La compañía tecnológica Apple ha anunciado un programa "voluntario" de retirada de ciertos enchufes de los adaptadores de corriente diseñados para países como Argentina, Australia, Brasil, Europa Continental (entre ellos España), Nueva Zelanda y Corea del Sur. La compañía ha explicado que "en casos aislados" pueden romperse, con el riesgo de "provocar descargas eléctricas si se tocan".

 

El grupo apunta a los dispositivos vendidos entre 2003 y 2015 y a los enchufes incluidos en el juego de adaptadores de viaje de Apple. La compañía informa que ha tenido 12 casos de incidencia en todo el mundo.

 

La retirada no afecta a ninguno de los otros adaptadores de corriente diseñados para Canadá, China, Hong Kong, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, ni a ninguno de los adaptadores de corriente USB de Apple.

 

"La seguridad de nuestros clientes es prioritaria, por lo que Apple pide a los usuarios que dejen de utilizar los adaptadores afectados", ha explicado la empresa en una nota. "Los usuarios pueden encontrar más información sobre cómo cambiar su adaptador afectado por otro nuevo y rediseñado en la página web de Apple". Los clientes pueden visitar la página del programa para obtener más información sobre cómo identificar los adaptadores afectados. Allí podrán también pedir el nuevo adaptador. También es posible conseguirlo en una Apple Store o en un proveedor de servicios autorizado de la firma, así como poniéndose en contacto con el soporte técnico de Apple.