Marc Bernhard es abogado y diputado del Bundestag por Alternativa para Alemania (AfD) desde octubre de 2017. Este es un resumen de una publicación reciente de su canal de YouTube en la que el político alemán analiza lo que significa el “Gran Reseteo” anunciado por el Foro Económico Mundial.

“No poseo nada, no tengo privacidad y la vida nunca ha sido mejor”. Ese es el lema del llamado Gran Reseteo, que yo más bien llamaría la Gran Expropiación, porque eso es lo que realmente es: la Gran Expropiación que el Foro Económico Mundial (FEM) está planeando. ¿Qué clase de organización es esa? No tiene ningún poder. Lo cierto es que el FEM es una organización no gubernamental que en sí misma no tiene poder. Sin embargo, el FEM reúne a los líderes más importantes de la economía internacional, a los dirigentes más importantes de todos los países del mundo y a la llamada élite política y económica. Y no se podría pensar que sólo se reunieron para tomar un café si no tuviera algún significado para todos nosotros, para nuestro futuro. Así que tenemos que ser muy claros: el FEM no es un club de campo. La cumbre prevista del FEM en Singapur en agosto tiene por objeto lanzar esta campaña del Gran Reseteo y ponerla en marcha en todo el mundo. Y el FEM también habla por todos los líderes mundiales importantes de la política y los negocios. En particular, los representantes del gobierno alemán participarán sin duda en esta reunión en Singapur en agosto de este año. Así que esta no puede ser una reunión sin importancia. Y menos aún vista a la luz de que “este Foro Económico Mundial será la primera cumbre de liderazgo global para abordar los desafíos de la recuperación de la pandemia y sentar las bases de un mundo más inclusivo y sostenible”.

Sí, la agenda de Singapur está presente en el libro “Covid19 - The Great Reset” de Klaus Schwab. Un libro publicado el pasado otoño en el que se quiere utilizar para esto la crisis del coronavirus, como un acelerador para impulsar esta agenda. Y lo afirma abiertamente, la pandemia es una rara oportunidad, una pequeña ventana y, sobre todo, dice muy claramente que no podemos volver a la antigua normalidad. Francamente, me gustaría volver a la antigua normalidad. Y probablemente muchos de ustedes se sientan igual. Pero hay que dejar que todo se hunda. Tenemos que construir unos cimientos completamente nuevos para nuestros sistemas económicos y sociales. Todos los países, desde EEUU hasta China, deben participar en esto y todas las industrias, desde el petróleo y el gas hasta la tecnología, deben ser transferidas. Ese es el plan que hay detrás. Y también lo hacen nuestros políticos que quieren hacer una transformación tan importante. Hace unos días, el presidente del Bundestag alemán, el Sr. Schäuble, dijo: “Creo que la pandemia aumentará el margen de acción política y, sobre todo, lo que es mucho, mucho más importante, lo que ya dije el año pasado en agosto: la crisis del coronavirus es una gran oportunidad”.

Echemos un vistazo a lo que este FEM tiene en mente. Permítanme recordarlo una vez más: el FEM ha invitado a todos los líderes políticos importantes y a todos los líderes económicos del mundo a ir a Singapur en agosto para planificar precisamente esta agenda y llevarla adelante. Y con toda probabilidad irán todos. Pero ¿qué están planeando? ¿Cómo se imaginan realmente el mundo después de 2030? Sólo les daré algunas citas de la agenda: “Todos los productos se convertirán en servicios. No tengo nada. No tengo coche, no tengo casa, no tengo electrodomésticos ni ropa”. Y a pequeña escala, ya podemos ver cómo esto está empezando a suceder aquí en Alemania, en la medida en que los Verdes, por ejemplo, no sólo quieren prohibir la construcción de viviendas unifamiliares, sino que ya las han prohibido específicamente donde están en el gobierno, como en Hamburgo. Así que la propiedad debería ser cosa del pasado. Uno debe considerar entonces, ¿qué significa esto si ya no poseo nada? ¿Si ya no tengo un coche a mi disposición, por así decirlo, sino que siempre tengo que tener uno asignado? Al final, la situación significa que alguna autoridad, ya sea el Estado o una autoridad económica, me dirá: puedes seguir usando el coche dos veces a la semana, los lunes y los viernes de 2 a 4 de la tarde. Estoy completamente controlado. Si hoy tengo un coche privado, puedo conducirlo donde quiera sin que nadie sepa a dónde voy o cuándo lo uso. Y puedo hacerlo en cualquier momento.

