Se propongan lo que se propongan lo harán, viendo a esta sociedad en un estado comatoso y cercano a la muerte, el éxito de la destrucción total de la Patria es un hecho. Ya a muy pocos nos duele España. Ya no hace falta que este Frente Popular que padecemos reactive su maquinaria asesina de chekas y paseos que aterrorizaron al pueblo en la década de los años 30 del siglo pasado.

No hace falta porque los que fuimos, por ejemplo, con la camisa azul, esa que tanto detestan los piojosos drogatas comunistas que por no saber leer confunden a Marx, Carlos con el genio de Groucho y dentro de su idiocia vomitan bilis de odio y rencor, como digo, los que fuimos a ese simulacro de papeletas y urnas entregamos nuestro NO a la Constitución y a todo lo que encerraba el concepto traidor y revanchista de la reforma política pilotada por un Rey borracho, putero y perjuro y por un canalla traidor, anterior jefe del Movimiento más nocivo para España que aquel Alcalá Zamora, estratego y gran causante de dinamitar la Republica, entregándola cobardemente a un Frente de izquierdas golpista, sovietizado y criminal que provocó la guerra civil, como todos sabemos. 

Digo que ya no hace falta que la izquierda se ponga otra vez el mono azul y la pistola al cinto porque ya quedamos pocos que defendamos la unión de la Patria, la religión y la familia. El derecho que protege la vida y respeta a los no nacidos Nos vamos muriendo y con nosotros ese mensaje de amor a España que nos enseñó el Jefe. Ese levantar nuestra casa común codo con codo con mucho sacrificio y trabajo que nos inculcaron con su ejemplo diario nuestros padres y nuestros abuelos, que fue semilla y fruto de una España unida, grande y libre, todo eso se perderá  definitivamente con nuestra generación cuando el último de nosotros entregue su alma a Dios.

No existe ni esperanza, ni lo que es mucho peor, reacción para salvar este disparate que han consentido con sus votos una sociedad cada vez más manipulada y enferma. Sus leyes disolventes arrasan lo poco que queda. Todo vale en su odio y todo se consiente. Tienen la sartén por el mango. Los nietos asesinos de aquellos que fusilaron y dinamitaron El Sagrado Corazón del Cerro de los Ángeles han profanado la tumba de Franco y profanarán también la de José Antonio y ni siquiera la Iglesia farisea que calló con el escarnio del Generalísimo dirá nada cuando estos indeseables perturben el sueño eterno de nuestro JEFE. Volarán la Cruz del Valle de los Caídos y echaran con escarnio y emitido por televisión a los frailes que lo custodian y rezan incluso por ellos. Nadie hará ni dirá nada. 

Una hoja de ruta siniestra está funcionando a toda máquina desde hace ya demasiado tiempo. Les estamos permitiendo que acaben con nosotros y los únicos que nos pueden salvar solo están no para cumplir las leyes y salvaguardar el orden y la unidad de la Patria que tienen encomendada, sino para ejercitar un absurdo quehacer de ONG vergonzosa con horario de funcionarios y agusanada vergüenza ¿Queda alguien con un mínimo honor allí?