Pedro Rosillo es experto en Investigación Privada y Políticas de Seguridad. Escritor y creador del Canal El Arconte de YouTube para conocer la Intrahistoria de la Historia. Dialogamos con él sobre el panorama que se cierne sobre la Casa Real y otros aspectos de actualidad de la política española.

¿Cómo valora la decisión de exiliarse del rey emérito?

Un completo error. Todo el mundo ve que Juan Carlos de Borbón es tan sólo el primer peldaño; pero que el objetivo es Felipe VI y la jefatura del estado. Estamos en un proceso de asalto a la jefatura del estado por la parte más izquierdista populista de este país, asalto que comenzó Zapatero con sus negociaciones con la ETA y la crisis territorial de Cataluña. Pedro Sánchez venía haciendo el signo de la ceja que caracterizó la campaña de ZP, estaba diciendo a las claras que él era el continuador de la idea de Zapatero de una República Socialista Española o de lo que quedara de España. Si Juan Carlos de Borbón ha hecho algo mal eso lo tendrá que decidir la justicia; pero nadie debería de marcharse de España. Juan Carlos puede ser el primero, después será el hijo y después millones de españoles como ocurre en Venezuela.

Por un lado, es una salida muy vergonzosa para él, pero quita a su hijo del lastre de su corrupción...

Es una salida vergonzosa y por la puerta de atrás, muchos ya se han lanzado a decir que en realidad lo que está es huyendo. Ha sido una decisión malísima, si buscaba lo mejor para su hijo pienso que, en realidad, ha hecho lo peor que se podía hacer. Y, en cuanto a su hijo, ahora está más solo que nunca ante la adversidad y ante ese asalto a la jefatura del estado. Felipe no ha alejado ningún fantasma, al contrario, ahora la izquierda marxista está envalentonada, han considerado que es una victoria y que están en el camino correcto. Felipe sólo ha ganado tiempo, un poco de tiempo más a cambio de mucho sufrimiento incluso para él mismo.

Pablo Iglesias, no tiene autoridad moral para atacar a la Monarquía...

Pablo Iglesias nunca ha tenido autoridad moral para atacar a la monarquía ni a nadie, no soporta la hemeroteca, no ya la de hace dos años o tres, sino la del día anterior. Recuerdo aquello que dijo que había que saber cabalgar contradicciones en política; pero es que Pablo es una contradicción andante, un sin sentido en sí mismo. Su credibilidad es nula al igual que la de Pedro Sánchez. Su palabra no vale, y cuando la palabra de un hombre no vale nada creo que ha llegado el momento de marcharse. Un hombre en esta vida vale lo que vale su palabra. Tener credibilidad es esencial en cualquier aspecto de la vida.

De hecho la Monarquía está muy blindada en la Constitución...

En teoría sí, pero Juan Carlos tendrá que aguantar la pena de telediario y la opinión pública justifica muchas de las decisiones en este país y, por supuesto, el final de todo este camino de descrédito de la monarquía desembocará en un referéndum entre monarquía o república, un referéndum que ni siquiera tendrá garantías, en mi opinión, de ser limpio. Todavía tenemos la experiencia reciente de Elecciones Transparentes que lleva denunciando por activa y por pasiva que en España no se está cumpliendo la ley electoral. 

Y el descrédito de Iglesias ha ido en aumento y se ha notado en el descalabro del partido en Galicia.

Es que Pablo Iglesias todavía no se ha enterado que él no es oposición sino gobierno. Una vez dijo que los comunistas se movían muy bien en las crisis y que era el terreno en donde siempre solían sacar mejores réditos políticos. Tenía razón, esto es así, los comunistas siempre han usado la indignación de la gente para implantar sus regímenes de terror. El problema es que Pablo no se ha dado cuenta que no es oposición sino gobierno, y que es responsable del desastre económico y social que vive España. Es un pequeño matiz del que todavía Pablo no parece haberse dado cuenta. Si en España hay un descontento, es precisamente contra ellos que son los que están gobernando.

El escándalo de Dina le ha hecho mucho daño y probablemente se siente en el banquillo por ello...

El caso de Dina es sin duda un antes y un después en la carrera de Pablo Iglesias. A Juan Carlos de Borbón le han perdido los escándalos de faldas y Pablo Iglesias parece ir por el mismo camino. Veremos casi con toda probabilidad a Pablo Iglesias sentarse en el banquillo por este caso; pero recordemos que él solito se ha metido en la boca del lobo, él mismo se ha enredado. Las palabras del abogado Calvente declarando que él no quiso participar en ese enjuague fueron bastante elocuentes. Pero si no es por Dina será por Venezuela, el camino de Iglesias va a ser largo y tortuoso.

