Juan José Liarte es abogado con 24 años de ejercicio profesional, copropietario del bufete Forum de Cartagena. Doctor honoris causa por el instituto mexicano de victimología y jurista emérito de la abogacía colombiana. Dirigió el departamento jurídico de Polaris desarrollo SL en Murcia y la implantación en Osaka de la mercantil Canora Intercom SL. Padre de dos hijos y actualmente presta servicio como portavoz parlamentario del grupo Vox en la Asamblea Regional de Murcia.

En esta entrevista en exclusiva para El Correo de España nos cuenta al detalle las principales irregularidades que ha visto en el partido.

Una de las cosas más graves que usted denuncia de Vox es el fraude en las primarias de toda España, designando el partido a dedo los candidatos que debían ser elegidos.

Lo realmente grave no es que el aparato de organización señalara a dedo a las personas que tenían que ganar las primarias en cada provincia, sino las tácticas usadas para ello; administración desleal de los presidentes de las gestoras, utilización indebida de los recursos del partido, coacciones, acceso a listados de afiliados reservado a los candidatos que contaban con el apoyo del partido. Se han presentado denuncias por estos hechos en muchas provincias diferentes, y el modus operando es siempre el mismo.

También es grave el hecho de descubrir a un topo entre sus trabajadores que desde el ordenador de la asamblea creaba perfiles falsos de ustedes en su tiempo de trabajo...

Esta persona no sé si era más delincuente o más tonto, porque mira tú que cometer un delito a través de un ordenador que usan también otras personas y no vaciar la papelera de reciclaje con las pruebas…Pues en fin, no requiere muchos comentarios más.

Lo cierto es que estaba cobrando dinero público para ayudar a los diputados de VOX, pero en realidad tenía órdenes de trabajar contra ellos usurpando sus cuentas en redes sociales y tratando de desprestigiarlos, Las pruebas están ya en el juzgado de instrucción.

Saltaron las alarmas cuando desde el partido les piden a los miembros del grupo parlamentario los poderes y la firma digital para que puedan disponer del dinero y además bajo responsabilidad de ustedes.

Esa fue la primera alarma que nos puso sobre aviso sobre las técnicas que el partido usaba para controlar férreamente a los cargos electos y burlar la constitucional prohibición del mandato imperativo sobre los mismos. Mediante esos poderes y la entrega de la firma digital consiguieron que los diputados fuéramos rehenes del partido; hasta que decidimos poner fin al abuso.

Para informar de estas irregularidades envían una carta a Abascal vía notarial y se filtra la carta a la prensa y para colmo les acusan de filtrarla ustedes para hacer daño al partido...

Cuando decidimos pedir una entrevista a Abascal para contarle todos los abusos que estaba haciendo la gente de Organización temíamos –y ahora estoy seguro que con buen criterio- que Organización dispondría inmediatamente del dinero de las cuentas del grupo parlamentario para responsabilizarnos a nosotros. La destrucción total de quien no se somete es seña de identidad de Vox y para ese momento ya lo habíamos aprendido.

Remitimos una carta a Abascal y el borrador de la misma a Ana Vega, de Vox Alicante, pero fue filtrada a la prensa por Organización y nos imputaron a nosotros la filtración como excusa para expulsarnos. Hay grabada una conversación con el periodista que demuestra que no fuimos nosotros. Esa grabación está en poder del juez también.

Abascal no solo no les atiende, sino que los expulsa...

Vox fue la fuerza política mas votada en Murcia, tras una campaña electoral que hicimos nosotros. A la semana siguiente fuimos cesados, mis compañeros del CEP y yo como vicesecretario jurídico.

Gestoso y Antelo quieren disolver el grupo parlamentario, haciendo el ridículo pues es algo que va en contra del reglamento de la Cámara. Marta Castro vuelve a insistir quedando en evidencia que no se ha leído el reglamento.

Poco después de la apertura del expediente de expulsión y antes de que el comité de garantías lo resolviera, el diputado Luis Gestoso y el presidente de Murcia Antelo se presentaron en la Asamblea Regional a pedir la disolución del grupo parlamentario. Como son personas que carecen de conocimientos jurídicos suficientes ni se les pasó por la cabeza leer primero el reglamento de la asamblea; aún resuenan por los pasillos del edificio las risas de los diputados de los demás partidos cuando la letrada general y el presidente de la asamblea los pusieron en su sitio.

Mas allá de los aspectos cómicos, esa visita, que quedo documentada en prensa, evidencia que la decisión de expulsarnos había comenzado a ser ejecutada antes de que se resolviera el expediente de expulsión: ese es el respeto a la ley y la verdad que hemos encontrado en el partido de Abascal. No contentos con el ridículo que he contado, poco después vino Marta Castro, vicesecretaria jurídica nacional, a intentarlo de nuevo. Esta vez ya ni siquiera hizo gracia a nadie.