Me imagino que todos mis lectores recuerdan quien --y cuando --pronunció estas palabras… Y sobre todo a quién iban dirigidas: nada menos que a los fariseos, sanedritas y doctores de la Ley, cuando el pueblo aclamaba a Cristo como el Rey esperado, mientras ponían sus vestidos, a modo de alfombra, para ser pisada por su cabalgadura, un humilde y manso pollino.

He de confesar que nunca, a lo largo de mi vida,  recuerdo haber dedicado mucho tiempo a profundizar en estas palabras de nuestro divino Maestro. En mi libro del Nuevo Testamento – cuyo uso me  resulta casi imposible, por las incontables anotaciones que a lo largo de los años de lectura diaria le he ido poniendo--, tengo destacadas y “reescritas” sus  palabras de respuesta a los envidiosos enemigos, pero ha sido monseñor Viganó quien me ha dado la mejor interpretación de las mismas. Es muy habitual, que ocurra, eso de entender las palabras de  los Libros Santos  cuando se dan las circunstancias para las cuales, Dios nuestro Señor,  las inspiró o las dijo.

Sin duda tiene razón el ex nuncio de la Iglesia Católica en los Estados Unidos  en el audio cuyo “Link” incluyo más abajo –y pido perdón por el anglicismo impuesto por los “asesinos de nuestro idioma”, o sea los informáticos,  cuando podría utilizarse un vocablo castellano como “conexión” “enlace” u otro sinónimo--.  No olviden nunca esta verdad: hasta en temas que parecen nimios y “detalles” sin importancia,  interviene a fondo la Sinagoga de Satanás,…  cuyo objetivo no es únicamente “liquidar” a España, sino también su “idioma” y todo cuanto sea positivo para nuestra Patria. (Pero nuestro pueblo,  aborregado,  ni siente, ni padece, ni se entera de por dónde van los tiros).

Sin embargo, le cabrea y no puede quitárselo de encima la organización luciferina,  ver que nuestro idioma es la lengua “materna” del mayor número de naciones del mundo…Le saca de quicio, tanto más cuanto comprueba que en pocos años los Estados unidos serán una nación “bilingüe”, --anglo hispana--. Mitterrand, en cierta ocasión les dijo a los franceses algo así como: No sean ilusos, el español –¡no le francés!—en el futuro, será una de las tres lenguas que se hablarán siempre en el mundo.

Volvamos a lo que nos ocupa. Monseñor Viganó me ha hecho ver claro la razón de la “amenaza” a los pérfidos fariseos. Efectivamente, hoy, cuando los pastores --la Jerarquía, quienes tienen la obligación de hablar-- callan frente a la destrucción de la Iglesia, con actos inicuos, ilegales y anti todo –, cuando en España se avergüenza del Valle de los caídos  y se olvidan de todo cuanto la Cruzada y de quienes la ganaron supuso para la Libertad de la Fe--  son las piedras de las catedrales las que hablan. 

Los únicos que, al parecer,  sí oyen hablar a las piedras son los enemigos de Cristo y cómo les molestan sus gritos, deciden eliminar las catedrales: intentan quemar Notre Dame de Paris –aunque sin suerte—pero tienen éxito con otras iglesias y han convertido algunas en discotecas, almacenes  o establos. Sin duda la Sinagoga de Satanás celebrará por todo lo alto verlas convertidas todas en “mezquitas”,  cuando Europa se haya transformado en “Eurabia”, y los moros --desde África del Sur hasta Rusia-- sea un  Estado único regido por la “Sharia”.

(Rusia está gobernada por un personaje inteligente que veta a quien no se ajuste a las usos y costumbres de los rusos y,  a cuantos quieren privilegios y leyes propias,  los “aconseja” un cambio de rumbo y su vuelta a la tierra que los vio nacer. Por eso colocamos ahí la frontera “eurarábiga”.

A los rojos que nos gobiernan --amparados y dirigidos por la organización satánica bimilenaria—también les molestan los “gritos de las piedras” y por eso su obsesión es derribar las de la Cruz más alta del mundo y se están entrenando ya, quemando alguna que otra puerta de nuestros templos mientras llega el momento de verlas ardiendo a todas como en la Cataluña roja.

Después de este abundante “aperitivo” les invito al banquete escuchando a  Monseñor Viganó, en una intervención magistral. Dura, algo así como una hora y cuarenta minutos, pero vale la pena invertirlos en oír a quien, “grita la Verdad”  imitando a cuantos ponían sus vestidos a los pies del pollino más famoso de la Historia – por haberlo elegido Cristo como cabalgadura en el primer “Día de Ramos” de la Historia-

No es para escuchar de pasada una vez  este audio, sino motivo de un análisis detenido y a fondo, si realmente nos preocupa e interesa el porvenir no sólo de nuestra Fe, sino también de nuestra Patria.

A continuación el “enlace” –“link” o como les guste llamarlo—que les permitirá disfrutar de una exposición valiente y clara de la realidad papable.