Humildad es la palabra que mejor define a Los Cien Balcones. Un restaurante familiar situado en Paseo del Rey que transmite cercanía, buen ambiente, amabilidad, excelente atención y sobre todo, humildad. Y además, se come de lujo y a un precio económico… ¡qué más se puede pedir!

 

vista_cien_balconesSu dueño, Carlos Alberto, abrió este negocio hace casi dos años. Era una idea que venían gestando desde hacía tiempo, cuya filosofía estaba clara: convertirse en un punto de referencia dentro de la gastronomía madrileña pero siempre destacando la humildad por encima de todo. Al final lo han conseguido. El restaurante no destaca por sus lujos sino por los pequeños detalles, una decoración cuidada, un trato cercano, una comida casera y abundante, en definitiva, un lugar al que acudir para pasar un buen rato mientras se disfruta de una deliciosa comida.

CARLOS_ALBERTO

La amabilidad de Carlos, siempre atento tras la barra, sugiriendo platos, dando la bienvenida a un público de lo más variado, ayudando a camareros y cocineros, controlando todo y haciendo que los clientes se sientan como en su propia casa es un claro ejemplo de la filosofía de Los Cien Balcones. Por el local desfilan trabajadores, gente de a pie, empresarios, editores, concejales de distintos partidos políticos, actores, representantes… en definitiva, y tal y como describe Carlos, amigos.

CIEN_BALCONES2

Como él mismo subraya, es un restaurante de comida de mercado en el que cada día de la semana tienen una especialidad distinta según cómo esté el mercado de ese día. Por ello, Carlos recomienda a sus clientes elegir el menú del día, ya que son platos caseros, mediterráneos, variados, elaborados en el día, a un excelente precio (10,90€) y muy abundantes. Salmorejo, Patatas con Pulpo, Arroz con verduras, dorada o secreto ibérico es la opción para un día cualquiera. El único plato fijo que prepara a diario el cocinero, Juan Carlos  Huertas, es arroz, eso sí, cada día en una variedad distinta: Arroz con verduras, paella, arroz negro, arroz con pulpo, con marisco, etc.

CIEN_BALCONES

Y para acompañar qué mejor que un buen vino o una buena cerveza. Además de los tradicionales Riojas, Tempranillos, Ruedas o Albariños tienen algunos muy especiales para los paladares más exigentes. Ejemplo de ello es el Cojón de Gato, de Somontano, o el Honoro Vera, de la Denominación de Origen Calatayud, que en 2013 fue elegido para servir a los 1.500 invitados en la cena posterior a la entrega de los Óscar. Otro ejemplo es la gran variedad de cerveza que tienen fuera de las más comunes. Podemos degustar cerveza de trigo, negras, con especias aromáticas, con esencia de regaliz, cítricas o afrutadas como la IPA (Indian Pale Ale), La Goudale, la Ámbar CaesarAugusta o la Ámbar negra, entre otras. Estos son los detalles que dan personalidad a Los Cien Balcones.

CIEN_BALCONES1

Abren a las 7:15 de la mañana para ofrecer desayunos en los que incluyen bollería hecha por ellos mismos. Saben la hora a la que abren, pero nunca a la que cierran. Y es que, además de dar desayunos, comidas, cenas y servir cafés, cañas y copas a cualquier hora, también ceden su espacio para presentaciones de libros, exposiciones, grabación de programas, cenas de empresas, degustaciones, fiestas privadas o cualquier evento que se preste.

IMG_1909

Situado en una de zonas más privilegiadas de Madrid (Paseo del Rey, 10), entre el Templo de Debod y Madrid Río, pronto se convertirá en un punto de referencia y una parada obligada para los miles de espectadores que acudan al Gran Teatro Príncipe Pío, visible desde los ventanales de Los Cien Balcones. Y es que el empresario Luis Álvarez, junto a Santiago Segura y José Mota están inmersos en un proyecto en el que convertirán este espacio de 7.000 metros cuadrados en un “referente mundial” a nivel de entretenimiento, restauración y educación. La Estación. Gran Teatro Príncipe Pío será el nombre de uno de los recintos teatrales más modernos de España que, sin duda, beneficiará a Los Cien Balcones.

Desde Sierra Norte Digital os recomendamos que visitéis este restaurante familiar que no dejará indiferente a nadie.