos de cerca por el terror de la intervención de la unión europea.

Ante esta corta y oscura reflexión los identitarios queremos restaurar España para cambiar de sistema político y de modelo de estado. Así. Tal cual suena. Iniciar un nuevo proceso constituyente que ya va haciendo falta. Un nuevo movimiento político que impulse un cambio rotundo en España y no parches a los que nos tienen acostumbrados.

En estos momentos, sabemos que hay hueco y deseo para algo nuevo. Pero nuevo de verdad, que venga a cambiarlo todo. No a parchear como he dicho antes. Podríamos decir que…., una restauración de España; empecemos por Madrid.