EL CONSTITUCIONAL CÓMPLICE DE UN ESTADO DE ALARMA FRAUDULENTO

Un grupo de españoles inició este lunes una protesta frente al Tribunal Constitucional, para exigirle que cumpla con su deber de resolver los recursos  de inconstitucionalidad presentados contra los Estados de Alarma decretados por el Gobierno de Sánchez dados los derechos fundamentales de los que priva a los españoles en un plazo razonable. Su intención es protestar todos los días laborables hasta que dicho Tribunal se digne a contestar. Utilizan el hastag #EstadoDeAlarmaFraudulento.

Concretamente, VOX presentó ante dicho Tribunal un recurso de inconstitucionalidad el pasado 28 de abril contra los artículos 7, 9, 10 y 11 del Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo, por el que se declaraba el Estado de Alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19; del Real Decreto 465/2020, de 17 de marzo; del Real Decreto 476/2020, de 27 de marzo; del Real Decreto 487/2020, de 10 de abril; del Real Decreto 492/2020, de 24 de abril; y de la Orden SND/298/2020, de 29 de marzo. Es decir, en más de siete meses no han tenido tiempo de contestar.

El pasado 6 de noviembre, VOX presentó otro recurso de inconstitucionalidad contra el actual Estado de Alarma del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el Estado de Alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARSCoV-2. Concretamente pide la nulidad de los artículos 2, apartados 2 y 3; 5; 6; 7; 8; 9; 10 y 14. Según el recurso de VOX, vulnera los artículos 17, 19, 21 y 25 de la Constitución Española, relativos a los derechos de libertad; de libre circulación; de reunión; de manifestación pacífica y de culto. También pide la inmediata suspensión de la vigencia del artículo 2 de la Resolución de 29 de octubre de 2020, del Congreso de los Diputados, por la que se ordena la publicación del Acuerdo de autorización de la prórroga del estado de alarma declarado por el Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre. 

Conviene recordar que el Tribunal Constitucional lo forman 12 Magistrados, cuatro elegidos por el Congreso por mayoría de tres quintos; cuatro por el Senado con idéntica mayoría; dos a propuesta del Gobierno, y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial (nombrado por el Congreso y Senado).  

Es tal el desprecio de este Tribunal a la Libertad de los españoles que no les parece urgente resolver después de más de siete meses sobre el Estado de Alarma finalizado el 21 de junio y que vulneró derechos fundamentales consagrados en nuestra Carta Magna.

Esto solo tiene una explicación de sentido común; los miembros de dicho Tribunal con su silencio son cómplices de quienes los nombraron a dedo. Cuando quieran resolver, si es que resuelven ¿Qué sentido tendría?; ¿Cómo se devolverá la libertad conculcada?

Choca esta lentitud, con el carácter de “urgencia” con que el Supremo acordó la profanación de la tumba de una persona fallecida hace 39 años. Asunto en el que desde luego, no se conculcaban derechos fundamentales de los españoles (en todo caso si los derechos fundamentales de la familia del fallecido al privarle del derecho de elegir donde reposarán los restos profanados).

En España no hay separación de poderes por tanto, no vivimos en democracia. La democracia exige separación de poderes y es muy evidente que en España eso no existe. El Poder Legislativo y el Ejecutivo eligen al Poder Judicial. Además actualmente, el Poder Ejecutivo sustituye al Poder Legislativo en Leyes tan importantes como las que se han aprobado y están pendientes de aprobar.  

El Congreso, el Senado y el Gobierno elijen al Tribunal Constitucional que tiene que dictaminar sobre si una Ley aprobada por quiénes les nombraron es Constitucional o no. Nadie muerde la mano de quién le da de comer. Es indignante, por no decir de vergüenza o de república bananera bolivariana.

A los socialistas se les llena la boca al decir que con Franco no había democracia. Sinceramente pienso que existía mayor libertad que hoy en día, lo único que estaba prohibido eran los partidos políticos; la Sociedad Civil elegía a los Procuradores en Cortes que era la flor y nata de la sociedad. Eran los más preparados de la sociedad civil, vamos igualito que ahora. 

Sinceramente. ¿Vivimos actualmente en democracia?