Almudena Negro Konrad es periodista especializada en comunicación política y pensamiento lateral disruptivo. Diputada del Partido Popular en la Asamblea de Madrid, portavoz en la Comisión de Control de Radio Televisión Madrid. Secretaria de Comunicación Interna del PP de Madrid. MBA y Máster en Marketing Digital y E-Commerce. Ha colaborado con numerosos medios de comunicación. Ha sido Responsable de la Comunidad Digital del diario LA RAZÓN y miembro de su Comité de Dirección Digital.

¿Cómo valora la gestión del PP de la crisis en la Comunidad de Madrid?

Podría parecer partidista, pero es mi opinión sincera: creo que tanto la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, como los alcaldes populares en la Comunidad, empezando por Martínez Almeida, han demostrado que el PP es el partido de las soluciones. Especialmente la presidenta, que se puso al frente de la gestión ya desde enero en que constituyó el Consejo de Expertos para el Nuevo Coronavirus, y que ha ido llevando por el ronzal al presidente del gobierno, Pedro Sánchez. Ayuso cerró los centros de ocio de mayores y colegios mientras el gobierno socialista aún titubeaba noqueado, sin saber cómo responder a la pandemia. Mientras que el gobierno se dedicaba a importar mascarillas defectuosas o test que no son fiables, Ayuso consiguió traer aviones cargados con toneladas de ayuda sanitaria en perfecto estado, y sin recurrir a intermediarios ni haber provocado un solo escándalo. Creo que esa magnífica gestión, que ha sido posible gracias la colaboración público-privada, es lo que le está costando ser la diana de la izquierda. No soportan los modelos de éxito. Van a ir a por ella.

¿Cuál ha sido su papel como diputada?

Como diputada he podido hacer más bien poco, ya que se cerró el parlamento, pero he estado colaborando con mi grupo en las materias que me competen. Como portavoz adjunta de Turismo he tenido reuniones telemáticas con el Director General y la Consejera. He estado siguiendo muy de cerca Telemadrid, como portavoz de la Comisión de Control. Y también he estado atenta a los problemas sociales, especialmente de La mujer, como portavoz adjunta. También como diputada he hecho labores de voluntariado. Aunque esto último prefiero guardármelo para mí. Pero sí quiero contarte que los diputados del PP han estado haciendo voluntariado: desde repartir comidas, a llevar ayuda humanitaria, haciendo llamadas telefónicas de acompañamiento a mayores… No hemos parado en estos días.

Como Secretaria de Comunicación Interna del PP de Madrid he estado coordinando la información que llegaba desde las diferentes Consejerías con la Vicesecretaria de Comunicación, Ana Millán. Y, gracias a un equipo estupendo (Reyes, Rodri, Raúl, Carlos, Juan, César, Alejo, Alejandro, Alicia, María José y Félix) hemos estado elaborando argumentarios internos acerca de los temas más diversos que se te puedan ocurrir.

También he estado rebatiendo los bulos de la izquierda en redes sociales, dando entrevistas o escribiendo artículos. No sé, calculo que he estado trabajando entre 9 y 12 horas diarias desde que comenzó la crisis. Vamos, lo habitual.

A nivel de alcaldía también ha sido muy alabada la labor del alcalde Martínez Almeida...

Es que tenemos un alcalde de Madrid que es estupendo. Fíjate, yo le conocí aún estando yo como periodista de La Razón, cuando vino a participar en un debate online que organizamos en el periódico. Y me pareció lo que es: un tipo estupendo, con las ideas clarísimas, una cabeza privilegiada y un gran gestor. Es un fuera de serie. Madrid es muy privilegiada al tener al frente de Ayuntamiento y Comunidad a quienes tiene. Por cierto, apuestas personales de Pablo Casado que fueron muy contestadas en su día por algunos. No sé qué dirán hoy, cuando el acierto en ambos casos es más que evidente.

Contrasta con una gestión de la pandemia del gobierno central que según los analistas (y el sentir de muchos españoles) ha dejado mucho que desear...

Bueno, es que lo del gobierno ha sido y sigue siendo un desgobierno absoluto. Primero, porque siendo los responsables de gestionar las alertas supraautonómicas, estuvieron ignorando decenas de alertas de la OMS y la UE. Querían celebrar el 8-M como fuera. Mientras internacionalmente se nos pedía distanciamiento social, no celebrar eventos masivos o, lo que es gravísimo haber omitido, aprovisionarnos de material sanitario ante un posible desabastecimiento, el gobierno del PSOE estuvo mirando hacia otra parte. Salvador Illa, que es la marioneta del PSC en el gobierno, un filósofo que pensaba que iba a pasar sin pena ni gloria, el 11 de febrero, pese a haberse declarado el 31 de enero la pandemia y llegar las alertas de la OMS, hablaba de la importancia de… la Ley de Eutanasia. Lo mismo, por cierto, hacía Pedro Sánchez. Cuando se canceló por el COVID-19 el ‘World Mobile Congress’ de Barcelona, dijo que no se había cancelado por razones de salud pública. También mintieron a este respecto Calvo y Calviño. El 26 de febrero, con 16 casos ya diagnosticados, decía su ministerio que al llegar a una zona de riesgo como China o Italia, se podía hacer vida normal. El 3 de marzo, con 1 muerto y 169 diagnosticados, Illa habla en unos premios sanitarios de la perspectiva de género aplicada a las políticas de salud. Lo del gobierno ha sido y es todo demencial. Un desgobierno completo. Mira, de las muertes por coronavirus solo hay un culpable, que es “el bicho”. Pero también hay un responsable, que es el gobierno de España. Un gobierno pirómano que echó gasolina al fuego del coronavirus.

