Haciendo honor a la ley de Murphy que muestra esa profecía en el resultado final del proceso de las cosas, este gobierno que empezó forzado y de mala manera con las peores mentiras, no puede acabar de otra manera que no sea peor aún que ha empezado. Por mucho que lo disfracen no podrá escapar a esa evidencia.

Están ahora en una dura encrucijada sin saber por dónde tirar; pendientes los presupuestos del dinero que Europa concede a España si cumple los mínimos requisitos. Pero si no se los firman los enemigos de España con los que Pedro Sánchez juró que no pactaría ni se apoyaría en ellos para llegar a la Moncloa, no habrá presupuestos porque nadie más le apoya ni se los firma y entonces la Unión Europea no hará ni gesto de dar nada. 

Roma no paga traidores. Pedro Sánchez engañó vilmente y traicionó a todos. Y al día siguiente de hacer tanto juramento en alto y en claro, de que no se juntaría con los enemigos de España, ya estaba en la misma cama con ellos firmando un gobierno de coalición. Y así inició su gobierno con los comunistas que llevan de paquete los supremacistas catalanes, los separatistas Vascos y representantes de la ETA, y todo lo peor del reino que quieren destruir en su obsesión de acabar con España y reventarla, para dejarla en la Tercera República. 

Nadie creía que Pedro Sánchez iba a llegar a tanto. Pero llegó a más. Una obsesión enfermiza e injustificable, se apoderó de él. Quería ser presidente a toda costa y aún pactando con el diablo, no tuvo el menor escrúpulo. Apoyándose en la chusma indicada que había jurado repudiar, aún le costó mucho llegar a la investidura; al final por un voto, el de Teruel existe, lo consiguió. Y a partir de ahí se olvidó de todo lo anterior, como si no hubiera existido: traiciones y juegos macabros, maniobras orquestadas, y se revistió de presidente omnipotente como el dios Apolo. Mayor traidor no se conoce que quiera pasar por benefactor.

De lo que se siembra se recoge; dime con quien anda y te diré quién eres. Sánchez sembró lo peor y se asoció como lo más malo que es con los que anda. ¿Se creía que todo eso le iba a salir gratis? Ahora el terrorista Otegui  cambia su firma por la libertad de 200 presos etarras.  Después vendrá el soltarlos a todos que para eso pasó la competencia de prisiones al País Vasco. De los cerca de 400 crímenes sin resolver de la banda criminal, no quiere saber nada el gobierno, ni a requerimiento de Europa. Por otra parte Rufián que hace honor a su nombre y sus compinches catalanes separatistas están subidos de tono y le exigen el oro y el moro, empezando por el referéndum de separación de Cataluña. Si no, no hay firma. Terminará sacando tajada como siempre a cuenta de los españoles.

Por si fueran pocos los problemas que tiene alrededor, dentro de casa, le sobran. La reforma laboral que le exigen los de Podemos con la comunista y ministra de trabajo, la gallega Yolanda Díaz a la cabeza se contrapone a las exigencias europeas para entregar el dinero europeo de las subvenciones. Yolanda Díaz se pelea con su paisana Natia Calviño que a las órdenes del jefe quiere lo contrario a introducir las medidas comunistas de la reforma laboral de Podemos. Si Podemos no fuera un corrupto más y tuviera dignidad le diría a Pedro Sánchez: firmamos en alto y claro la eliminación de la reforma laboral, al no cumplirse esa exigencia abandonamos el gobierno de coalición. Eso no se dará porque Podemos y Pedro Sánchez hacen justo lo contrario que juraron cumplir. Hoy ya llegaron a un medio pacto -dicen- entre corruptos para repartirse el botín.

Pero también hoy le ha sucedido lo más gordo: El Tribunal Constitucional tumba también el segundo estado de alarma del gobierno. Esto sería más que suficiente para hacer dimitir al gobierno en pleno, pero éste mira para otro lado y hace caso omiso. También nos dan la radiografía perfecta de cómo son y entre quién estamos. Pero el resultado del peor gobierno jamás conocido lo estamos sufriendo, sin el derecho ni al pataleo. Se trata de una dictadura camuflada en una democracia inexistente.

Se siguen pegando coces entre ellos, pero no se matan. Ahora tras la coz de Alberto Rodríguez a un policía, y la movida originada por sacarlo del corral, viene la coz que Errejón dio a una persona en Lavapiés, por acercarse a hacer un selfie con él.

   

La juez abre diligencias a Errejón por la patada que propinó a un hombre en Lavapiés. Debe preguntar ahora al Congreso por su condición de aforado antes de decidir si investiga. Es la titular del Juzgado de Instrucción número 16 de Madrid, Margarita Valcarce, que ha abierto diligencias previas tras recibir la denuncia contra Íñigo Errejón por una presunta agresión a un hombre de 67 años, con cáncer de colon. La magistrada pide que se acredite la condición de parlamentario del líder de Más País antes de decidir si procede o no a investigar. Hasta ahora "no ha adoptado ninguna decisión" todavía más allá de abrir las diligencias previas de manera automática.

Los demás satélites amigos del niño probeta, tal que el coleta cortada y su tribu roja, están acusados por el Pollo Carvajal, ante el juez de sus enjuagues y negocios sucios e ilegales con los dictadores caribeños y con Irán. El Pollo Carvajal pudo por fin declarar hoy 27 de octubre, pendiente de su extradición, y entregó una larga lista de testigos de la financiación ilegal de Podemos. El meter aquí el comunismo es la justificación de la que viven estos gandules. Un cuento macabro, que les resulta fácil cuando hasta ahora nadie se les opone ni les para los pies. También anda bailando la presidenta del Congreso, la separatista catalana Batet, que se quieren cargar los podemitas por quitar el sitio al feo, cosa que hizo a regañadientes y en desacuerdo. Quedaron de seguir porque no llegaron a nada y se citaron para otra reunión que deberá salirles peor. De esta ensalada de coces no sabemos nada, dado el secretismo magistral de los comunistas y allegados, en los que su filosofía es "lo mío es mío, y lo de los demás, también".