Y ahí entra de nuevo el pacto migratorio, que fue aprobado en el Bundestag alemán, donde la migración debe ser lo normal, donde el desarraigo de las personas debe convivir mezclado de forma colorida y sin tener en cuenta la cultura y el origen. Y ese es precisamente el problema, que la gente está desarraigada. Si las personas están desarraigadas de su cultura, de su historia y ya no tienen propiedades, por supuesto son mucho más fáciles de manipular y sobre todo no son tan libres. Si estoy firmemente establecido en mi sociedad, si tengo mi propio apartamento, mi propia casa, mi propio coche, entonces, por supuesto, puedo actuar de manera muy diferente que si cada vez que estoy en un entorno donde no estoy seguro, si quiero algo tiene que ser asignado por una autoridad.

Y también me parece muy llamativa la frase: Los valores que construyeron Occidente fueron puestos a prueba hasta el punto de ruptura. ¿Qué quiere decirnos el FEM con esto? Lo que en realidad intentan decirnos, y no hay otra forma de interpretarlo, es que los valores de Occidente, libertad, igualdad, democracia, etc., son cosas que hay que dar por supuestas, cosas que damos por sentadas, y que ya han tenido su día a la hora de convivir en sociedad. También la privacidad. Y es por eso que todos tenemos que prestar atención y ver que este movimiento no sea empujado más allá. Sólo quiero repetir la cita que dije antes: No poseo nada, no tengo privacidad y la vida nunca ha sido mejor. Sólo tienes que dejar que esa frase salga de tu boca. Contradice todos los principios de una sociedad libre y democrática, porque el requisito previo para cualquier sociedad libre es que las personas sean independientes, que no tengan limitaciones externas, que puedan tomar sus decisiones, que puedan expresar sus opiniones y, sobre todo, que tengan su intimidad, donde puedan comportarse como quieran, donde estén protegidos y donde todo no esté vigilado.

Nosotros, como grupo parlamentario de la AfD, hemos decidido aclarar la situación y garantizar que, antes de que se celebre esta importante cumbre en Singapur en agosto, se produzca un amplio debate público y que el Gobierno Federal nos diga claramente y sin ambigüedades qué posición pretende adoptar en estas negociaciones en Singapur. Y, sobre todo, que se produzca un amplio debate aquí en nuestro país, en los parlamentos, sobre qué posiciones debe adoptar el gobierno. Por supuesto, primero debemos hablar con nuestros compatriotas y con los miembros del parlamento sobre las posiciones que debe adoptar el gobierno para que no vayan a escondidas a esta cumbre y hagan cualquier tipo de promesas que pasen por alto al parlamento y al pueblo. Les recuerdo que este fue el caso del pacto migratorio: Unas semanas antes de que se aprobara, incluso los directores de ARD y ZDF dijeron que ni siquiera sabían que se iba a aprobar un pacto migratorio. Es una locura, la televisión estatal supuestamente no sabía nada al respecto. Los medios de comunicación más importantes de Alemania no sabían nada del hecho de que unas semanas más tarde el gobierno iba a asumir compromisos de un pacto migratorio a nivel internacional. Eso no debe volver a ocurrir. El gobierno debe dejar claro cuáles son sus intenciones y lo que quiere representar.

Yo mismo he redactado una moción que se presentará aquí, en el Bundestag alemán, en las próximas semanas, que se titula claramente y sin ambigüedades: Ningún compromiso con el Gran Reseteo. Y se podría añadir: Preservar la libertad. La libertad de las personas, la libertad de la sociedad, ese es nuestro mayor y más importante activo. Y una sociedad libre requiere siempre un arraigo claro en esa sociedad. Eso y que las personas sean también libres. Tener acceso a todos los bienes necesarios para la vida y no depender de una asignación de una autoridad superior a la que entonces estaremos obligados a obedecer, sino que se puedan obtener todas esas cosas. Y, sobre todo, que tengan suficiente privacidad, que las personas estén protegidas y no prácticamente muertas y sometidas a una vigilancia total de facto. Les prometo que en el grupo parlamentario de AfD nos opondremos masivamente a este Gran Reseteo, a esta gran expropiación de nuestro pueblo. Presentaremos al gobierno esta cuestión y exigiremos un amplio debate en nuestro país antes de que el gobierno federal vaya a esta cumbre. Seguiremos informando. Seguiremos luchando para que nuestro país siga siendo una sociedad libre.