El tito Klaus Schwab. Tal genocida, uno de los grandes codirectores de la presente y patética farsa planetaria. El economista Ernst Wolff, que ya publicó en julio del pasado año un magnífico trabajo titulado El gran reajuste, qué hay detrás de él, asevera con nitidez que existe vivero y red y alianza oculta de líderes políticos y corporativos que está explotando la falsa pandemia para colapsar las economías nacionales e introducir una moneda digital global.

Todos a una hacia consumar el liberticidio planetario

Wolff se interroga, otra vez, lo que tanta gente. "¿Cómo es que más de 190 gobiernos de todo el mundo terminaran gestionado la PLANDEMIA covidiota casi exactamente de la misma manera, con secuestros domiciliarios, bozales obligatorios y dictatoriales salvoconductos en forma de "pasaporte", convirtiéndose en algo común en todas partes? La respuesta: la escuela Young Global Leaders, fundada y dirigida por Klaus Schwab, del Foro Económico Mundial, por la que han pasado muchos de los principales líderes políticos y empresariales del mundo. Shapping the future, formando y forjando el futuro. Aciago, muy aciago, agrego.

En el vídeo del podcast de nombre Comité Corona alemán, el economista, periodista y escritor Wolff revela cruciales datos sobre la escuela de Young Global Leaders del perínclito Schwab que son relevantes para entender, con sus diferentes y estudiadas fases, los acontecimientos mundiales durante toda la PLANDEMIA. Wolff lo clava: agenda oculta que hay detrás del presente y consumado liberticidio, bajo disfraz sanitario, puesta en marcha en todo el mundo.

Gallifantes…

En tal vídeo, dividido en tres partes, podrán enterarse de los enigmáticos comienzos del Fondo Económico Mundial/Foro de Davos. Su sórdido presente. La amistad de Schwab que devino decisiva con el ex Asesor de Seguridad Nacional y Secretario de Estado yanqui, el genocida Henry Kissinger. Operación Cóndor, memento. La creación, en 1992, de un una institución paralela, la Escuela de Global Leaders for Tomorrow, que se refundó como Young Global Leaders en el año 2004. En 2012, también, Schwab y el FEM fundaron otra institución, la Global Shapers Community, que reúne a personas menores de treinta años identificadas por ellos con “potencial de liderazgo” en todo el mundo.

Por allí pasaron Angela Merkel, Nicolas Sarkozy y Tony Blair. En la actualidad hay unos 1.300 graduados de la escuela, y la lista de ex alumnos incluye a muchos de los que han pasado a dirigir las instituciones sanitarias de sus respectivos países. Y no olvidemos otros nombres destacados de la lista de la siniestra escuela: Jacinda Ardern, primera ministra neozelandesa, cuyas feroces medidas de cierres han sido elogiadas por las mafiosas autoridades sanitarias mundiales; Emmanuel Macron, presidente de Francia; Sebastian Kurz, hasta hace poco canciller de Austria; Viktor Orbán, primer ministro de Hungría ( falsa y estúpida esperanza de tantas derechas dizque patrióticas) ; Jean-Claude Juncker, ex primer ministro de Luxemburgo y presidente de la Comisión Europea; y Annalena Baerbock, la líder de Los Verdes alemanes, primera candidata a canciller del partido en las elecciones federales de este año, que sigue en liza para suceder a Merkel. También pululó por aquello lares el gobernador de California, Gavin Newsom, que fue seleccionado para la promoción de 2005, y el ex candidato presidencial y actual secretario de Estado de Transporte, Peter Buttigieg, recentísimo ex alumno, ya que fue seleccionado para la promoción de 2019. Todos estos políticos que estuvieron en el cargo durante el último aciago bienio han promovido medidas idénticas para "combatir" a un virus que no existe: TOTALITARIAS medidas. 

…Y empresarios

Pero la lista de antiguos alumnos de la escuela no se limita a los líderes políticos. También hay muchos líderes del sector privado, como Bill Gates antaño Microsoft, Jeff Bezos de Amazon, Richard Branson de Virgin y Chelsea Clinton de la Fundación Clinton. Gallifantes del Gran Leviatán y otros deletéreos hierbajos del Gran Capital han expresado su apoyo a la tiránica respuesta planetaria a la PLANDEMIA y muchos han obtenido considerables beneficios (no solo económicos, obvio) al adoptar estas medidas atrozmente autoritarias.

Sí, bwana, Gran Capital

Wolff cree que las personas que están detrás del FEM y de la Escuela Global Leaders son las que realmente determinan quiénes se convertirán en líderes políticos, no sólo hay estadounidenses y europeos, sino también líderes de asiáticos, africanos y sudamericanos, lo que indica que su alcance es brutal e inequívocamente mundial.

Pésimos líderes, ilegítimos, los Yes Men de Schwab en acción. Políticos cuya sumisión y apoyo a una estricta línea globalista proviene desde arriba. Apuntalada por una satánica red mundial de riquezas e influencias. Y confirmando lo dicho en tantas ocasiones: nos encontramos ante una suerte de Hidra de Lerna, el Gran Capital por un lado, el Gran Leviatán por otro. Ellos lo denominan grandilocuentemente la "sinergia público-privado". Lo dicho: implacable monstruo de dos cabezas. Y, mientras,  se destruyen las pymes: las letales multinacionales yanquis  y chinas puedan monopolizar los negocios en todas partes. Tal cual.

Tiranías: digitales, monetarias, bancarias…

Y el inequívoco papel de la tecnología digital, hogaño omnipresente, también desempeña un papel destacado en los diseños despóticos globales de la élite. Y el sórdido papel de los bancos y fondos de inversión varios, esquilmando economías y soberanías nacionales. Wolff señala, por ejemplo, que el fondo de inversión BlackRock, dirigido por el ex alumno de Global Leaders, Larry Fink, es actualmente el mayor asesor del mundo de los bancos centrales y lleva más de tres decenios “recopilando datos sobre el sistema financiero mundial”, y podría decirse que conoce mejor el funcionamiento del sistema que los propios bancos centrales.

Wolff también sostiene que el objetivo final de este dominio totalitario es  la introducción del dinero digital. Y la deuda eterna, esclavizando a todas las naciones del globo. Y compradas a precio de saldo. Pura almoneda. Y, por supuesto, asistiendo en directo al definitivo crepúsculo de las dizque democracias liberales. Viviendo tiranías, puras y duras, ya ni el disfraz liberal se colocan.

Necesaria y exigible rebelión

Con la embustera narrativa del "virus superpeligroso", la calandraca pangolinera que ha sido diseñada para manipular a la toda la peña del planeta para que acepte cosas que son contrarias a sus propios intereses y sus convicciones más profundas. Y concluye, esperanzado, Wolff. "Si tan sólo un 10% de los ciudadanos de a pie toma conciencia de ello y decide actuar, podría frustrar los planes de la élite y quizás abrir una ventana para que los ciudadanos de a pie recuperen el control de su propio destino" En fin.

Primera Parte de Ernst Wolff

Segunda Parte

Tercera Parte