Rafael Palacios, conocido en sus vídeos como Rafapal, es un periodista comprometido con la verdad desde hace 20 años. Ha trabajado para medios oficiales como Telemadrid, Cadena Ser, RNE o revista Quo, antes de establecerse como periodista freelance.
 
Autor de la página web www.rafapal.com y creador del periódico “Jaque Mate: el final de los secretos de estado” con la información más importante que se nos ha ocultado. Excelente escritor y sus grandes libros son: "Extraterrestres", " Cómo nos robaron la salud, el dinero, el amor y el tiempo ", “Ingeniería social para destruir el amor”, y "La Historia Secreta de Hollywood" entre otros.
 
-Usted ya había trabajado en prestigiosos medios como periodista, ¿Cómo surgió  la idea de hacer vídeos en YouTube?
 
-Esa es una pregunta curiosa porque la mayor parte de la gente desconoce que yo fui el primer youtuber cuando ni siquiera existía esa palabra ni el concepto. La historia es ésta. Mi amigo Iñaki Berazaluce, que en aquella época trabajaba en el ámbito de Internet, me contó que había aparecido una herramienta para subir vídeos a Internet, mejor que "Google vídeos", que es la que entonces había (estamos hablando del año 2005). Rápidamente, me di cuenta de que era una oportunidad para poder decir, a cámara, las cosas que nunca me dejarían decir en televisión (aunque en aquella época colaboraba con TeleVallekas). Así es cómo, en el año 2005, grabé mis primeros vídeos como youtuber, que dediqué a explicar la conspiración del feminismo, y la del atentado del 11-M, que se hizo bastante famoso. Ese canal me lo borraron creo recordar que hace tres o cuatro años, y desde entonces, volví a la carga. La razón es que hay gente que no lee y necesito llegar a esa gente para contarles dos tipos de cosas: la actualidad y la profundidad de la conspiración que vivimos.
 
¿En qué medida el canal de YouTube Rafapal está cumpliendo su finalidad?

-Como decía, hoy día hay mucha gente que sólo ve vídeos, por lo que es vital para llegar a esa gente hacer vídeos. Si no, esa gente formaría parte ahora mismo de la gran masa cuyas mentes vegetan delante de la televisión.

¿Cómo compagina el canal con otras actividades?
 
-Cuando estoy escribiendo un libro, dedico menos tiempos a hacer vídeos. Por lo demás, el trabajo con mi web (www.rafapal.com) es totalmente complementario de la realización de vídeos porque es de donde se nutre la información que expongo audivisualmente.
 
-Usted apuesta más por la calidad que por la cantidad de los vídeos y eso da buen resultado, pues hay saturación de contenido y muchos no aportan gran cosa...
 
-Si no tengo algo importante que contar, simplemente, no pierdo el tiempo. Mis vídeos nacen de una necesidad imperiosa de contar algo, porque nadie más lo ha visto o ha sabido conectar los puntos para anticipar un próximo movimiento de la élite. Básicamente, para lo que hago los vídeos es para alertar de los siguientes pasos de la élite y que la gente no caiga en sus trampas, hoy conocidas como "ataques de bandera falsa".
 
¿Hay algún vídeo del que se sienta especialmente orgulloso?
 
-Me siento especialmente orgulloso de haber dado a conocer los mecanismos de la ingeniería social, particularmente, del feminismo, y de la conspiración de los piratas banqueros y, por supuesto, los dos que hice desenmascarando la creación del movimiento gay, que es por lo que me cerraron el otro canal que tenía. ¡Ah, y también aquel en el que demostré que el holocausto es una historia generada por las novelas de baratillo (stalags) y las películas.
 
 
-Esta pandemia ha sido una buena oportunidad de contar las cosas verazmente frente a tanta desinformación...
 
-Esta "plandemia", como ahora se la conoce, ha constituido una brutal batalla en las redes acerca del relato sobre cómo se originó el coronavirus, por un lado, y su verdadera peligrosidad, por otra. La primera batalla la hemos ganado claramente, al admitir la propia OMS una investigación sobre su colaboración con el gobierno chino en la expansión del virus. La segunda, ha entrado en una fase latente, aunque se está decantando a nuestro favor, una vez que los científicos determinan que el confinamiento no ha reducido el número de muertos y que la comparativa de los países demuestra que ha habido unas directrices en todos los países para dejar morir a los ancianos en las residencias, y así inflar las cifras de un virus que es bastante más fuerte que una gripe pero no mucho más mortal.
 
-¿Cree que ha sido en el fondo todo un experimento de control social?
 
-Lo ha reconocido el propio Bill Gates en un número escandaloso de ocasiones, y lo han refrendado los propios gobiernos al afirmar que el coronavirus nos llevaba a una "nueva normalidad": el coronavirus ha sido un pretexto para instaurar el Nuevo Orden Mundial. Si estamos de acuerdo, como se ha demostrado, que el partido comunista chino y la Organización Mundial de la Salud han colaborado en la extensión del virus, y el señor Gates, desde años antes de este suceso -y durante la propia crisis- se ha hartado de repetir que esta situación nos llevaba a un cambio en las estructuras mundiales, está completamente demostrado que nos encontramos ante la gran conspiración de la historia de la humanidad. Ahora sólo falta que paguen los conspiradores.
 
-La agenda mundialista sigue avanzando ¿hasta que punto lo ve irreversible?
 
-No, aparentemente avanza porque siguen hablando de sus planes y nadie los detiene pero la realidad es que la agenda mundialista ha encallado porque Trump, y unos cuantos países más, han desacreditado a la Organización Mundial de la Salud, con lo que la estructura globalista que nació de la II Guerra Mundial ha entrado en una crisis que sólo se resolverá con la disolución de las actuales estructuras o la reforma radical de sus valores. La Unión Europea, por ejemplo, que se erige supuestamente sobre los valores democráticos, se halla ante un callejón sin salida cuando va a quedar claro que milita en el bando del partido comunista chino (y hay que recordar que hace sólo unos meses el Parlamente Europeo emitió una declaración condenando tanto el nazismo como el comunismo). En esa contradicción se van a encontrar muchos países, entre ellos, España, y frente a esto se yerguen Rusia y Estados Unidos como adalides de los valores cristianos y sin los cuales no se puede fundar ninguna estructura mundial. Los próximos meses vamos a vivir una gran actividad en el campo diplomáticos y geopolíticos, cuando la administración Trump demuestre que varios países de la Unión Europea, aliados en la OTAN, conspiraron junto con el partido demócrata para derrocar al legítimo presidente. Todo ello nos llevará a una reforma en profundidad de las estructuras de las Naciones Unidas.
 
Canal en Telegram de Rafapal: https://t.me/rafapalreal