Por: Alejandro Plaza Bellido @aplazab

Dice el refranero español, que a toro pasado todos somos Manolete. Es eso precisamente lo que la Coalición Sanchez - Iglesias pretenden hacer ver a la población española, en relación a su “tardía” respuesta frente a la amenaza del Covid-19.

Y es que a pesar de ver los estragos que estaba causando este virus en China o Italia, el Gobierno Central y sus voceros, con el altavoz de medios de comunicación afines, se empeñaron en mostrar que en España reinaba la tranquilidad, y que este virus no sería más que una simple anécdota, de la que nadie hablaría a finales de abril.

Mientras algunos expertos y periodistas trataban de alertar a la población, los voceros oficiales los acusaban de alarmistas, animando a la población a hacer vida normal y, como no, acudir masivamente a las distintas manifestaciones que se celebrarían el 8 de Marzo con motivo del día internacional de la mujer. 

Captura_de_pantalla_2020-04-12_a_las_19.19.31_2

La versión oficial, ahora con más de 17.000 fallecidos a causa de este virus, era “que no se podía saber”.

Hubo que esperar al 9 de marzo, con la tan anhelada manifestación del 8M realizada y los objetivos logrados, para poder pasar a un escenario de contención reforzada, donde, entre otras medidas, se suspendió la actividad docente presencial en todos los niveles educativos, desde los 0 años hasta el nivel universitario. Resulta llamativo también, que no fue hasta el 9M para que porfin, y según palabras del Ministro de Sanidad "se recomienda evitar lugares concurridos en los que no es posible mantener la distancia de seguridad interpersonal de al menos un metro"

Desde El Correo de España, y con datos públicos nos preguntamos: ¿Sabía el Gobierno del riesgo que corría España ante esta pandemia antes del 8M? ¿Pudo haberse evitado o al menos mitigado el efecto de esta enfermedad en la población? P?ara responderlo, no nos vamos a hacer eco de estudios complejos y detallados (de los que seguro tiene el gobierno central y sus expertos al alcance.

Tampoco vamos a inventar falsos análisis cargados de gráficos y fórmulas, firmados por un periodista falso recién sacado de la chistera. Veamos qué reflejó la prensa nacional en sus portadas, ANTES DEL 8-M El día 31 de enero, y según recoge el diario El País, “La OMS declara la alerta internacional ante la imparable expansión del coronavirus de Wuhan”

Según explicaron, el cambio de criterio del máximo organismo responsable a nivel mundial de estos temas, se debió a que “el número de afectados por el patógeno se haya multiplicado en la última semana hasta más de 9.500 casos confirmados y alcanzar los 213 muertos.

De ellos, más de 80 enfermos han sido diagnosticados en 19 países fuera de China”. El diario La Vanguardia, explicó en un artículo que “Para que la OMS decrete la categoría máxima de alerta por una crisis sanitaria, debe existir una circunstancia extraordinaria con riesgo de rápida propagación a otros países y que exija una respuesta sanitaria internacional coordinada”. Así mismo, también destacó que “El PHEIC (siglas en inglés de Emergencia Sanitaria de Preocupación Internacional) supondrá intensificar las medidas preventivas a nivel global, así como la coordinación sanitaria para homogeneizar los procedimientos de prevención, cuarentena, tratamiento e incluso concienciación sobre la epidemia”.

Ese mismo día, se anunciaba el primer caso de un paciente positivo, un turista alemán en la isla de La Gomera que formaba parte de un grupo de 5 ciudadanos de Alemania que había estado en contacto con una persona diagnosticada en Alemania y presentaba síntomas leves según recoge el diario 20 Minutos El diario El Mundo publicó un artículo cuyo titular era rotundo: “España desoyó las llamadas de la OMS y de la UE a hacer acopio de material sanitario frente al coronavirus”.

En el mismo, se explica como el día 11 de febrero, la OMS instó a los gobiernos a aprovechar la "ventana de oportunidad" para contener la expansión del virus, recomendando comprar “un remanente de equipamiento -mascarillas, guantes, gafas protectoras, respiradores, batas quirúrgicas o camas, entre otros- que le permitiera afrontar un posible contagio masivo que, finalmente, se hizo realidad cuatro semanas después, a inicios de marzo”.