C0omo usted dijo en un vídeo, lo gordo viene de Estados Unidos.

Lo gordo viene de EE. UU. efectivamente. Debemos tener en cuenta que aquí se están mezclando muchos intereses geopolíticos. EE. UU. tiene bases en España de primer nivel geoestratégico y no va a consentir que se pongan en peligro, y Pablo significa un peligro para ellos. Por otra parte, no me extrañaría nada que EE. UU. ya hubiera diseñado un plan para sacar a Pablo Iglesias de España. Será un acto judicial sí, pero detrás de ello también hay una operación de inteligencia para quitar o llevarse de España a un elemento que le distorsiona los planes. Si Pablo Iglesias entrara en la cárcel en España siempre tendría a sus acólitos que harían mucho ruido en la calle, lo pondrían como víctima y en España algún día, más temprano que tarde, saldría de la cárcel. No es este el caso si ingresa en una prisión de alta seguridad de los Estados Unidos. De allí nunca saldría vivo, pasaría el resto de sus días en prisión y nadie se acordaría ya de él. El principal valedor de los intereses de los Estados Unidos en España siempre ha sido la monarquía, Juan Carlos de Borbón vino avalado de la mano de Henry Kissinger y cualquiera que ponga en peligro la monarquía en España se convierte automáticamente en enemigo de los Estados Unidos.

En qué se basa para afirmar todo esto, ¿no podría pasar que la cosa quede en nada y mientras Iglesias no de más, mal le dejen ir de rositas?

A estas alturas esa opción la veo muy complicada. Pablo Iglesias ha iniciado un camino sin retorno. No sólo va a tener problemas con la justicia española, sino que hay constantes informaciones de que el Fiscal General de los EE. UU. está investigando los vínculos de Pablo Iglesias con Venezuela. Cuando los EE. UU. muerden su presa no la sueltan. Si creen que Pablo Iglesias es un peligro para sus intereses nacionales no pararán hasta llevarle ante un tribunal norteamericano. Esa opción quedó atrás hace ya mucho tiempo.

Pablo Iglesias dice que el día que tenga que dejar la política, vuelve a la Universidad sin problemas, aunque nadie se lo cree, él es de los que muere matando.

Totalmente, y es que, aunque quiera hacerlo ya no puede, ha iniciado un camino sin retorno. Sabe que los Estados Unidos está detrás de él y no tiene más opciones que permanecer en el gobierno y el cambio de régimen político.

¿Cree que agotará el gobierno de coalición la legislatura ante una de las mayores crisis económicas de la historia y con la peor gestión de la pandemia?

El objetivo de Pedro Sánchez es mantenerse en el gobierno a costa de lo que sea o de quien sea. Para él va a ser muy complicado salir de la política y volver a ser profesor, además, no está en sus planes. Él mismo dijo que tenía un plan de gobierno para los próximos veinte años para España, vino para quedarse y eso significa pasar por encima de quien haga falta. Los cambios que está llevando a cabo dentro de la estructura del estado van en esa dirección, pactó con los enemigos de España para ello. Estamos viviendo el cambio de régimen político, en unos meses anunciarán un referéndum para cambiar la Constitución como pasó en Venezuela, no existe vuelta atrás, el único camino ya es el choque de trenes, la sociedad española debe de despertar porque es la única que puede impedir que acabemos en una república socialista de corte chavista marxista.

Por último, ¿cómo valora la moción de censura de Vox y qué es lo que busca con ello el partido de Abascal?

Abascal sabe que no tiene mayoría para sacar a Pedro Sánchez del gobierno, por lo que sólo veo un intento de convertirse en el partido de la oposición relegando al PP de Pablo Casado. Si quisiera echar a Pedro Sánchez lo tiene muy fácil, sólo tiene que apoyar la investigación que está llevando a cabo Elecciones Transparentes sobre la última convocatoria electoral, sin embargo, no quiere saber absolutamente nada sobre ese tema, no cuestiona el resultado. ¿Por qué? Se siente cómodo con sus cincuenta y dos diputados, ahora está disfrutando del éxito, craso error. Ciudadanos también estuvo con os y ahora casi no existe. Ahora parece que hay un intento de pacto para que en España se vuelva al bipartidismo por lo que partidos como el de Abascal sobran y en el futuro pueden diluirse como Ciudadanos. Es posible que tengamos que acostumbrarnos a la idea que en España gana las elecciones quien cuenta los votos y, en ese caso, Abascal está fuera de juego y desaparecido en las próximas elecciones. Existen sospechas de fraude electoral y no se investiga lo suficiente y el partido de Abascal no quiere tampoco saber nada del tema.