Pedro Baños es coronel del Ejército de Tierra y diplomado de Estado Mayor, actualmente en situación de reserva. Ha sido jefe de Contrainteligencia y Seguridad del Cuerpo de Ejército Europeo en Estrasburgo. Ha participado en misiones en Bosnia y Herzegovina (UNPROFOR, SFOR y EUFOR), y es hoy uno de los mayores - y mejores- coquitos en geopolítica, estrategia, defensa, seguridad, terrorismo, inteligencia y relaciones internacionales. Es autor de Así se domina el mundo, El dominio mundial y El dominio mental, su último y excelente ensayo.

El dominio mundial

Noble militar, de los poquitos que conozco, Pedro Baños. Él, como yo, posee la rocosa certidumbre de que la palabra clave es revolución. Y no rebeldía cívica, por favor, qué cursilada. Hoy, ante el horror que se avecina, cuatro benditas sílabas: re-vo-lu-ción. Y Pedro observa cómo se está evitando que todo estalle y detone y reviente. Sabe Pedro, que antes o después, a la gente se le terminará extinguiendo la paciencia, a pesar de que las ilegítimas autoridades pretendan tenernos entretenidos y también drogados, yonkarras digitales.

Agudísimo libro sobre manipulación mental, el arma de las élites. Programación Neuro Lingüística, claro. A lo que antes llamaban guerra psicológica ahora lo denominan, otro obsceno eufemismo, acciones de influencia. Antes, en las guerras, se conquistaban territorios. Ahora, mentes.  Violándolas, utilizando técnicas de control mental difusas, etéreas y/o impalpables. El auténtico imperio sobre las sociedades, el más enérgico, es el que se efectúa a través de la mente, sin coerción ni castigo físico alguna. El dulce y apetecible Leviatán. "Menos" represivo, más "persuasivo".

Desde que el mundo es mundo, manipulación del poder. Plurales mecanismos de control social, mental y espiritual.  Los métodos y medios empleados a lo largo de la historia mutaron. Proverbialmente se empleó la educación —civil y religiosa—, la propaganda o la difusión de bulos y rumores. Un ejemplo próximo de control y dominio social: el sistema de pago electrónico.

Cómo nos manipulan hoy

Hoy, el burdo entretenimiento de las masas. Volviéndonos cerditos consumistas (El viaje de Chihiro),  hábiles estrategias de neurocomunicación y neuromarketing, cual la "obsolescencia percibida". Y, desde luego, se manejan con sobreabundancia la manipulación mediática y las diversas formas de desinformación. Qué decir, en este sentido, de Maldita y Newtral. Y malditos parejos.

Y, sobre todo, el miedo. Si "el poder es capaz de inculcar en las poblaciones un temor tal a cierta amenaza, haciéndole creer que tiene el potencial de afectar de modo estructural, cuando no existencial, a su modo de vida, pocos ciudadanos se resistirán a la imposición de las más estrictas medidas de seguridad". Incluso cuando les restrinjan, o incluso les capen, derechos que hasta entonces habían estimado irrenunciables y, por tanto, muy arraigados. Indefinidamente.

El dominio mundial, geopolítica de la mente. Gran escritor, Baños. Mejor tío. En fin.