Y con muchas mentiras y puntos oscuros, que tarde o temprano se tendrán que desvelar...

Cada día nos levantamos y leemos en los digitales supuestos nuevos escándalos alrededor de la gestión del gobierno. Desde las mascarillas defectuosas compradas a una empresa sin licencia que han podido costar vidas de sanitarios, pasando por las comisiones pagadas a intermediarios. Por ejemplo, lo de la ‘pasta’ que se ha llevado la empresa catalana InterPharma por traer test rápidos que no sirven para nada. O lo de los respiradores comprados a través de una empresa sin empleados, pero vinculados a un ex alto cargo del PSOE. Todo esto debe de conocerse. Creo que lo conoceremos.

Pero el escándalo más grave es la vulneración del derecho de todos los españoles. Yo soy de quienes piensan que el gobierno ha excedido claramente las competencias que le otorga una declaración de estado de alarma, en cuanto a la restricción de las libertades de los españoles. Creo que estamos ante un estado de excepción. Y lo considero muy peligroso, dado el giro autoritario del PSOE y Podemos.

El uso que están haciendo de los medios de comunicación públicos, de TVE a EFE, es escandaloso. Han perdido la vergüenza y mostrado una cara autoritaria muy peligrosa. ¿Qué concepto jurídico es ese del “estrés social y quiénes son ellos para ordenar la investigación de ciudadanos en redes sin autorización judicial? Este gobierno no hay por dónde cogerlo.

En una situación así proliferan mucho los bulos, llamados ahora fake news, el problema es que el gobierno solo censura en una dirección y persiguiendo toda crítica a su gestión....

Los bulos han existido siempre, solo que los cursis ahora los llaman Fake News. Mira, la guerra de Vietnam la estaba ganando militarmente EE.UU., pero la perdió por la propaganda. Porque eso son las fake news: pura y dura propaganda. A mí de todo esto lo que me preocupa, máxime en una sociedad de la información como la nuestra, es cómo se están comportando los medios de comunicación y las redes sociales. Hay un clarísimo sesgo partidario. La izquierda está repitiendo con las redes lo mismo que hizo con los medios de comunicación. Por no hablar de voceros mediáticos, de esos que llamaban alarmistas a quienes alertaron del coronavirus.

El problema que está teniendo la izquierda es que el relato no les está funcionando. Y no les está funcionando porque lo basan todo en mentiras, han vuelto la espalda a la realidad. Hasta tal punto que el PSOE no quiere decretar luto nacional por los más de 22.000 fallecidos. Es como si quisiera tapar el sol con un dedo. Eso no funciona.

Redondo es un bluff. ¿Sabías que fue el inventor del “PP pop” vasco, esa idea con la que comenzó la debacle del PP vasco? Creo que Redondo funciona cuando todo va bien. Pero que no ha sabido enfrentar la crisis y ha llevado a Pedro Sánchez a cometer errores que ya veremos si no le cuestan a medio plazo la presidencia.

Lo de Más Madrid contra Díaz Ayuso, eso ya es para nota. Su portavoz se dedicaba a criticar a la presidenta mediante notas de prensa al tiempo que llamaba por Instagram a jugar en la Playstation al FIFA. No hace más que mentir. Se ha llegado a inventar que la presidenta no quería celebrar el pleno que ha tenido lugar hoy.

Los bulos que debería de estar persiguiendo la policía, y me consta que así es, son los bulos que están haciendo correr los estafadores por las redes para enriquecerse. Unos delincuentes que aprovechan siempre los momentos de miedo e incertidumbre. Como esos correos electrónicos que te prometen vacunas contra el COVID pinchando en tal o cual enlace o a cambio de dinero. El ransomware (clicas en un correo y te encriptan el ordenador o el móvil y te piden dinero por liberarlo) está disparado. Pero también el pishing, la suplantación de identidad… eso es lo que hay que perseguir.

¿Qué supone para usted prologar el libro de SND Curiosidades del archivo parroquial de Braojos de la Sierra?

Un honor y un ejercicio memorístico. Me ha obligado a hacer memoria de aquellos tiempos. Pero también ha sido un honor porque creo que es un libro muy bien documentado y escrito, que recoge a través de sus páginas una buena parte de la historia de España.

¿Guarda buenos recuerdos de su época de alcaldesa?

En mis años como alcaldesa, aprendí muchísimas cosas que me sirvieron para seguir adelante. No solo de municipalismo puro y duro, sino también de gestión de capacidades humanas. Aquello, uff, hace tanto ya, me cogió quizá demasiado joven, pero con el paso de los años lo cierto es que cada vez me doy más cuenta de la escuela de aprendizaje que fue. Lo recuerdo con muchísimo cariño. Sigo manteniendo una magnífica relación con Ricardo Moreno, su alcalde. Por cierto, a Braojos no ha llegado el COVID-19. Es una magnífica noticia.