Entrevista de Nicolas Faure, para Breizh-Info, a Thilo Sarrazin. Licenciado en economía por la Universidad de Bonn, doctor en derecho y ciencias políticas, y Secretario de Estado en el Ministerio de Finanzas de Renania-Palatinado (hasta 1997), Sarrazin fue, de enero de 2002 a abril de 2009, ministro de  Finanzas del Estado federado de Berlín. Miembro del SPD (Partido Socialista Alemán) desde principios de la década de 1970, fue expulsado en 2020.

Es autor de una decena de libros, principalmente económicos, pero lanzó una bomba cuando publicó, en 2010, el libro "Deutschland schafft sich ab" (Alemania se autodestruye) que, hasta la fecha, ha vendido más de dos millones de copias, provocando innumerables debates en Alemania y en otros lugares.

Thilo Sarrazin, que ahora tiene 76 años, analiza con atención los desafíos de las sociedades alemana y francesa que se enfrentan a oleadas migratorias sin precedentes en su historia.

El libro “Alemania se autodestruye” fue noticia desde el principio. Incluso la canciller Angela Merkel lo comentó, diciendo que no lo había leído y que no lo haría. El portavoz del gobierno, Steffen Seibert, calificó el libro de "poco inspirador". ¿Por qué su trabajo ha recibido tanto rechazo por parte de los políticos y los medios de comunicación?

Porque como miembro del establishment político había cometido el pecado imperdonable, a los ojos de mi "grupo de pares", de ir en contra de la ortodoxia dominante, que quería que el Islam pertenezca a Alemania y que cualquier inmigración sea en cualquier caso beneficiosa. Por eso, y porque los hechos son ciertos, se ha sacado la batuta del racismo. Así evitas enfrentarte a los hechos. La absurda acusación de racismo,  que siempre juega un papel central, tenía la intención de deslegitimarme como persona y autor, despojar mis declaraciones de la sustancia fáctica y la credibilidad, y presentarme bajo una apariencia moralmente cuestionable. Hasta el día de hoy sigo leyendo en los medios que afirmé, en "Alemania se autodestruye", que los musulmanes son genéticamente más tontos. Esta es una burda mentira, difundida por estos medios y opositores políticos con fines difamatorios. Nunca afirmé tal cosa en el libro, sino que señalé repetidamente el efecto de los factores culturales en las habilidades cognitivas y en el rendimiento académico. Mis afirmaciones diferenciadas sobre la naturaleza hereditaria de la inteligencia fueron examinadas en detalle y completamente confirmadas por dos renombrados investigadores en el campo de la inteligencia, Detlev Rost y Heiner Rindermann, en un largo artículo que apareció en la FAZ solo unos días después de la publicación del libro.

Pero en su libro muestra las grandes diferencias entre los diferentes grupos étnicos en términos de educación e incluso de criminalidad.

Existe la ideología predominante de que cuando las personas nacen, a través de la educación y la sociedad, se les puede dar la forma que uno desee, comparable a una hoja de papel en blanco. No es justo. Las características genéticas, culturales y religiosas de los humanos influyen en su comportamiento incluso después de varias generaciones. El origen del hombre, la influencia de sus características heredadas y su socialización cultural y religiosa son todo menos indiferentes a la naturaleza y desarrollo de la sociedad humana. Y solo lo respaldo en mi libro con hechos disponibles públicamente. No se trata de racismo. El racismo comienza cuando se evalúan y atribuyen diferencias definidas a grupos específicos en función del origen étnico. Se trata de una clara línea divisoria que siempre he observado y subrayado con profunda convicción en todas mis publicaciones escritas y declaraciones públicas.

Sin embargo, desde entonces ha sido expulsado del SPD...

El motivo de mi exclusión del SPD en 2020 está ligado a la publicación en 2018 de mi libro "Feindliche Übernahme" , obra en la que elaboré una crítica general al Islam. El SPD no se molestó en reprocharme ninguna declaración falsa  ofensiva. Le bastó que el tema del libro y su línea de pensamiento fueran considerados políticamente incorrectos para justificar mi expulsión del partido. En cuanto a la cuestión de la migración, cabe señalar que la tasa de natalidad en Alemania está cada vez más determinada por el gran número de niños nacidos de inmigrantes. Más del 40% de los niños nacidos en Alemania son de origen inmigrante.

