Eutanasia es el acto de provocar la muerte de una persona que padece una enfermedad incurable para evitar que sufra.

Esta que es la definición de eutanasia (del griego, eutanasia significa Buena muerte), así leída, individualizada y sin decir nada más, suena a buenismo social, en una sociedad como la actual en la que se nos indica que es lo bueno y que es lo malo.

Acto de provocar la muerte, podría entenderse desde un suicidio a un asesinato, desde un acto terrorista a una ejecución judicial.

De una persona que padece una enfermedad incurable, que podría ser mortal inmediatamente, en un futuro cercano, lejano, muy probable, improbable, incierto, seguro.

Para evitar que sufra. Se supone que o lo solicita enfermo, sus familiares, sus representantes legales y por qué no, el Estado.

Muchas preguntas hay que hacerse cuando acabamos recalando en este término que tiene además una relación estrechísima con muchos otros conceptos.

Ayer en España se han apurado los últimos trámites para ponerse al frente del Mundo en su lucha por la progresía, para unos y la regresía para otros de lo que seremos desde la aprobación de esta proposición de ley. Un Estado Eutanásico, claro con 17 Autonomías, que tienen la titularidad de la competencia sanitaria, con lo cual tendremos Comunidades autónomas Eutanásicas más pronunciadas que otras y que llegarán a ser más eugenésicas según el gobierno que las controle. Comunidad Autónoma eutanásica y eugenésica de amplio espectro en la que sus ciudadanos tendrán más posibilidades de morir, que los maten o se maten que otras comunidades autónomas. A partir de ahora pensemos en quien votamos porque en ello nos va la vida en el más estricto sentido de la palabra “muerte eutanásica”.

No hemos oído lo que dice la Iglesia Católica al respecto, cosa que a muchos católicos ha dejado perplejos, siendo la religión mayoritaria en España y con un poder, al menos económico, enorme. Los partidos políticos si se han retratado, mientras la derecha con Vox y el PP reniegan de la misma, la izquierda; PSOE y todas las facciones comunistas, separatistas y terroristas aplauden la misma y se frotan las manos por comenzar a tener poder sobre la vida y la muerte, manjar de dioses, decían los antiguos. Ah, se me olvidaba ese partido que nos había robado en nombre a las personas de la ciudad y que nos lo devuelve antes de las próximas elecciones, gracias a Dios, Ciudadanos esta vez, pero como siempre sin ningún sentido, dijo Sí a la Eutanasia, veras cuando se enteren los cuatro que quedan, lo que significa esto. (el concejal de cultura de mi pueblo es de Ciudadanos, además de haber sido presidente de la Hermandad de cofradías de Semana Santa, Hermano mayor del Santo Entierro y que como la Iglesia Católica debe pensar que lo del “sufrimiento”, ¡para qué!).

Pero volviendo a lo nuestro, el comité de Bioética ha presentado un informe contrario, rechazando considerar la eutanasia un derecho por lo que no debe articularse como una prestación pública. Este comité es un organismo adscrito al Ministerio de Sanidad y la disciplina de la Bioética tiene como objeto el estudio de la supervivencia de la humanidad. Es por tanto un retraso de la civilización

“La compasión al que solicita morir por la situación extrema en que se encuentra es una virtud y alta calidad humana, pero no debe hacernos olvidar que atender a su solicitud puede tener consecuencias en otros seres humanos, o incluso, afectar al futuro de las personas más vulnerables”.

Esta Ley no sólo habla de enfermedades terminales, si no de situaciones de angustia o cronicidad. Y cuando hablamos de cronicidad comienza a aparecer un concepto que el Gobierno actual tiene constantemente en la boca, “el coste de la asistencia sanitaria”. Y como siempre, acabarán perdiendo los más vulnerables, los que no tengan otra opción. A la deuda con nuestros mayores, en vez del cuidado, la solidaridad, la responsabilidad con las generaciones anteriores será respondida con la eutanasia y culpando de ella a la “presión utilitarista y la crisis de medios”.

Esta Ley nos trae la prestación de la eutanasia al Sistema nacional de salud, sin que haya un acceso universal a los cuidados paliativos. El ministro Illa se ha comprometido a hacer efectiva la prestación de ayuda a morir, siempre y cuando quedemos alguno después de su actuación en la pandemia actual.

Hasta ahora hemos hablado de la eutanasia, ahora toca la eugenesia. La eugenesia surge en1833(Galton) poco después del “origen de las especies” de Darwin. La idea de mejorar la raza humana siempre ha estado en la historia y asía ha pasado por el siglo XX y XXI a través de la eugenesia totalitaria, la eugenesia liberal hasta llegar a la eugenesia genética. Usa, Inglaterra, México, Alemania, Colombia, Brasil.

El aumento de la población de más edad en España ha conducido a la aparición de algunas circunstancias:

Así la población de personas en España con 65 o más años es el colectivo más grande, la mayoría de ellos son independientes, libres de incapacidad, autónomos e integrados socialmente pero el grupo de sobre envejecimiento, con gran incremento de dependencia, soledad y pobreza está creciendo enormemente pese a los datos anteriores, creando la necesidad de cuidados profesionales geriátricos y de un modelo institucional humanista.

En España existen 5.378 residencias con 366.633 plazas, hacen falta 70.000 más, si esta pandemia no acaba con nosotros.

Así en 1971 Omran y en 1973 Lerner crean el concepto de transición epidemiológica, que se deriva de la teoría de la transición demográfica. “La carga principal de muertes se desplazará de los seres de edades más jóvenes a los de edades más avanzadas” y ya estamos en ello.

Quienes no tienen capacidad de tomar decisiones, los afectados emocionalmente, los incapacitados, por edad u otros motivos, verán cómo se toman decisiones por ellos, ¿Quién?...

 

 

 

INE. “Proyección de población a largo plazo 2009-2049”.

Mercedes Abades Porcel. U.A.B.” El envejecimiento en España ¿un reto de problema social?

INSERSO. “Guía directorio de estrés para personas mayores”.

Centeno Cortés. ” Programas de cuidados paliativos en España. Una realidad en auge”.

Maurice Halbwachs. “Longevidad y superpoblación”. “Demografía y sociología”.

Guía de recomendaciones éticas. “Atención integral a las personas mayores al final de su vida”.