INGREDIENTES:

Para cuatro personas

  • 1 kg. de coliflor verde
  • 50 gr. de piñones
  • 50 gr. de nueces
  • 2 rebanadas de pan de molde
  • 1 diente de ajo
  • 1 limón
  • 1 cucharadita de tahina (opcional)
  • Vinagre
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal y pimienta negra recién molida

PREPARACIÓN:

Eliminar las hojas y el tallo de la coliflor y cocerla entera en agua hirviendo con sal durante 6 minutos. Sacarla, pasarla por agua fría y dejarla que escurra bien todo el agua.

Quitar la corteza del pan y mojarla en un poco de agua. Exprimir el limón. Dorar las nueces y los piñones en una sartén con una gota de aceite.

Partir el ajo en dos partes verticalmente, y desechar el germen de su interior. En un robot de cocina o con la batidora, triturarlo (si el ajo crudo sienta mal, se puede saltar este paso y añadir al final dos dientes en trozos grandes, dejar madurar la salsa unas horas y después retirarlos).

Añadir los frutos secos y seguir triturando. Añadir el pan escurrido, la tahina y el zumo de limón, y triturar. Sin parar la batidora o el robot, ir añadiendo unos 120 ml. de aceite al hilo, como si estuviéramos haciendo una mayonesa. Salpimentar y reservar. Hasta aquí se puede hacer con antelación.

Cortar la coliflor en rodajas de unos 5 cm.. Calentar un poco de aceite en una sartén a fuego medio-alto, e ir salteando las rodajas hasta que se doren bien por cada lado. No pasa nada porque se rompan un poco. Salpimentar.