La pandemia ha provocado en España el mayor desplome económico desde el final de la guerra civil aunque desde los medios afines al gobierno comienzan a darse noticias festivas en torno al final de la crisis. El FMI estima un crecimiento para España del 5,7% de PIB para 2021, pero siempre hay un pero, nada se habla del número de vacunados que justifican el freno a la pandemia y, en su caso, la recuperación económica tan urgente como necesaria.

Desde que comenzó la campaña de vacunación en nuestro país sólo se han vacunado, doble dosis, 1.412.319 personas lo que pone en evidencia que vamos rematadamente mal. La economía española se está convirtiendo en un gran casino donde unos ganan mucho y otros pierden todo.

Al paso que vamos no salvamos el verano y el sector de la hostelería y turismo que justifica el 15% de nuestro PIB, desaparecerá de manera dramática.

Ya no se estilan las columnas periodísticas reflexivas, lo que ahora se lleva son los titulares de digestión rápida pero yo me resisto a las noticias enlatadas y a las silenciadas en los sótanos políticos del gobierno.

El punto chulo del artículo mío de hoy, si lo tiene, persigue que usted, como lector de El Correo de España, haga una operación matemática sencilla: Si en 10 semanas de vacunación tenemos 1.412.319 vacunados, ¿cuánto tiempo tardaremos en tener cubierta la ansiada cifra del 70% para que produzca efecto rebaño y la seguridad sanitaria sea realidad?

No caben ya excusas envueltas en maloliente sinsentido ni argumentaciones vestidas con diferentes nombres de vacunas.

Basta ya de mamoneo y populismo, basta de zonas de penumbra, para hacer la sencilla operación matemática que les sugiero no hace falta mascarilla. Los medios y voceros que emiten información trucada y trufada de retórica fatua que digan, claramente, ¿cuándo llegaremos al paraíso del 70%? ¿Cuándo nos pareceremos al resto de Europa?

A mi las cuentas que me salen, sencillamente, no me dejan tranquilo.