Nuestro presidentísimo Sánchez, o uno de sus tantos asesores, este jueves 6 de agosto demostró una ignorancia supina al no saber distinguir una imagen de un videojuego de una foto relacionada con los atentados reales que sucedieron en Hiroshima. Sí, lo que leéis, el bueno de Pedro, algún asesor freak amante del mundo gamer que pueda tener o un pasmado dentro de su Gabinete que jugaba al solitario y se despistó, que todo puede ser, no ha sabido diferenciar una instantánea histórica con la del videojuego Fallout 4, todo un juegazo lanzado en el año 2015 que, por cierto, lo recomiendo encarecidamente para todo aquel que no lo haya jugado, merece la pena. Fijaos si la merece que lo tenemos en un tuit de don Pedro Sánchez Pérez-Castejón. Quién sabe, igual después de esta metedura de pata suben las ventas de este gran videojuego.

Pedro I ‘el Gamer’ es un presidente tan molón que, como buen político, nos vende un videojuego como si fuera la vida real o, vuelvo a reiterar, quizás al asesor de turno le salió la faceta gamer. Tal vez hizo alguna apuesta con un colega del tipo: ¿Qué te juegas a que coloco una imagen del juego Fallout 4 en el twitter del “presi” tan molón que tenemos? Y dicho y hecho porque, oye, todo puede ser en esta vida. La política en ocasiones hay que tomarla a risa y esta es una gran ocasión para ello. Eso sí, cuando recuerdo el pastizal que puede ganar este señor o alguno de sus compañeros de gabinete… me puedo llegar a indignar. Pero no pasa nada, sigamos con el circo de no saber distinguir la fantasía de la realidad. Al fin y al cabo, la risa es una de las mejores terapias que podemos encontrar y este tuit es para mear y no echar gota. Por cierto, no descartemos que tengamos un presidente gamer, porque con eso de que es muy feminista y progresista puede también ser un gran friki de los videojuegos, aunque yo le imaginaba más siendo un friki del “Yo, presidente”; el nombre ya os puede hacer ver de qué trata.

Quienes me sigan habitualmente saben que suelo utilizar un registro directo, serio y conciso, pero en este escrito quiero apelar a la risa porque demasiado nos está haciendo pasar este Gobierno con cada una de sus malas decisiones… ¡como para indignarse aún más y nos acabe dando algo a la ‘patata’! Siempre se ha dicho que la risa es una de las mejores terapias que podemos hallar dentro de las que no tienen un coste económico y, claro, cuando tenemos una Ejecutiva de chiste, se la combate con carcajadas, aunque luego nos venga a la mente el sueldo que ganan toda esta clase política empezando por el propio Presidente, y frunzamos el ceño y no precisamente de felicidad. Para terminar solo me queda decir que los videojuegos cada año que pasa se parecen más a la vida real gracias a la tecnología, pero lo que tengo claro es que, cuanto más conozco a la clase política que nos gobierna, más ganas me dan de encerrarme en un espacio cerrado para jugar a uno, quizás al Fallout 4.