Artículo de opinión de Andreas Unterberger publicado en su blog,  (el blog político más visitado de Austria), y posteriormente en Ungarnreal y varios medios internacionales. Andreas Unterberger es un conocido periodista austríaco.

¿Dónde hay más democracia y estado de derecho? ¿En Budapest o en Bruselas y sus alrededores? “¡Qué pregunta!”, responderían tanto los principales medios de comunicación como la mayoría de los parlamentarios de la UE. El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha sido demonizado por ellos durante años como una especie de dictador. Por supuesto, los hechos dicen lo contrario.

Sin embargo, en algunos lugares el odio a Hungría llega tan lejos que el jefe de gobierno holandés incluso recomienda públicamente al país europeo que abandone la UE. Sólo se puede decir: ¡los Países Bajos de todos los lugares! Después de todo, este país está considerado un centro europeo del tráfico de drogas y un lugar particularmente peligroso por el crimen organizado. ¿No deberíamos quizás recomendar a los Países Bajos que se vayan? En cualquier caso, fue en los Países Bajos, no en Hungría, donde hace tan solo unos días un periodista fue asesinado a tiros en la calle después de que su investigación se acercara demasiado a una banda de delincuentes. Donde un político de derechas fue asesinado. Donde un cineasta crítico con el Islam fue asesinado. Cada uno con motivos ideológicos. Los asesinatos políticos (con participación socialista) también se han dado en Malta y Eslovaquia, pero no hay nada ni remotamente comparable en Hungría.

Quizás los políticos austriacos también deberían reflexionar sobre si su propio país, a diferencia de Hungría, sigue siendo un Estado de derecho. La actividad ideológica de una parte de la fiscalía, por ejemplo, hace dudar cada vez más de ello. Asimismo, el gran aumento de la delincuencia de los inmigrantes ha disminuido claramente el derecho a la seguridad de los ciudadanos de este país, incluso de las niñas de 13 años. Y es claramente un fracaso de la política y del sistema judicial que, entre todos los países de la UE, Austria se haya convertido en el cuarto país con más inmigrantes injustificados (por detrás de tres estados pequeños).

Mientras los agitadores de Europa Occidental persiguen continuamente a Hungría y le niegan la condición de país democrático, allí existen al menos rudimentos de democracia directa mayores que en nuestro país: El gobierno de Budapest pide regularmente la opinión de la población en “diálogos políticos” que se asemejan a un referéndum. Ciertamente, esto está todavía muy lejos de una verdadera democracia directa, en la que los propios ciudadanos pueden forzar un referéndum sobre cualquier ley presentando un número suficiente de firmas, como en Suiza. Pero en cualquier caso, el modelo de diálogo húngaro va mucho más allá que todos los modelos de democracia de Europa Occidental, donde una élite gobernante político-mediática no quiere ceder ni un milímetro de poder de sus manos, sino que, por el contrario, quiere conseguir aún más.

Uno no puede sino sacudir la cabeza ante la indignación de varios políticos y medios de comunicación de Europa Occidental por una nueva ley húngara que prohíbe la exhibición pública de la homosexualidad. Afirman que es una “vergüenza” y una violación de los “valores europeos”. Cada vez es más repugnante lo que se saca constantemente del cajón como supuestos “valores europeos”. Al fin y al cabo, las representaciones homosexuales también estaban prohibidas en la mayoría de los demás países, al menos en las décadas fundacionales de la UE. Y nunca hubo una decisión formal de que tales representaciones se hubieran convertido en un “valor europeo”. Además, más allá de la Convención de Derechos Humanos, que fue adoptada antes de la fundación de la CEE/CE/UE y que nunca ha sido modificada en este sentido, nunca ha habido nada en absoluto que pueda calificarse de lista de estos ominosos “valores”. Más bien, la palabra “valores” se ha convertido en un vocabulario totalmente indefinido en la propaganda de las campañas políticas, utilizado arbitrariamente para desacreditar y difamar a los adversarios políticos.