Ante esta advertencia, el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, explicó que: "España tiene suficiente suministro de equipos personales de emergencia en este momento". La realidad es que, a día de hoy, los hospitales y centros de salud se encuentran desabastecidos y españa es uno de los países con mayor número de sanitarios infectados. 

personal_sanitaro_bolsa_de_basura

Y mientras el Ministro Illa y demás voceros del gobierno alardeaban del excelente estado de la Sanidad pública y de que Fernando Simón, Coordinador de Emergencias Sanitarias dijera que "España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado", el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla daba a conocer el caso de un hombre de 62 años ingresado por una neumonía. Un caso más, de los que se comenzaban a acumular, pero destaca porque se trata de una persona residente en la ciudad de Sevilla y que no había salido de España en las últimas semanas: “El diagnóstico tiene una gran trascendencia ya que confirma la sospecha que muchos especialistas albergaban tras el súbito aumento de casos en Italia. El virus lleva varios días circulando por España y no lo habíamos detectado”, afirmó este miércoles el jefe de servicio de enfermedades infecciosas del hospital. De la noticia, se hace eco el diario El País A este caso, habría que sumar otros 2 casos de origen desconocido en las comunidades de Madrid y Andalucía, de los que se tenía conocimiento el día 28 de febrero Según explica el diario 20 Minutos

Otra noticia, también publicada en el mismo medio, explicaba que desde el día 3 de marzo, los empleados de ministerios y demás entes públicos “comenzaron a recibir una circular con pautas para que sus trabajadores evitaran contagios” medidas que, irónicamente, el Gobierno no recomendaba al público en general.

Ese mismo 3 de marzo, el Gobierno Central prohibió la celebración de seminarios y congresos médicos por el riesgo de contagio del coronavirus, alegando, según el Ministro Illa "No nos podemos permitir una merma de profesionales". La noticia, la explica el portal Libertad Digital Más alarmante aún es un informe de riesgo fechado el día 3 de marzo, en el que la Agencia de Salud Pública Europea cuestionaba la conveniencia e idoneidad de celebrar actos multitudinarios en la capital española.

Al menos así lo recoge el diario El País en su artículo titulado: Las marchas del 8-M se celebraron en contra del criterio de la agencia europea Y por último, el día 7 de marzo, un día antes de la Manifestación convocada y promovida por el gobierno central y partidos afines, se registraron un total de 10 muertos y más de 450 infectados Resumiendo, y SOLO CON LO PUBLICADO EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN, el gobierno tuvo los siguientes indicios:

- 31 de enero: “La OMS declara la alerta internacional ante la imparable expansión del coronavirus de Wuhan” “Primer caso confirmado de Covid-19 en España”

- 11 de febrero: “España desoyó las llamadas de la OMS y de la UE a hacer acopio de material sanitario frente al coronavirus”.

- 20 de febrero: El hospital Virgen del Rocío de Sevilla diagnostica el primer contagio local de esta enfermedad

- 28 de febrero: Se detectan dos nuevos casos de origen desconocido en Madrid y Andalucía

- 3 de Marzo El gobierno prohíbe la celebración de seminarios y congresos médicos Empleados de Ministerios reciben pautas para evitar contagios

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades llama a “evitar actos multitudinarios innecesarios” en países en los que se registren contagios locales

- 7 de marzo Se registran 10 muertos y más de 450 infectados

Volviendo a la pregunta inicial: ¿Sabía el Gobierno del riesgo que corría España ante esta pandemia? Los medios de comunicación al parecer sí, pero fueron catalogados de alarmistas.

Quedan por ver los informes específicos, los análisis y estudios realizados por expertos en la materia que de seguro deben tener las autoridades a buen recaudo. Pero con la información pública recogida, es más que suficiente para alertar y concienciar a la población y sobre todo, para restringir las grandes aglomeraciones de personas, al menos mucho antes de lo que se hizo.

Y aunque esto significa abandonar los datos y entrar en el terreno de la especulación, advertir esto significaba poner en peligro la manifestación del 8M. Seguramente, entre los lectores de El Correo de España no habrá muchos epidemiólogos o expertos en la materia, pero os preguntamos: ¿alentaríais vosotros a la población a acudir en masa a una manifestación (y consecuentemente hacer vida normal) cuando la OMS declaró una alerta internacional, sugirió hacer acopio de material sanitario y se tenían declarados casos de contagios locales imposibles de rastrear?

Con solo los datos expuestos: ¿No habría sido más razonable instar a la población a extremar las medidas de higiene, evitar aglomeraciones y resguardarse, al menos hasta tener datos más concretos? Ojalá, al menos, el Gobierno de Sánchez e Iglesias hayan conseguido los votos tan anhelados el 8M, porque esos votos nos han costado, a todos los españoles, más de 17.000 vidas (y las que faltan, por desgracia).

capitan_a_posteriori