La deuda, ese gran mecanismo de los llamados ''poderes en la sombra'' creada para controlar países sin necesidad ya casi de invadirlos militarmente.

España, concretamente, ha perdido (o regalado) su tejido industrial, simplemente para intentar pagar deuda, en la cual nos metieron, hace años, nuestros ''títeres políticos'' (meros funcionarios de este ''poder en la sombra''), pasando esta a manos privadas y además extranjeras, mientras, como yo creo, nos engañaban con el ''parche'' de la construcción.

Privatizar, para lógicamente, ''meter mano'' en ellas el estado lo justo  y así no pudiendo tener el control el gobierno y los ciudadanos de las naciones con ello.

Luego, ¿sin industria nacional a dónde va un país?. Pues al desempleo, la inflación y por último a aumentar o mantener deuda. Además, sin fuerza económica, no puede haber a la larga  presencia política de España en Europa y no digamos nada en el mundo.

Si se acaba la independencia económica se acaba la independencia política. Eso es obvio.

Y, desgraciadamente, España no tiene ahora mismo ningúna independencia económica, luego, no esperemos independencia política de ningún tipo. Sin la independencia económica jamás España volverá a ser una nación libre realmente.

Esperemos también, que no venga otra gran crisis económica que termine de rematarnos, pues la deuda, sigue creciendo, (semana a semana), porque, ¿cómo se mantiene España ahora mismo sin apenas tejido industrial, con una enorme tasa de desempleo e incluso sin gobierno durante meses, o años, según como se mire?.

Se debe decir, alguien nos está prestando dinero (el BCE seguramente), pero con intereses, tristemente, para endeudárnos más aún si cabe y no poder salir del ''cráter'', en la vida.

Estos mecanismos como los llamaba arriba, son como ver a un galgo intentar coger al conejo mecánico en la pista. El galgo sería el Estado (y nosotros, los ciudadanos). El conejo sería la deuda, la cual nunca llegamos a atrapar del todo porque no les interesa que la atrapemos, interesa que dependas de ellos, nada de poder moverte por tí mismo. Eso, en mi pueblo, se llama ''esclavitud''.

Y, si en su momento, ven acercarse peligrosamente al galgo, el que controla al conejo lo hará correr más, por sea caso.

Pero, también es verdad, no sólo lo está sufriendo España, cualquier país de Europa e incluso ya del mundo, con los mismos síntomas que nuestro país (la inflación galopante es uno de esos síntomas), donde están detrás los desquiciados creadores de este mecanismo ''diabólico'' lo está sufriendo.

Esta globalización (palabra de moda), que se vende ahora como una cosa maravillosa, a la larga no va traer nada bueno al mundo. Mucho sufrimiento y esclavitud para el ser humano pues los ''personajes'' al frente no quieren el bien de la humanidad, sólo servirse y aprovecharse de ella para intentar saciar su inagotable apetito de dinero y poder.

Espero equivocarme. Y que Dios nos ayude.