Los medios de comunicación (en particular la televisión pública) y todos los partidos políticos (a excepción de Alternativa para Alemania - AfD) ignoraron por completo los temas de política migratoria durante toda la campaña electoral para las elecciones de septiembre pasado, y prefirieron centrarse en el cambio climático que les parece la mayor amenaza para nuestro futuro. Pero dado que la población de Alemania, si continúa la tendencia que estoy describiendo, se extinguirá de todos modos en los próximos 100 años, el cambio climático, como quiera que se lo evalúe, ya no es una amenaza para el futuro, al menos para los alemanes.

Fui miembro del SPD durante 47 años. Veremos si mi exclusión ayuda al SPD a volver a ser el partido del pueblo que tanto le gustaría ser. Hasta ahora no lo parece. Cuando se publicó mi libro en agosto de 2010, el SPD todavía estaba en el 30%. Si mis advertencias y sugerencias se hubieran podido tomar en serio en ese momento, entonces el SPD podría estar en una posición mucho mejor hoy, y la AfD nunca habría superado el cinco por ciento.

En Colonia, una de las ciudades más grandes de Alemania, las autoridades municipales han decidido autorizar la transmisión de la llamada musulmana a la oración. ¿Le sorprendió esta medida?

En el último capítulo de "Alemania se autodestruye" esbocé el giro que tomará la situación en los próximos cien años: describí claramente la adaptación oportunista de las políticas a esta situación que estamos viviendo actualmente. El ejemplo de la llamada a la oración de los viernes en Colonia lo ilustra perfectamente. A este respecto, la decisión de las autoridades municipales de Colonia no me sorprende en absoluto. Esto corresponde a la imagen que tengo de la evolución de las cosas por venir sobre este tema. Creo que en Francia Michel Houellebecq envía el mismo mensaje en su libro “Sumisión”.

Podemos suponer que la vigésima edición de su libro revivirá el debate sobre la inmigración y el Islam.

Estoy seguro de que el debate se reavivará nuevamente, porque el libro contradice un supuesto básico central de la cultura contemporánea. De acuerdo con esta teoría, la biología, el origen, los dones intelectuales, la cultura, la religión y el género no deberían desempeñar ningún papel para el individuo y la sociedad. Por el contrario, creo que necesitamos justicia e igualdad de oportunidades en la sociedad, y que no podemos conformarnos con estos dos elementos. Sobre esta base, todos deben ser capaces de desarrollar sus habilidades y talentos al máximo de sus capacidades y utilizarlos como mejor les parezca. La política orientada al individuo siempre debe tener en cuenta al individuo. Pero a la hora de regular a la sociedad en su conjunto, por ejemplo para la política de inmigración, educación o salud, es muy importante tener en cuenta las diferencias.

En Francia, a menudo se le llama el “Zemmour alemán”. ¿Lo sabía?

Estos paralelismos son siempre difíciles de establecer. Eric Zemmour y yo nos parecemos en un aspecto: ambos tenemos la capacidad de aplicar las leyes de las matemáticas (a través de la estadística, por ejemplo) a cuestiones de la vida práctica: si los franceses, al igual que los alemanes, ven disminuir su población debido a su baja natalidad, y los inmigrantes, principalmente del ámbito cultural islámico, siguen llegando a raudales y tienen tasas de natalidad mucho más altas, es porque efectivamente ha comenzado el "gran reemplazo". En Francia, al igual que en Alemania, se avanza a pasos agigantados cada año: objetivamente, esto sólo puede verse en las estadísticas de muertes, nacimientos y nuevas llegadas de inmigrantes. Quienes no pueden negar estos hechos evidentes, pero tampoco quieren admitirlos, suelen recurrir a los insultos y a la difamación contra quienes advierten de las consecuencias de estos hechos. Por eso se critica a Zemmour en Francia y a mí en Alemania.