En cambio, para muchos europeos, aunque desgraciadamente cada vez menos para los políticos y los medios de comunicación, lo que Orbán lleva haciendo desde hace años es un compromiso precisamente con lo que ellos mismos entienden como valores europeos: Las innumerables leyes que ha impulsado (con un efecto demostrable en la natalidad húngara) promueven las familias, es decir, las parejas con varios hijos. Otras leyes húngaras han hecho que el país tenga los tipos impositivos más bajos de Europa. Hungría es el único país de la UE que ayuda específicamente a los cristianos perseguidos en otros continentes. Sin embargo, ha sido una chapuza de Orbán colocar legalmente los párrafos que prohíben las representaciones homosexuales cerca de otros párrafos que combaten la pedofilia. Después de todo, hay muchos heterosexuales que directa o indirectamente abusan de los niños. No obstante, es un hecho que el 70% de los húngaros piensa que esta ley es correcta. Por lo tanto, la reacción excesiva de las autoridades de la UE a la nueva ley resultará ser una gran ayuda electoral para Orbán.

Orbán sabe que un político de éxito en una democracia siempre necesita un oponente con el que enfrentarse, alguien cuyas acciones lo hagan apto para el papel de enemigo. Durante mucho tiempo, George Soros ha aparecido como un enemigo de este tipo, patrocinando muchas asociaciones pro-migración y anti-Orbán. Y ahora la presidenta de la Comisión de la UE se ha convertido en otra.

Resulta francamente deliciosa la acusación adicional de que el gobierno húngaro es un “enemigo de la libertad de prensa”. Porque el hecho es que en Hungría hay muchos medios de comunicación que critican a Orbán, tanto en formato electrónico como en papel. Sus comentarios críticos también se citan regularmente en los periódicos occidentales, por los mismos periódicos que al día siguiente hacen suya la afirmación de la asociación de izquierda radical “Reporteros sin Fronteras” de que la libertad de prensa está desapareciendo en Hungría. Ciertamente, los periódicos de la oposición reciben menos anuncios de las empresas que apoyan a Orbán. Pero es realmente una hipocresía repugnante cuando esta acusación se hace también desde Austria sin añadir al mismo tiempo que las cosas son mucho peores en este país. Esto es particularmente evidente en el comportamiento del Ayuntamiento de Viena, que ha financiado, con diferencia, la mayor cantidad de anuncios de corrupción en los últimos años (es cierto que más tarde los políticos de todos los demás partidos también participaron en el soborno de los medios de comunicación, aunque de forma algo más moderada). Algo que también puedo confirmar yo mismo y perdónenme una breve inserción personal: en el Ayuntamiento de Viena, en los dos periódicos en los que fui redactor jefe, se les dijo a los respectivos encargados de la publicidad de forma casi idéntica: “Mientras Unterberger sea redactor jefe, no conseguirán nada”. (Por supuesto, ambos periódicos iban tan bien en cuanto a su tirada que esto se podía dejar de lado. Sólo cuando Horst Pirker y Werner Faymann llegaron a los respectivos puestos de propiedad, me dieron la patada por razones ideológicas obvias. Demostrablemente, con un detrimento económico enorme de ambos periódicos).

De vuelta a Hungría., la acusación a Viktor Orbán de ser un enemigo de la libertad de prensa se ha vuelto especialmente extraña en los últimos días: Orbán ha resumido en siete puntos sus propuestas sobre la nuevamente proclamada reforma de la UE, que ha querido comunicar como anuncio en varios periódicos europeos. Sin embargo, ¡no menos de 20 periódicos europeos se han negado a aceptar el anuncio de Orbán! Esto es absolutamente indignante. No sólo porque el rechazo de un anuncio pagado es una contradicción grotesca con el hecho de que casi todos estos periódicos están en apuros económicos y exigen constantemente más dinero de los impuestos a sus Estados. Pero también porque contradice la esencia de cualquier información correcta si no se permite que alguien a quien se ataca casi a diario, incluso como anunciante de pago, presente su propio punto de vista al menos una vez sin impedimentos. Sin que haya nada delictivo en el contenido. El anuncio no se refería a la homosexualidad, tan defendida por la corriente liberal de izquierda. Se trataba de la reforma de la UE. Por supuesto, fue acertado que otros periódicos europeos, como el “Presse” de Austria, aceptaran el anuncio. Pero, por supuesto, la dirección de este periódico, antaño burgués, se vio probablemente sometida de nuevo a tanta presión por parte de sus comisarios políticos internos que al día siguiente publicaron una sección de odio e incitación antihúngara de tres páginas en la parte superior del periódico.

