Entrevista con Herbert Kickl, líder del FPÖ (Partido de la Libertad de Austria) y que fue ministro del Interior entre 2017 y 2019. La entrevista ha sido concertada a través de la Cooperación Europea de Medios con nuestra participación y la de los siguientes medios: Unser Mitteleuropa/Wydanie polskie (Polonia), Zur Zeit (Austria), Democracija (Eslovenia), Magyar Hírlap (Hungría), Centro Machiavelli (Italia), Respublika (Lituania), Vokativ (Croacia), Breizh-Info (Francia) y Lionel Baland (Bélgica). Esta entrevista recoge mis preguntas y las que he considerado más relevantes de los demás medios.

El canciller Kurz se ha puesto del lado de Hungría, que rechaza las cuotas de refugiados afganos. ¿Cree que el gobierno conservador austriaco puede mantener esta posición teniendo a los Verdes como aliados?

Para empezar, hay que señalar que Austria no tiene actualmente un gobierno conservador. Sebastian Kurz representa posiciones arbitrarias que ajusta en función de la situación. En 2014, por ejemplo, pidió una “cultura más acogedora” para Austria. Luego, cuando millones de migrantes económicos y solicitantes de asilo irrumpieron en las fronteras de la Unión en 2015, se dio cuenta de que la población no reaccionaba muy positivamente a este hecho y adoptó una línea supuestamente antiinmigración. En 2020, bajo el supuestamente coherente canciller federal Sebastian Kurz, la República de Austria tuvo las cifras de inmigración y asilo más altas de toda Europa, en relación con el tamaño de la población.

Mientras el canciller Sebastian Kurz proclama una supuesta línea dura contra los inmigrantes afganos en Austria, su ÖVP vota en el Parlamento Europeo, entre otras cosas, por el reasentamiento de los refugiados afganos, la introducción de un mecanismo de distribución, la expedición de visados humanitarios, la paralización de todas las repatriaciones y la reevaluación de todas las decisiones negativas de asilo. Este comportamiento de voto se corresponde también con la línea pro-inmigración de los Verdes y aquí no se nota ninguna diferencia entre el ÖVP y los ecologistas.

¿Cómo cree que debe reaccionar la Unión ante la nueva ola migratoria a la que parece que nos enfrentamos? (Bogdan Sajovic, Democracija)

El FPÖ lleva años defendiendo que hay que poner fin a la inmigración en Europa. Además del compromiso político, también es necesario dotar a los Estados miembros de los instrumentos necesarios para, por un lado, proteger las fronteras y, por otro, sacar del país a los inmigrantes ilegales que ya están aquí. De hecho, la Unión lleva años haciendo el ridículo, sobre todo en el Mediterráneo, actuando como servicio de transporte de inmigrantes en barco y fomentando aún más la inmigración.

¿Apoyaría Austria una protección estricta de las fronteras exteriores de la UE y la construcción de barreras infranqueables para los inmigrantes ilegales? (Ričardas Čekutis, Respublika)

La Austria oficial de 2021 con el canciller Sebastian Kurz y su vicecanciller verde no apoyaría tales medidas. El FPÖ exige tanto medidas de construcción como la voluntad de proteger las fronteras a largo plazo. Como ministro del Interior, por ejemplo, instalé mi propia fuerza de protección de fronteras cuya tarea era ocuparse únicamente de esta tarea. Una de las primeras medidas del nuevo gobierno federal de Sebastian Kurz fue disolver esta fuerza de protección de fronteras.

¿Qué ha aportado esta coalición de coalición de gobierno a Austria?

Este gobierno federal se ha mostrado hasta ahora incapaz de actuar ante todos los retos importantes, y esto se refleja también en las últimas encuestas, en las que la coalición gobernante ha perdido ya la mayoría entre la población.

Uno de los caballos de batalla de los Verdes es el cambio climático. ¿Qué opina de la histeria climática alentada desde los medios?

