Hace unos días leía el siguiente titulo: Melilla, una ciudad bien defendida en lo militar pero demasiado expuesta al relato. La defensa de la plaza pasa sí o sí por la salida de las tropas a terreno marroquí para atajar cualquier ataque. La defensa de Melilla no es sencilla, las fuerzas militares que protegen la plaza son suficientes para aguantar casi cualquier embite marroquí pero,

Al leerlo he recordado las carencias, fruto de decisiones políticas impuestas y aceptadas por politicos militares, previas al desastre de Annual en 1921, señaladas en el informe Picasso, o a un ejercicio de escuela teórico y poco realista.

Las fuerzas y los medios, que aparecen en el articulo son insuficientes, como lo eran durante mi tiempo de Comandante General, decir lo contrario puede ser muy políticamente correcto, ¿qui prodest?, pero militarmente no es cierto.

Dentro del relativismo cabría preguntarse, retóricamente, contra quién. El quién está definido, “casi cualquier embite marroquí” pero sólo hay que ver los medios de que dispone el pretendido oponente y preguntarse dónde están situados para rebajar la contundente afirmación.

Ante una amenaza híbrida existen medios para contrarrestarla. Pero de los tres principios del arte de la guerra voluntad de vencer, libertad de acción y capacidad de ejecución, los tomistas querer, poder y saber, en la disuasión desde tiempo de paz, la voluntad política volcada en su acción diplomática multidireccional y en su capacidad militar son claves.

 

Marruecos para seguir cobrando lanza/permite asaltos de civiles marroquíes o subsaharianos y de menores a la valla. La Marcha Verde en 1975 apoyada por EEUU sirvió a la salida española del Sáhara cuando no se había acuñado lo de zona gris ni lo de híbrido.

Cada asalto a la valla organizado es un ensayo híbrido, que ademas sirve para analizar las vulnerabilidades de la valla, las reacciones y los apoyos que puede tener España.

La respuesta española debe ser firme, sin complejos, ajustada a derecho y apoyada políticamente en defensa de la soberanía nacional.

Si no hay agresión, que salgan las fuerzas presentes de la plaza es impensable internacionalmente, amen de poner todo el territorio peninsular en alerta, y si hay agresión no hay capacidad militar para hacerlo.

El problema del Sahara está entre los Saharauis, Marruecos y Argelia así que necesitarán fuerzas en el Sahara. Marruecos desde hace muchos años Si ha orientado su despliegue a Argelia, a 50Km de Melilla.

Ciertamente Melilla no es Ceuta, las baterías de costa de la Península no protegen su territorio, ni la Flota en Rota está al lado, ni Sevilla,… Melilla 12.3 km2 está a más de 170 kilómetros de la peninsula, su frontera terrestre es Marruecos. Melilla guarnece ademas, las Islas Chafarinas y Peñones de Alhucemas y Velez, territorios complicados y aislados, algunos hasta a 40 minutos de vuelo.

La plaza de Melilla, si Marruecos la atacara, SI es un lugar donde atrincherarse y actuar con movilidad interior defendiendo la población y el puerto.

Internacionalmente las ciudades españolas y las islas y peñones del N de Africa  son defensa no compartida con OTAN y resto de países. La prueba del Perejil sirvió a Marruecos para observar la reacción de España, pero también sirvió a España para ver como algún vecino  desde la UE bloqueaba la condena de la ocupación.

Internacionalmente, algunos países juzgan estos territorios españoles, como las Canarias, bajo la lupa de su posición en África, pero de esos países muchos tienen territorios en otros océanos y continentes diferentes a su metrópoli. España no tiene territorios en America, Asia u Oceanía. Quedó claro en la ONU la españolidad pero conviene mantener el cartel de Warning encendido ante las continuas reclamaciones marroquíes.

¿Los Gobiernos de España, tienen o tendrían la voluntad de defenderla a toda costa? ¿ Y de recuperarla como el Reino Unido las Malvinas? La Guarnición no tenía y no tiene la capacidad para entrar en Marruecos y menos sin una agresión en fuerza que, a iniciativa marroquí y por sorpresa, como habitualmente hace, llevaría a cerrar la ciudad defensivamente.

Conviene no olvidar el dominio del Gurugú (900m) y de los terrenos circundantes sobre Melilla (40m).

Pero de nuevo conviene preguntarse para rebajar el titular ¿Con qué tiempo de alerta para reacción contará la guarnición? ¿Cuándo se alertó sobre la ocupación de Perejil en 2002? ¿Y Con cuánto tiempo se alertó a Ceuta  en 2021?

Ninguna gica militar establece que sus escasas unidades deban salir a atajar al enemigo a través de una zona poblada y asegurar terreno más allá de los límites de la ciudad. La lógica militar en este terreno, sin espacio para una maniobra retardadora, es defender la ciudad en la ciudad, a la espera de refuerzos y de la acción conjunta con la Aviación y Armada.

Las unidades que se citan en el articulo son insuficientes y poco protegidas ante algo tan antiguo como artillería con explosion en el aire y no hablemos de helicópteros o drones. Las tres unidades de Infantería correspondientes a una Brigada deben estar protegidas y dotadas de vehículos de combate Pizarro con cañon y No los BMR con 40 años y los VAMTAC sin protección para todos.

Sobre la Artillería hay que tener presente los ángulos de situación, los alcances, los posibles asentamientos para entrar en posición y sus cambios, elementos de localización y también la protección y nada mejor que un Grupo de la Artillería ATP tipo la enviada a Letonia. El 105/14 está obsoleto.

La Caballería necesitaría dos escuadrones de Leopardos para maniobrar y poder lanzar contraataques sobre fuerzas acorazadas. 

La Artillería antiaérea frente a Aviones y Helicópteros, también es mejorable, máxime con la profusion de empleo de Drones.

Los Ingenieros son imprescindibles en la organización de posiciones y en el barreamiento y también hay que protegerlos.

Las islas y peñones necesitarían armamento colectivo permanente para su defensa hacia el mar.

También se necesitarían patrulleras ligeras armadas para que la Compañía de Mar fuera capaz de atender a evacuaciones -mal tiempo vuelo- y en su caso defensa. Se acaba de entregar al Ejercito un magnifico buque logístico que lo opera la Armada.

La disuasión tiene éxito cuando se gana la guerra sin pegar tiros, véase el ejemplo de Ronald Reagan que acabó, mediante capacidades, con la maltrecha Union soviética, herida de muerte por su propia política.

Ante una acción iniciada con civiles pero con unidades militares embebidas, como en la Marcha Verde, la primera respuesta corresponde a las necesarias Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, formadas y dotadas de material adecuado y apoyadas por la Justicia. Si se dispone de un servicio de inteligencia eficiente no debería de haber sorpresas que no dieran tiempo a reaccionar con las Fuerzas Armadas.

¿Y si no se repelen los asaltos? Un proverbio árabe dice Besa la mano que no puedas cortar”. Y ahi estamos.