Sr. Trump, si no invoca el Acto de Insurrección, puede terminar peor que Gadafi. Por Milenko Bernadic

Rafapal, Canal 5 (que me gusta bastante su periodismo), informadores Luis de Londres, Antonio L, Qanons… : Trump, Trump, y Trump.

De acuerdo, Dios no quiera que salga Biden y los suyos, Dios lo haga. Y que Trump puede ser una ayuda, también lo creo.

Pero, perdone Sr. Presidente que empiece a sospechar un tanto. ¿Está jugando al ajedrez 3D con sus votantes, y con los patriotas especialmente europeos que anhelan su victoria? Por lo que veo, confía usted en el sistema todavía. ¿Pero no ha demostrado ese sistema estar corrupto hasta la médula? Porque puede haber más votos que votantes posibles; pueden votar los muertos; pueden manipularse los votos a distancia; se pueden traer sacos de papeletas para echar en las urnas después del cierre del colegio; se pueden echar e intimidar a los observadores republicanos; se puede… Se puede nominar a los jueces de su cuerda supuestamente para la Corte Suprema… y que luego voten en contra suya sin prestar atención mínima a las pruebas presentadas. Entonces, ¿se puede confiar en ese sistema? Todo el mundo puede ver que no. También lo saben, y tanto, los de Biden, pero les da igual: lo que les importa es ganar, no cómo.

Sin embargo, tiene una herramienta precisamente para sostener la ley y el orden en su país, y es el Acto de Insurrección. Con esa intervención, podría desmontar las mentiras y hacer que la verdad prevalezca. Pero no lo hace. Está esperando el día 6 de enero. Confía en que los representantes de los estados republicanos voten por usted en el desenlace final. ¿Pero y si no lo hacen? Invocar el Acto de Insurrección depende del Presidente, pero la votación del día 6 ya no.

Uno puede tener buenas relaciones con aquellos de los que espera cooperación, buenas perspectivas (vistas desde su óptica), sin que al final la cosa tenga que salir según lo previsto. Recapitulemos un par de cosas:

Primera mujer judía, yerno judío, hija judía (conversa), algún que otro de sus abogados también judío, miembros del gabinete; Golán, embajada… Si cabe el eslogan podría ser “Israel first”, más que “America”. Aunque no le ha servido de tanto: a Netanyahu le faltaron minutos para felicitar a Biden después del 3N. Y da igual que el voto de los judíos ortodoxos era 100% pro Trump, de los seculares lo era de una minoría, con un total de 30% a favor del todavía Presidente. ¿Y qué le ha pasado con su juez estrella recién nominada, Amy Coney Barrett, católica convencida según ella, que luego ni sabe ni contesta ni me busque?

¿Entonces? ¿Qué pasa con las perspectivas atadas y bien atadas, Donald?

Con todo, le tengo simpatía. Pero eso no basta. Esperábamos de usted, Sr. Presidente. Para ofrecer resistencia al imperio comunista chino y sus allegados. Le necesitamos en Europa. En cualquier caso la convulsión, posiblemente armada, ocurrirá en los EE.UU. después del día 6, porque los que te odian no te aceptarán en ningún caso, pero contigo Donald por lo menos tendríamos algún apoyo.

Esto es un artículo-oración. Pido a un ángel que te lleve esta carta y te sugiera reaccionar, para que no hagan contigo lo de Nicolás II o de Gadafi, y con otros tantos algo similar.