La Escuela de Fisioterapia de la ONCE lleva años formando a numerosos estudiantes ciegos. Sus alumnos han ido rompiendo barreras en diferentes ámbitos pero desde este curso, a la lista de pioneros, se ha unido Jota. Su nombre completo es José Luis García Serrano, de 34 años, pero es conocido como Jota, el paratriatleta. Su palmarés más reciente es el título de Campeón de España de 2017, un título que se le había resistido los últimos tres años en los que se había quedado a las puertas del oro. Pero antes de lograr pasar la barrera del segundo puesto, Jota cruzó la puerta del Erasmus Practicum.

Jota se quedó totalmente ciego en 2011. Un par de años después empezó la carrera de Fisioterapia. Actualmente está en cuarto curso, mientras sueña con alcanzar los Juegos Paralímpicos de Tokyo 2020. Pero esta temporada la está afrontando de manera diferente. A su novia le surgió la oportunidad de ir a trabajar a La Haya. Y Jota pensó: ¿y si me voy con ella?. Preguntó en la Escuela, centro adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid sobre la posibilidad de hacer un Erasmus Practicum, irse a hacer prácticas de fisioterapia a Rotterdam y le dieron el visto bueno: "No lo ha hecho nadie de fisioterapia, pero adelante". 

"La peculiaridad del Practicum es que tú te tienes que buscar todo y tenía que buscarme la clínica. En julio me fui tres semanas a Holanda sin éxito. Mandé currículums a diario, pero sin suerte. Hasta que decidí recurrir a las redes sociales. Fue increíble. Publiqué un post en Facebook contando mi situación y empèzó a contestar mucha gente, con varias ofertas", explica Jota en LaLiga4Sports. Al final, comenzó a trabajar en una clínica de un neozelandés y un californiano en La Haya. Trabaja dos o tres días a la semana y el resto del tiempo recibe clases de inglés y prepara la próxima temporada. En mayo empiezan las competiciones y en octubre se anunciará qué modalidades de triatlón serán paralímpicas en Tokyo 2020. Si la modalidad de Jota es la elegida, el español quiere estar preparado y bien colocado en el ranking para afrontar el año preolímpico de 2019 con plenas garantías. 

A Holanda viajó con todo. El tándem, las equipaciones, el material... "Me puse en contacto con una Asociación de Ciegos y ellos me pusieron en contacto con un catalán que vive aquí, con el que salgo a correr los sábados. Para el ciclismo, fui a una cafetería típica hipster de aquí, me hice un par de amigos y desde entonces salimos a rodar. Y para nadar no necesito a nadie. Al final, consiste en moverse un poco. Nadar, montar en bici y correr es igual en cualquier parte del Mundo". 

En diciembre volverá a casa por Navidad, para examinarse, para afrontar el TFG y acabar la universidad. Se le acaba el Practicum, pero no sus entrenamientos. En Madrid continuará con su preparación, esperando que en octubre llegue la confirmación oficial de que su modalidad es Paralímpica y que Tokyo2020 puede ser una realidad.

FUENTE:  LaLiga4Sports