El portavoz del PSOE en el congreso, Antonio Hernando, en el penoso discurso que pronunció para tratar de justificar su apoyo tácito a Rajoy, expuso que ya en varias ocasiones su partido tomo decisiones muy controvertidas, pero según Hernando, “el tiempo nos dio la razón”

Me quiero referir a una de esas decisiones, la primera y seguramente más decisiva: su abandono del marxismo. Afirmó el portavoz del PSOE en su discurso: “Renunciamos al marxismo contra la opinión de una parte de la izquierda que nos acusó de traicionar nuestra ideología y a la clase trabajadora, pero el tiempo nos dio la razón”.

No soy un defensor acérrimo de la obra de Marx. Creo que, como casi todas las obras humanas, tiene aciertos y errores. Desde mi punto de vista su crítica del capitalismo es muy sólida, fundamentalmente acertada y sigue siendo muy válida en la actualidad. Como también es muy positiva la idea que tiene sobre la sociedad a la que aspira como meta final para la humanidad. Una sociedad justa, sin explotadores ni explotados, donde los seres humanos podamos desarrollar libremente todas nuestras potencialidades. Podríamos decir que el polo opuesto a lo que fue la sociedad en la Unión Soviética.

En cambio las ideas de Marx sobre la forma de llegar a esa sociedad me parecen fundamentalmente equivocadas. No pretendo exponer aquí las razones de esa opinión, pero creo que el fracaso de todos los intentos que se han hecho siguiendo la línea marxista para alcanzar esa sociedad ideal confirma que la filosofía en la que Marx se apoyó para diseñar su estrategia política no era correcta.

Pero el PSOE en 1979 no matiza, abandona el marxismo en bloque, lo que incluye abandonar su crítica del capitalismo. ¿Con qué se queda el PSOE? Con un término: “socialismo”. Un término tan ambiguo que bajo él se pudo refugiar hasta el nacionalsocialismo de Hitler. Y con una puerta abierta para toda la serie de claudicaciones que vinieron después. Pero no abandonó el viejo nombre, ni la vieja etiqueta de izquierdas, ni la retórica socialista.

Desde entonces hasta el día de hoy ha pasado mucho tiempo. Lo que ha ocurrido en ese tiempo está a la vista de todos: Se impuso la globalización neoliberal; aumentó en gran medida la desigualdad en el mundo; el estado de bienestar se está derrumbando de una manera más o menos rápida en todos los países; el poder económico ha convertido la democracia en una máscara bajo la que se oculta la realidad de una dictadura del gran capital; se han fomentado conflictos sangrientos en muchas zonas del planeta con lo que millones de refugiados vagan desesperadamente por el mundo. En España la crisis ha dejado cuatro millones de parados y muchos millones más de empleos enormemente precarios; una juventud sin futuro que tiene que huir del país; unas pensiones bailando en la cuerda floja; la privatización de todos los sectores estratégicos de la economía y en plena ofensiva para la privatización de la sanidad, la educación, las pensiones…

¿Era eso lo que pretendía el PSOE? Si no era así, ¿Por qué dicen que el tiempo les ha dado la razón?