La última encuesta del CIS es de auténtica broma. España vive un momento político difícil y protagonizado por la crispación constante. Los ciudadanos perciben esos choques y más de un 80% describen la situación como bastante o muy crispada, tal y como reflejan los datos del barómetro de febrero del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Uno de cada dos españoles entrevistados considera que el principal foco generador de dicha crispación son los políticos y sus formaciones. Entre ellos, destaca el estudio, hay un político y un partido sobre el que cae el foco de la tensión y el malestar: más de uno de cada cuatro (26,2%) sitúa a Santiago Abascal como el máximo generador de crispación; y un porcentaje algo mayor (27,9%), a su partido Vox.

En tercera posición, y tras la opción que señala a todos los líderes y partidos como responsables por igual (22,2%), uno de cada cinco españoles sitúa como principal elemento de crispación a Pedro Sánchez (20,7%).

Muy lejos quedan el líder de la oposición, el popular Pablo Casado (9,6%); y el vicepresidente segundo del Gobierno de coalición y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias (7,4%).

El 11% de los entrevistados situan a las formaciones independentistas como foco principal de crispación. Sin embargo, el líder independentista y president de la Generalitat, Quim Torra, sólo es percibido como generador de crispación política para un 1,7% de los encuestados.