Como “rojos y maricones” creo que se han definido ellos mismos. Ya las palabras empleadas sueltan el tufo de lo que realmente son: delincuentes. Ni siquiera tienen el mérito de haber luchado contra Franco. Lo combaten después de muerto. El PSOE siempre fue una banda de cacos, con alguna incrustación de idealistas despistados. Y hoy tiene el poder. Desde ZP vengo diciendo que, o terminan en la cárcel o convierten  en una cárcel a España”. Con ayuda del PP, no se olvide.  Ahora están fomentando todo aquello que puede destruir la nación española: separatismos, Marruecos, leyes liberticidas, la burla de la UE y la amistad y alianza con los invasores de Gibraltar… Creo que va habiendo una reacción, todavía débil. Se oye a muchos cantamañanas invocar la unidad o alianza de PP y Vox para “echar a Sánchez”. Pero el objetivo no es echar al Doctor, sino cambiar drásticamente las políticas que han llevado al golpe de estado permanente, a la disgregación, a las leyes totalitarias  y hasta a la invasión de “migrantes”.  Y el PP ha sido y seguirá siendo el aliado esencial de todos esos “rojos y maricones”. Lo que hoy ocurre es que se están creando condiciones para que la plaga PP -PSOE desaparezca del panorama político y surjan nuevas fuerzas que, con una u otra orientación, empiecen por respetar la unidad y soberanía de España, único suelo sobre el que es posible aplicar la democracia. Suelo legado por el franquismo y que esos dos partidos de mangantes han resquebrajado progresivamente.