Torra está más crecido que nunca asegurando que van a conseguir la autodeterminación con total seguridad y no van a parar hasta que sea efectiva, igual que el indulto a los presos.

Pero no se conforma con eso, si puede sacar la sangría a España lo hará sin ningún miramiento, pues el victimismo siempre ha sido muy rentable para Cataluña. La pela es la pela. Nos queremos ir de España, pero hasta que nos vayamos os vamos a sangrar.

La mesa de negociación será una nueva infamia y un chantaje por parte del "máximo mandatario" de Cataluña, ya que su inhabilitación se pasa la ha pasado por el forro.

Quim Torra propondrá en la mesa de negociación que España perdona a Cataluña un impago que asciende a 78.600 millones. Y el volumen de ese pasivo que recae sobre los hombros de España supera el 70%. Es decir, que más de 55.000 millones de euros de ese volumen está financiado por el conjunto de España

Se da la circunstancia de que este planteamiento no viene sólo de las propuestas radicales del representante de la Generalitat, JxCAT y Puigdemont: también estas propuestas tienen eco en el PSOE. No se trata de una idea nueva. José Luis Ábalos ya defendió antes de ser ministro la reducción de la carga financiera y la condonación de parte de la deuda catalana con el Estado. Y los separatistas pretenden aprovechar estos brazos abiertos para proponer que se les cronifique la deuda y se les permita un impago camuflado.

Cataluña ha sido, de hecho, la comunidad autónoma española que más dinero ha obtenido por medio del sistema de rescate del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Especialmente porque, por culpa de su gasto en separatismo, ha sido la comunidad más necesitada de ayuda. Incluso de territorios menos ricos. El montante de ayudas procedentes del FLA destinados a Cataluña alcanzó los 78.000 millones a cierre de 2018 y en 2019 se plasmó el pago de otro 8.000 millones adicionales.