El poder de las palabras es ilimitado. Las palabras se arraigan en nuestro cerebro y nos producen todo tipo de sentimientos y/o sensaciones. A un bebé le dices ¡guapo!, y sonríe, le dices ¡malo! y le genera sentimiento de culpa.

La utilización de las las palabras, la introducción de nuevos términos en nuestro vocabulario para lograr manipular al pueblo es de primero de «manipología», la gente los asume sin pensarlo en cuanto los pronuncian dos líderes políticos y se oyen en varios programas de máxima audiencia.

Así, por ejemplo, a la mujer de izquierdas el término «empoderarse» le produce una especie de clímax y a la mujer de derechas decir IVE (interrupción voluntaria del embarazo) o feto, en vez de bebéo hijo, le alivia su conciencia a la hora de posicionarse al respecto.

En estos últimos meses nos han intoducido dos nuevos términos: desescalada y negacionista. Desescalada es algo así como el IVE de las mujeres de derecha, supone alivio. Ese alivio que cuando estás preso de tus miedos y tus emociones necesitas de manera urgente (como el alivio de luto de las anteriores generaciones). Desescalada… hemos llegado a la cima de este abrupto pico – no habremos escuchado el término pico a lo largo del confinamiento -, y ahora llega la recompensa, un «comité de expertos» nos ayuda con el descenso, cogidos de la mano, para que después de ese esfuerzo titánico bajemos sin lastimarnos. Desescalada, término de consuelo, alivio y descanso.

 

Negacionista, los negacionistas, el sistema hace ver a estos díscolos personajes como los culpables de todo lo malo que ocurre en el mundo, aunque no nieguen nada. Hasta del Dengue son culpables estos descreídos e irresponsables que nos llevan la «miasma» hasta al océano, mientras surfean a sus anchas; o al monte paseando sin mascarilla, sin pensar en los demás.

Negacionista, término con connotaciones radicales, término que en lugares como Alemania es cárcel, para la población que cuestiona el holocausto (negacionistas se les denomina y es delito)… término que trata de criminalizar, aunque el sujeto en cuestión, insisto, no niegue nada sólo dude de las medidas impuestas o la gestión de esta crisis.

Hoy me despierto con la noticia nada nueva (ya se pidió en toda España durante el confinamiento), que el «Govern» solicita a los vecinos que avisen a los «Mossos» si detectan a más de 6 no convivientes reunidos… Pues yo, que soy muy rencorosa y vengativa, también introduzco nuevos términos. Desde las instituciones nos piden que nos convirtamos en «covidsarios políticos» y colaboracionistas.

FUENTE: https://www.ladialecticanacional.es/negacionistas-y-desescalada-el-poder-del-sistema-reside-en-las-palabras/