Asevera Tacuabé, el autor con heterónimo guaraní, en el prólogo de su inmenso, inmensísimo libro, Civilization Ordo, que su criatura literaria " es posiblemente una ardua tarea, entre otros motivos porque no está escrito para entretener, y porque el tema que aborda no permite una redacción agradable en un sentido literario. Estas páginas van a describir una red global de alineamientos cuyo origen trasciende la escala humana". Pero, agrego, que utiliza la escala humana para realizarlo (pie, metro, milla y milla náutica: una circunferencia de 3.300 metros tiene un diámetro de 0,66 millas, y TODAS las cifras muestran un 33, un 66 o sus respectivos múltiplos de 10). Pura y dura triangulación hexagonal, valga la expresión. La insonora, pero visible “música” de las esferas, si les place. De orden o…desorden.

Un mundo “perfectamente” organizado

Un libro sencillamente espléndido que transformará la visión que el hombre tiene de la tierra que pisa y las urbes o pueblos que habita, sólo comparable en nuestro contexto cultural a La Tabla Esmeralda (en principio, revelación del secreto de la sustancia primordial y sus consiguientes transmutaciones). El trabajo de Tacuabé, prólogo y cincuenta y ocho ubérrimos capítulos, digno de Sísifo y Tántalo, abriendo inevitable y fascinantemente un nuevo paradigma. Epistemológico, historiográfico y más allá. Ético, por ejemplo.

Un prodigioso y exhaustivo y detallado estudio del conocimiento mágico-matemático proyectado en la geografía, tanto física como política, de nuestro mundo. Aprehendiendo y comprendiendo la tupida red “oculta” de las satánicas y “conocedores” élites dando forma al “perfecto” alineamiento entre distintos y distantes (espacial y temporalmente) lugares geográficos donde, a lo largo de la historia, se repiten machaconamente ciertos patrones y acontecen hechos políticos significativos, construcción de monumentos, leyendas, fundación de imperios y diversas civilizaciones.

Nada es casual…y menos en la geometría teúrgica

Nada es casual, pues, digamos. Al contrario. Stonehenge, Göbekli Tepe, Tiahuanaco, la Gran Pirámide y la Esfinge de Guiza, Karnak, La Kaaba musulmana ( alineada con la explanada del templo jerosolimitano a 666,6 de millas náuticas), los abracadabrantes zigurats sumerios, el oráculo de Delfos, Angkor Wat y un largo, larguísimo etcétera.

Civilization Ordo ilumina la correspondencia entre Metafísica y Física, entre lo Supremo y su representación, entre Caos y Orden (simetría, fractalidad...), entendido este último, como la distribución de los puntos cardinales, la ordenación del territorio, la disposición del escenario donde representamos la tragicomedia de la existencia.

Este libro, además de un atlas esotérico, una matemática cartográfica, un compendio del espacio, es, también, desde luego, una ineludible enciclopedia mágico-aritmética de la configuración, no sólo de nuestros mapas, países, ciudades, civilizaciones… sino de la realidad que vivimos y no llegamos siquiera a vislumbrar. Y el pentáculo siempre en lontananza.

Un mundo configurado desde hace decenas de milenios, destruyendo la falsaria historiografía oficial. Esotéricamente (magia propiciatoria, arquitectura sagrada y culto a Saturno) con ineludibles repercusiones exotéricas. Corrientes energéticas telúricas "diseñando" nuestro planeta. Muchísimo antes de 1776, fecha del nacimiento de la masonería oficial. Lo dicho, infinitamente antes. O dicho de otra manera: los “mismos” de siempre con diferentes caretas históricas.

Desde los atlantes, Sumeria…hasta el hoy extinguiéndose

"Iniciándose" desde los denominados atlantes. O prosiguiendo con los nefilin (por ejemplo, desde el 445.000 al 200.000 a.C). El prediluvio y el propio diluvio bíblico (Génesis 7). O los primeros focos de civilizaciones occidentales (Sumeria, Egipto, China, Canaán, Creta y Micenas, Acadia y Asiria e Hicsos y más allá...¿ pero fue Hammurabi o fue, en cambio, el "Inteligente Sabedor", ignorando si terrestre, que se hallaba por encima del celebérrimo legislador que dio comienzo, en principio, el imperio babilónico?).

Y, posteriormente, Tacuabé explora las mismas pautas en el Antiguo Testamento. En el cristianismo y en el islam. Edad Media. Renacimiento. Finales del XIX y principios del XX. Nazis, comunistas, aliados. Y, tan hoy, la actual etapa de férreo control surgida con el autoatentado del 11-S. Y desde 2010 (en pleno y atroz derrumbe económico mundial), PLANDEMIA 2020(en nuestro libro, enjundioso capítulo 39 intitulado Pandemia)...y tras todo ello, directitos hasta la extinción final.

Tantísimos ejemplos…

...Tantos y tantos y tantísimos ejemplos. Las líneas son numerológicas, y se basan en el 33 y el 66. Por ejemplo, desde Troya hasta la cima del monte Olimpo hay 333.000 metros. O nuestra patria común, Bozalistán, antigua España, como tantas otras naciones ( memento China y las cinco montañas del taoísmo),con las demarcaciones fronterizas de muchos países ordenados en base a alineamientos numerológicos.

O todas - repito, todas- las instalaciones militares, centrales nucleares y plurales centros de poder. El Fort Grant, ejemplo a vuela pluma, nombre que recibe del presidente de Yanquilandia, Ulises Grant, es la “puerta” simbólica del canal de Panamá, y se encuentra a 3.330 kilómetros de la cúpula del Capitolio de Washington. La base Marine Corps Air Station New River se encuentra, por supuesto, alineada a él. Y lo mismo podemos decir, vaya vaya, del alineamiento geométrico de la casa (principal y fiscal) del siniestro y elitista, a fuer de sociópata globalista George Soros (ains, el 3-hidroxi-1-metil-2,3-dihidro-1H-indól-5,6-dionael. Fórmula, C 9 H 9 NO. Adrenocromo, claro). En fin.

LIBRO CIVILIZATION ORDO