Me reúno con Xabi Olaskoaga en una de las cafeterías del Aeropuerto de Barajas, aprovechando la llegada de su vuelo procedente de San Sebastián. Como todas las semanas, se ha acercado a Madrid para intervenir en el programa Territorio Lince que, cada mañana, dirige y presenta Javier García Isac. Junto al director de los servicios informativos de Cadena Ibérica, Xabi Olaskoaga desgrana todas las semanas lo que acontece en la actualidad vasca, marcada estos días por el fin de la campaña electoral autonómica. 

 

SND: ¿Cómo ha sido la campaña electoral que hoy termina?

Xabi Olaskoaga: Si tuviera que adjetivarla, sin duda, optaría por anodina. Con la excepción del PP, que ha sido la formación que más dinero ha invertido, todos los partidos han optado por una campaña de perfil bajo, de no provocar al electorado del contrario e intentar no cometer demasiados errores.

Todos los sondeos, públicos y privados, que manejan los partidos señalan una clara victoria del PNV y la formación de un gobierno de coalición con el PSE y alguna forma de colaboración con el PP, ya que la suma de jeltzales y socialistas será, probablemente, insuficiente.

Además, todo apunta a que la suma de Podemos y EH Bildu se quedará muy lejos de una mayoría alternativa. Siempre suponiendo que EH Bildu quiera pactar con Podemos, que es mucho suponer.

SND: Todas las encuestas apuntan a un crecimiento del PNV, a un mal resultado del PP y a la debacle del PSE.

Xabi Olaskoaga: El PNV ha hecho una campaña muy inteligente, alejándose de planteamientos independentistas y apostando por transmitir a la ciudadanía su modelo de gestión, del que los jeltzales pueden presumir con cierto orgullo. Ahí están, como datos objetivos, las cifras macroeconómicas del País Vasco que son más que aceptable.

Personalmente, el resultado del PP no lo considero tan malo. En algunos medios madrileños se comparan los resultados del PP actual con los de la primera década de este milenio y eso ni es justo ni es real. Hay que tener en cuenta que, en aquellos momentos, la izquierda abertzale estaba ilegalizada, por lo que había en torno a 20 diputados a redistribuir entre las fuerzas concurrentes, y que ETA seguía operativa. A día de hoy, no sucede lo primero ni lo segundo. Y no hay que olvidar que el PP compite por el mismo espacio electoral del centro-derecha vasco con un partido fuerte como es el PNV.

Respecto al PSE, todos los sondeos coinciden en que pierde aproximadamente la mitad de sus diputados, pasando de 16 a 8 escaños. Además del terrible desgaste que sufre el PSOE a nivel estatal, la campaña del PSE ha oscilado entre lo ridículo, organizando quedadas para buscar Pokémons, y lo absurdo, asegurando que suavizarán el nivel de euskera exigido para acceder a ciertos puestos públicos cuando han sido ellos uno de los partidos que apoyó esa medida hace años.

SND: ¿La debacle socialista en el País Vasco puede poner en peligro a Pedro Sánchez al frente del PSOE?

SND: No, ya que Pedro Sánchez lleva en peligro prácticamente desde el momento en que fue nombrado secretario general del PSOE y, en especial, tras los dos tremendos batacazos electorales de diciembre de 2015 y junio de 2016.

En todo caso, está claro que si Idoia Mendia consigue, y es muy capaz de ello, perder la mitad de diputados del PSE y en Galicia se produce otro drama, es posible que Pedro Sánchez no coma el turrón en la calle Ferraz.

SND: Todos los sondeos vaticinan que Bildu perderá cuatro o cinco diputados. ¿No ha surtido efecto la estrategia de poner a Arnaldo Otegi como candidato a lehendakari?

Xabi Olaskoaga: Si se cumplen las encuestas y EH Bildu pierde esos escaños, será evidente que no han conseguido el efecto esperado con la candidatura de Arnaldo Otegi.

Bajo mi punto de vista, es cierto que Otegi era el mejor candidato para EH Bildu y que ha hecho una campaña digna pero también creo que el tirón de Otegi, por mucho que así lo crean en la izquierda abertzale, ha bajado. Quizás sea ya una figura política amortizada.

SND: En las últimas dos elecciones nacionales, Podemos ha sido la primera fuerza en el País Vasco. ¿Por qué caen, según los sondeos, a la tercera posición?

Xabi Olaskoaga: Siempre he pensado y sigo pensando que el voto de Podemos, tanto a nivel vasco como estatal, tocó techo el 21-D. A partir de ahí, el modelo de partido-franquicia diseñado por Pablo Iglesias ha comenzado a deshincharse y creo que será difícil revertir ese proceso.

Respecto a estas elecciones al Parlamento Vasco, mi opinión es que los estrategas de Podemos se han equivocado al apostar por el derecho a decidir como principal idea-fuerza de campaña y tenían que haber insistido en su mensaje social y de lucha contra la corrupción. ¿Para qué votar a la fotocopia cuando puedes hacerlo por el original?

SND: ¿Conseguirá Ciudadanos irrumpir en el Parlamento Vasco?

Xabi Olaskoaga: Ah, ¿pero Ciudadanos ha hecho campaña? Bromas aparte, Ciudadanos es una de las grandes incógnitas del 25-S. Si consiguen representación, será un escaño, muy ajustado en votos, por Álava. Y gracias.

