Don Santiago Abascal:

He dedicado dos días a seguir al detalle la “moción de Censura”  sabiendo por experiencia,  que me valdría por todo un Seminario especializado en psicología, información, documentación y algo más. No he quedado defraudado y doy por bien invertido tanto tiempo.  Como fruto, podría escribir una decena de artículos sobre el  tema.

Uno,  podría titularlo: “Don Pablo Casado, requiescat in pace”,… Pero mi capacidad para valorar la “categoría” y las prioridades, me obliga a dedicar el primero de la serie,  al protagonista del evento: al héroe de estas dos jornadas y, en consecuencia,  le envío desde este “Correo de España”,  una “Carta abierta”

Soy persona normal, con estudios, eso sí  pero, sobre todo,  con años y, en consecuencia,  con experiencia,… ¡mucha experiencia!, fruto de 75 años de lucha contra esos enemigos de Dios y de España a los que usted ha tenido el coraje de enfrentarse a pecho descubierto. (Mi currículum es muy amplio, pero no considero necesario exhibirlo para que usted tenga a bien leer esta misiva).

Le escribo por dos motivos principales;  el primero ya lo habrá adivinado: Felicitarle de corazón y darle ánimos. No pertenezco a su partido, ni a ningún otro,  pues no creo en la Democracia Liberal Partitocrática --–es más,  la combato desde hace trece lustros—nunca, pues,  me he afiliado,  ni me afiliaré.  Desgraciadamente, como debemos jugar todos  con el reglamento imperante, en ocasiones me considero obligado a votar, si hay algo fundamental  en juego. En este caso, puede contar con mi voto.

El segundo  motivo es aconsejarle, pues sé muy bien lo que les espera a usted y a sus seguidores. Lo he vivido intensamente hace más de cincuenta años. Aunque no será lo mismo, se le parecerá mucho. No será lo mismo,  porque, “Fuerza Nueva” no era VOX, ni lo podría ser. Pero les tratarán igual. ¡No se asusten, ni cedan! ¡Resistan!.

Y yo,  viví al lado de Blas Piñar y como colaborador importante (desde 1966…)  esa guerra. Él personalmente me hizo ir a Madrid para hacerme cargo de la Gerencia de la Revista y Secretariado Nacional de Fuerza Nueva (movimiento, no partido).

Sin saber cómo --contra toda previsión e ignorancia de mi parte--, Blas,  había aconsejado a dos jóvenes universitarios (ingeniería y arquitectura,  cuyos apellidos recuerdo muy bien, aunque “ellos” se volatilizaron…) que  tratasen de conseguir mi asesoramiento y colaboración para organizar al Delegación de Cataluña. Y sin darme cuenta me vi Delegado Regional de ese Movimiento en esta tierra tan española y tan dejada por los gobiernos de Madrid en manos de sus enemigos.

.Al destacarse la Delegación sobre el resto,   me pidió que me fuese a Madrid para hacer eso mismo en toda España… Sé por lo tanto de qué hablo.

Si  usted conociese todo lo que he publicado en mis libros, charlas, boletines y comunicados sobre la guerra que nos hicieron quienes debería habernos apoyado, podría ahorrarse tristes experiencias.

En julio pasado,  publiqué en el CORREO DE ESPAÑA  un artículo titulado: “El ‘PP ’gran traidor a España” donde escribí cosas como esta:

Muchos se escandalizaron cuando, hace  cuatro décadas,  llamé a FRAGA  “el mayor traidor que  ha tenido el Régimen del 18 de Julio y, personalmente, Franco”. Claro que el mérito del descubrimiento no es mío sino de Blas Piñar. Sus “sucesores en el  gobierno del partido”, -- bautizado por Aznar como “Partido Popular”,  se limitaron a seguir sus pasos en “las puñaladas a la integridad de la Patria”.

Dejando claro, eso sí, eso sí, que una cosa son los votantes del “PP”, (probablemente, la mayoría, gente sana moralmente y totalmente leal a la Patria común, aunque lo suficientemente ingenua como para no descubrir el engaño) y otra,  los “dirigentes del Partido Popular. Ellos sí sabían a quién servían…

Señor Abascal: Usted ha visto esta mañana cómo son los dirigentes del PP.  Y yo,  me he perfeccionado en su conocimiento. Créame: me he visto sorprendido por el discurso de mi paisano,  a pesar de haber descubierto pronto,  su verdadera piel de lobo,  debajo de la lana de corderito.  Duran te unos meses me engañó y sentía una gran satisfacción pensando, en ese “palentino” que  iba a cambiar el “PP” y  transformarlo  en instrumento al servicio de mi Patria, previo barrido y fregado,   sin prisas pero sin pausa, de  toda la porquería acumulada en el equipo directivo, durante los 45 años al servicio de la Sinagoga de Satanás pero, sinceramente,  nunca me imaginé que toda su brillante oratoria la iba a poner al servicio del discurso más vil y miserable que cabía espera de alguien que le debe a VOX tres comunidades autónomas…Ha dejado la imagen de mis paisanos y la mía, a distancia siderales de lo que significa “ser palentino” y de la definición que dio Santa Teresa de la gente de esa tierra.

Los hombres al servicio de al Amo de Europa como Alberto Núñez Feijoo --el   futuro Pujol gallego--  ha hablado en nombre de todos ellos;  "Era el discurso que queríamos escuchar".

Pero no todos los españoles  van a seguir siempre en ese “sueño perenne”…, los hay que van despertando. Alguien, --votante irrecuperable del “PP”--, con una fe ciega en sus líderes… me llamó en pleno discurso de Casado, para decirme  --“Me arrepiento de haberlos votado durante 45 años… (omito lo que  siguió….)”.

Me imagino, Sr. Abascal, que esa reacción  se habrá repetido muchas veces en el día de hoy… Nos enteraremos en las próximas elecciones (si los comunistas las consienten) y VOX recogerá los frutos.

Confiando que así será, reciba una vez más mi sincera felicitación.