Pero también es mendaz y enfermizo que desde la ORF (compañía de radiodifusión pública de Austria) hasta dos eurodiputados del ÖVP (Partido Popular) no trataran las propuestas de Orban de forma fáctica y sustantiva, sino con el hecho de que estos anuncios fueran “a costa del contribuyente húngaro”. ¡Qué infame es esta acusación! Al fin y al cabo, todos los gobiernos europeos, y la propia UE aún más, gastan constantemente mucho dinero en autopromoción de una u otra forma. Esta acusación de los diputados austriacos es doblemente infame. Al fin y al cabo, el gobierno federal ha gastado recientemente mucho dinero de los contribuyentes en anuncios a gran escala, cuyo contenido, sin duda, no siempre respondía a una necesidad urgente de información, por ejemplo, cuando se limitaba a la palabra “gracias”.

En cuanto al contenido, el anuncio de Hungría era un llamamiento a seguir cosechando éxitos económicos conjuntos y a la admisión de Serbia en la UE. Al mismo tiempo, era un claro rechazo a la migración, a la evolución de la UE hacia un superestado europeo y a la idea, hasta ahora válida, de una unión “cada vez más estrecha”. Orbán quiere conceder más derechos a los parlamentos de los distintos Estados y, a cambio, restar poder al Parlamento de la UE en cierta medida. Aunque uno u otro detalle es ciertamente digno de ser discutido, no puede haber dudas: Muchos europeos simpatizan con las intenciones de Orbán.

Sin embargo, llama la atención que en el anuncio sólo exija la admisión de Serbia y no también la de los otros “Estados de los Balcanes Occidentales”, es decir, Albania, Kosovo, Bosnia, Macedonia y Montenegro (como sí habían exigido hasta ahora Hungría y Austria). Posiblemente se trate de una referencia oculta al hecho de que estos otros países (excepto Montenegro) tienen una gran población de musulmanes que se convertirían en ciudadanos de la UE tras la adhesión. Una vez que esto sea de dominio público, sin duda reducirá aún más el entusiasmo, no muy grande de todos modos, de los actuales ciudadanos de la UE por la ampliación de ésta.

Las críticas más agresivas a Orbán provienen claramente de los eurodiputados. Los Verdes, por ejemplo, parlotean sobre el “sentimiento antidemocrático” e invocan una vez más los ominosos “valores fundamentales” que viola el húngaro. De este modo conocemos otro valor europeo: La acumulación de poder del Parlamento de la UE. El hecho de que sean precisamente estos diputados los que más aúllan confirma la acusación de Orbán de que este Parlamento sólo representa sus propios “intereses institucionales”. En efecto, intenta acaparar cada vez más poder para sí mismo, alejándose así de los Estados miembros, de las regiones y también de los ciudadanos. Esto es totalmente contrario a la “subsidiariedad” que siempre se invoca en los discursos dominicales. Pero ¿a qué organismo le gusta que le acusen de estar obsesionado con el poder y que le propongan quitarle poder?

La única acusación que tiene que aceptar Orbán es que es antiliberal. Después de todo, él mismo utiliza este término una y otra vez para describir sus políticas. Esto es totalmente confuso. Al fin y al cabo, Hungría, con su bajo nivel de regulación, sus bajos tipos impositivos sobre la renta y un tipo del impuesto de sociedades del 9%, es un país de ensueño para cualquier verdadero liberal de Europa. Los más grandes pensadores liberales del siglo XX, desde Hayek hasta Friedman, encenderían una vela a Hungría todos los días si aún pudieran presenciarlo. Entonces, ¿por qué, por el amor de Dios, Orbán llama a sus políticas “antiliberales”, lo que les da una connotación negativa? Simplemente porque conoce y utiliza la palabra “líberal” en el sentido americano de la palabra, donde es sinónimo de “socialista” y lo contrario de la palabra europea "liberal". Y porque nadie le enseña al jefe de gobierno húngaro a evitar esta palabra, que causa tanta confusión desesperante en el resto de Europa...