La cobertura mediática alarmista sobre el cambio climático sugiere que, después de la histeria del Coronavirus, la histeria climática será la siguiente.

¿Es real la campaña del gobierno contra el Islam político o sólo una campaña de imagen? ¿Qué quiere hacer el FPÖ contra la islamización?

Tan inverosímil como el debate sobre la inmigración es la discusión en torno a la lucha contra el Islam político. Cuando el FPÖ estaba en el gobierno demostró que el islamismo sólo puede combatirse eficazmente si se toman medidas restrictivas en su contra. Por ejemplo, como ministro del Interior hice expulsar a numerosos imanes. Esto no se puede esperar del actual ministro del Interior del ÖVP, Nehammer. Por el contrario, su ministerio fracasó de forma catastrófica en el período previo al atentado terrorista de Viena de noviembre de 2020, ya que dicho atentado podría haberse evitado.

El FPÖ fue uno de los pocos partidos europeos del llamado campo nacional-populista que se pronunció contra la dictadura del Coronavirus y se opuso a las medidas epidemiológicas represivas. ¿Cuáles cree que son las razones de los diferentes enfoques de los partidos nacional-populistas sobre esta cuestión, y cuál será el resultado? (Leo Maric, Vokativ)

En los últimos meses se ha puesto de manifiesto que los Estados cuyos presidentes o cancilleres quieren ser percibidos como “alumnos modelo” en el concierto europeo están dispuestos a tomar medidas especialmente restrictivas contra su propia población. Cabe mencionar aquí a la canciller alemana Angela Merkel y al canciller austriaco. Kurz, por ejemplo, ha aceptado infracciones de la Constitución sin pestañear y luego las ha desestimado con “argucias legales”.

De hecho, todos los gobiernos tienen interés en saber todo lo posible sobre las actividades de los ciudadanos individuales y en evitar las protestas en las calles. El hecho de que ahora forme parte de la “nueva normalidad” que pensionistas desarmados y pacíficos sean apaleados durante las manifestaciones es una de las peculiaridades de esta “crisis del Coronavirus”, que cada vez más se está convirtiendo en una “crisis de la democracia”.

Jörg Haider fue uno de los líderes de su partido y sigue siendo el más conocido en el extranjero. ¿Sigue el FPÖ cargando con su legado político? (Lionel Baland)

Jörg Haider era sin duda un talento político excepcional. A pesar de todas las divergencias que se produjeron en 2005, hubo un debate y un acercamiento en 2008, poco antes del trágico fallecimiento de Haider. El FPÖ de 2021 sigue llevando el ADN de Jörg Haider. Aunque el mundo político haya avanzado.

Las encuestas muestran que el FPÖ está subiendo en el favor de los votantes. ¿Cree que el FPÖ volverá a desempeñar un papel clave en la formación de un gobierno en las próximas elecciones?

Gracias a la postura coherente e inequívoca del FPÖ frente a las medidas del Coronavirus del gobierno federal y a las restricciones completamente excesivas de los derechos civiles, el FPÖ ha conseguido estabilizar sus índices de aprobación en torno al 20% de nuevo. Seguiremos con perseverancia nuestro camino y nuestro objetivo es volver a ser una fuerza determinante en Austria a medio plazo.

El patriotismo y el nacionalismo aumentan en los países de Visegrado, pero también en Eslovenia e Italia. ¿Cuál es su relación con los patriotas de estos países? ¿Está usted a favor de crear un gran grupo en el Parlamento Europeo en el que estén representados los partidos patrióticos de Europa? (Yann Valerie, Breizh-Info)

Desde 2006, el FPÖ aboga por una cooperación coherente de todas las fuerzas patrióticas democráticas y constructivas a nivel europeo. La creación de un grupo patriótico-libertario aún mayor en el Parlamento Europeo no sólo es deseable, sino que esta cooperación determinará en última instancia la continuación o la desaparición de Europa tal y como la conocemos. La fundación de una gran alianza europea con 16 partidos de 15 estados a principios de julio de 2021 es una base excelente para ello.