El Correo de España inicia un cuestionario a diferentes personalidades de la vida política y social española con motivo de la concentración de protesta contra Ley de Memoria Democrática frente al Congreso de los Diputados el pasado 14 de julio

Entrevistamos al teniente coronel Francisco Bendala Ayuso.

¿Cómo valora la concentración de protesta contra la Ley de Memoria Democrática frente al Congreso de los Diputados del 14 de julio?

Mal. Porque está más que demostrado que las manifestaciones que no se siguen de hechos más contundentes no valen para nada. Pasará inadvertida. Muchos creerán que han "luchado" y calmarán sus conciencias, pero en realidad nada de nada.

No obstante coincide con el Pleno Extraordinario en el que, inicuamente, se aprobará la ley, toda vez que socialistas y comunistas cuentan con el apoyo de Bildu y otras fuerzas secesionistas con representación parlamentaria.

 Más de lo mismo, de igual a peor. Manifestarse y luego irse a casa no sirve para nada. La lucha está en otros foros: en cada casa, en cada escuela, en cada universidad, en el metro, en el autobús, en el trabajo, sin desmayo a pesar de los fracasos y de la escasez, en realidad, inexistencia de medios.

"Resulta muy significativo -concluyen los convocantes- que vaya a salir adelante dicha ley gracias al apoyo de la marca electoral de la banda terrorista ETA -en referencia a Bildu- y que vaya a ser ETA la que determine el relato histórico oficial".

Claro. No podía ser de otra forma. Y sin olvidar el silencio cómplice del PP o ese de siempre "nosotros derogaremos si tenemos apoyos" o "no vamos a dar ni un euro para eso", o sea, el verdadero problema de España desde hace 50 años, el Partido Popular. El PSOE y toda clase de separatistas siempre han ido de la mano porque en realidad son las cabezas del mismo monstruo: la anti-España, ese cáncer que sólo tiene España. La izquierda en España, que no española, es desde su nacimiento rabiosamente antiespañola igual que los separatismos. Se quieren y necesitan, y se coordinan. La destrucción de España les une siempre. Tras el vilipendio contra Franco, vendrá el de la Tra(ns)ición, luego el de la Monarquía --en realidad ambas se lo merecen, al contrario que el Caudillo y su obra-- y luego el enaltecimiento del Frente Popular, de ETA y demás, hasta implantar una república federal, en realidad confederada, tiránica, donde la sangre y la miseria serán sus señas de identidad. Tiempo al tiempo para los incrédulos.

Tanto es así que han dado en llamar a la nueva ley "Ley de Memoria Batasuna".

En realidad debería llamarse Ley para la Represión de todo lo que no sea marxismo-leninismo.

Los convocantes entienden que la Ley de Memoria Democrática viene a endurecer la vigente Ley de Memoria Histórica. ¿Qué consecuencias prácticas considera que va a tener?

Gravísimas. Es la guinda de un pastel putrefacto y dictatorial que se viene cociendo desde hace más de medio siglo, que ya es decir. Operación en la que lo peor y los que más han ayudado han sido los ingenuos, ignorantes, buenistas, cobardes y traidores de todos los colectivos de la sociedad incluidos militares y clérigos; e incluso estos dos han tenido más culpa porque eran los que deberían haberse opuesto más radicalmente y con más eficacia para lo cual lo tenían todo menos... el patriotismo y la Fe. Es un paso, como he dicho antes, importantísimo hacia la destrucción de lo poco que queda de España y la implantación de una tiranía marxista-leninista de manual.

¿Por qué supone un gran atentado contra los derechos y las libertades fundamentales de los españoles como son el derecho de asociación, la libertad de cátedra, la libertad religiosa, la libertad de imprenta, la libertad de expresión y difusión de ideas, etc. ?

Porque es neta y literalmente totalitaria, dictatorial y tiránica. Impone una única forma de ver, saber y entenderlo todo, porque no sólo va a lo que dice que va, sino a mucho más. Es la esencia del PSOE/PCE y los separatistas. Lo peor, repito, son los otros, el PP y demás. Cuando nos veamos en la trena o ante el paredón, al menos unos sabremos por qué, mientras estos otros llevarán cara de haba.