SND: ¿Y otras formaciones sin representación parlamentaria como Vox? ¿Tienen opciones?

Xabi Olaskoaga: No, ninguna. Y, en el caso concreto de Vox, todavía menos. Mi opinión personal es que el electorado al que se dirige Vox es, en términos estadísticos, residual en el País Vasco o se encuentra cómodo en el PP.

SND: ¿Habrá una clara mayoría de diputados separatistas en el Parlamento de Vitoria?

Xabi Olaskoaga: Sí, es muy probable que los diputados de EH Bildu y PNV supongan más del cincuenta por ciento de los asientos del hemiciclo. De todos modos, si lo quieres es saber si habrá una reedición del proceso catalán en el País Vasco, ya te adelanto que no.

SND: ¿Por qué descartas de una manera tan rotunda el inicio de un proceso separatista en el País Vasco?

Xabi Olaskoaga: Una cosa son las elecciones y otra la fuerza del independentismo. Recientemente, se publicó una encuesta de Ikerfel en la que se afirmaba que el 18% de los vascos quería la independencia, frente a un 47% de los catalanes. Si en Cataluña no son capaces de poner en marcha un proceso de desconexión con el 47% de apoyos, imagínate con un 18%.

De esa mayoría independentista en escaños, tienes que tener en cuenta que, según esa encuesta, tan solo el 13% de los votantes del PNV se declaraban partidarios de la secesión. Lo que sí tiene una mayoría de apoyos es el incremento del autogobierno ya que el 64% de los vascos quiere ampliarlo, votantes del PSE y del PP incluidos.

SND: El País Vasco cuenta con el mayor autogobierno de una región europea. ¿Qué más se puede pedir?

Xabi Olaskoaga: Estoy convencido de que se solicitará la transferencia de aquellas competencias aprobadas en el Estatuto de Gernika que aún siguen siendo gestionadas por el Estado como, por ejemplo, la red de Cercanías de RENFE de Bilbao y San Sebastián, establecimientos penitenciarios y el régimen económico de la Seguridad Social. Y poco más que no se recoja en el Estatuto actual.

SND: ¿Crees que el País Vasco puede ser independiente a medio o largo plazo?

Xabi Olaskoaga: Todo es posible en el campo de las creencias. Otra cosa son las realidades. A principios de los años ochenta, nadie se imaginaba que la URSS desaparecía, apareciendo decenas de nuevos estados. No tenemos ninguna certeza, ni a favor ni en contra, de que el actual mapa político de Europa permanezca sin cambios dentro de una o dos décadas.

SND: ¿Estás a favor de que se celebre un referéndum en el País Vasco que decida si esta región sigue siendo parte de España?

Xabi Olaskoaga: Sí, estoy a favor del derecho a decidir. Honestamente, creo que todo lo que sea preguntar a la ciudadanía es bueno. Ahora bien, también te digo que un proceso de independencia es algo bastante más complicado que ganar en un referéndum.

Bien, supongamos que gana el sí: ¿cuál sería la situación legal de aquellas personas que vivan en el País Vasco y quieran seguir manteniendo la nacionalidad española? ¿Cómo se realizaría el reparto de la deuda estatal y vasca? ¿Y de las pensiones? ¿Habría que pagar por las infraestructuras que dependen del Estado? ¿Cómo se organizarían aquellos servicios públicos que, actualmente, presta el Estado como, por ejemplo, Defensa o Exteriores? ¿Es asumible su gasto por el País Vasco? ¿Podríamos seguir siendo parte de la Unión Europea? ¿Se podría repetir el referéndum a la inversa pasados unos años? Lo que quiero decir es que, a diferencia de lo que muchos piensan, un proceso de independencia conlleva mucho más que introducir una papeleta con un sí en una urna. Y esto lo estamos viendo todos los días en Cataluña, incluso sin haberse llegado a celebrar la consulta.

SND: Si el País Vasco se independiza, ¿estarían en peligro aquellos vascos que se sientan españoles y decidan seguir viviendo allí?

Xabi Olaskoaga: En peligro, no pero discriminados en mayor o menor medida, es posible. Esto lo describe muy bien Paul Johnson en su magnífico libro Tiempos Modernos. Durante el Imperio austrohúngaro, los eslovacos fueron una minoría hostigada por los húngaros que, junto con los austriacos, eran las dos naciones centrales del Estado. Tras la Revolución de Terciopelo que supuso la división amistosa de Checoslovaquia, los eslovacos fueron, por fin, un estado independiente en el que, por supuesto, eran mayoría. ¿Y sabes lo que hicieron? Hostigar al 8,5% de húngaros eslovacos con diferentes medidas, absolutamente legales, por cierto. ¿Quién te garantiza que algo similar no pueda suceder con los españoles en el País Vasco? Habrá quien alegue a este respecto que, bueno, los españoles también han tratado a los vascos como una minoría pero eso no justifica absolutamente nada. De nada sirve la paja en el ojo ajeno si tengo la viga en el propio.

Este proceso de minoría subyugada que se convierte en mayoría y reproduce a posteriori los comportamientos del subyugador se ha repetido decenas de veces en la historia. Por eso, mi insistencia en que un proceso de independencia es mucho más complicado que el mero acto de depositar una papeleta en una urna.