He de reconocer que, de estudiante,  con lo que verdaderamente disfrutaba,  era con las matemáticas. Normalmente,  pocas veces las verán presentadas como una “delicia escolar”; tienen  muchísima mejor prensa las letras y la literatura,   pero les garantizo que proporcionan un  deleite exquisito. Es indescriptible el placer que ocasiona resolver problemas complejos de alta matemática. . Lo conozco por experiencia pues lo disfruté en su momento. Desgraciadamente, la vida  le priva a uno --sin tu buscarlo-- de muchas cosas,  pues las circunstancias imponen su tiranía… En mi caso, después de doce años enseñando matemáticas, filosofía y lógica, he pasado sesenta y cuatro años  (64), sin abrir un libro de matemáticas… pues mi deber profesional me exigía otra cosa.

Por suerte, no estoy peleado con las Letras; me doctoré “en Filosofía y Letras” mientras enseñaba ciencias. También disfruto, ahora,  después de tres décadas largas de trabajo en Empresas --ajenas y propias--.

De estudiante,  nos hicieron  “aprender de memoria” (“par coeur”,  dicen los franceses) muchas fábulas de Iriarte, y  Lafontaine  y, a veces,  me suenan en los oídos --y me hacen sonreír--trozos de aquellas fabulas: “…que fait-il?  -- Il donne la patte, puis aussitôt il est baisée”,… Así cavilaba el burro,  envidiando al perrito por las caricias del Amo…y buscando el modo de conseguir que se las hiciera también a él, Pero la estrategia de “acariciar al dueño” con la pezuña,  acabó mal: “Martin bâton accourt :  l'âne change de ton”.

Elaborando este artículo para el CORREO DE ESPAÑA, me vino a la memoria la fábula de  los “dos conejos”: “Por entre unas matas, seguido de perros, no diré corría, volaba un conejo”, que retrata a la perfección la situación actual de España, perdiendo años y más años,  en “bla, bla, bla”, y discutiendo,  si son “galgos o son podencos”… ¡si VOX es la “ultraderecha” fascista  o si lo importante es la “Constitución” y no España. Y, mientras tanto,  llega el  final,  resumido perfectamente por Iriarte

“En esta disputa, llegando los perros, pillan descuidados a  los dos conejos.

Los que por cuestiones de poco momento, dejan lo que importa,  llévense este ejemplo”.

Me temo que, tras muchos artículos míos  en este medio,  defensor de la Verdad, de España y de sus valores, --como me repito, al presentar la misma tesis por todas sus caras-- puedo cansar a los lectores. Y,  como no tengo la menor voluntad de cambiar de objetivo y tema, pues los tengo por básicos para lograr un mínimo de comprensión de la política,  me encantaría  conocer la opinan de los lectores y les agradecería me lo hicieran saber. Mi correo: (fácil de recordar) “catalunyaesespanya@telefonica.net  (“ny” por “ñ”)

El sustrato  de este artículo, es una idea doble que me mueve desde  niño: “Todo problema tiene solución” y “sólo una fórmula para lograrlo: llegar a la entraña del problema” 

Da lo mismo si se trata de curar una enfermedad, de salvar a una empresa, de arreglar un motor o  de  convencer a un testarudo. Con este método, no recuerdo haber dejado sin solución ningún caso presentado. Lo avalan: mi curriculum y los dueños de las empresas en las que he colaborado. Y, el  haber visto los fracasos de quienes  prescindieron de la solución que les presenté. Alguno de esos fracasos me dolió en el alma pues, de haberme hecho caso,  hoy no gobernarían los marxistas en España. Pero de nada sirve ya y peor es “meneallo”, 

Me voy a permitir un consejo a los políticos –incluidos los “afines”--: ¡No pierdan el tiempo ni nos lo hagan perder!,  tenga claro esto; “¡con discusiones y tertulias no llegarán a ninguna parte!”, ¿no han aprendido aun, que no se vence al marxismo con ‘diálogos’ ni ‘consensos’? Hasta el día de hoy, el único método eficaz que  ha demostrado serlo, ha sido el “utilizado por Mola y  Pinochet”. Sus frutos han quedado avalados por la Historia (¡inamovible!).

De la tiranía roja “virtual” --que pronto será “real”--  que padecemos no podremos librarnos con “diálogos” y “consensos” y resulta evidente porque es imposible, por varias razones:

La primera y fundamental: Porque los “marxistas” –si se hacen con las riendas del poder no las sueltan jamás, si no es a tiros (con cañonazos y bombazos) Si Cuba quiere volver a ser libre tendrá que pasar desgraciadamente por ahí. Y no porque yo lo  diga o desee, sino  porque la Historia lo demuestra.

La segunda: Porque la Democracia Liberal Partitocrática, mediante “diálogo y consenso” lo único que  busca y consigue es hundir a las naciones en pocilgas y estercoleros de toda especie: juventud drogadicta, genocidio de niños “nasciturus” en el seno de sus madres,  genocidio de ancianos que estorban, “amariconamiento general” y “machismo feminista”… hasta superar a Sodoma y Gomorra en  todas sus especialidades, tras la destrucción de todo ideal noble, sustituido por “sensiblería emocional”… etc.

Ni el castrismo, ni el chavismo, ni ahora el orteguismo, se eliminaran democráticamente, lamentablemente, para lograrlo ha de ser por la fuerza y a costa de vidas o  seguirán sus tiranías,  por los siglos de los siglos. A esos pueblos pasados por el terror rojo, el hambre y la esclavitud los bloquea.

Lo terrible es que en España, los rojos de la Moncloa, --bien asesorados por la Sinagoga de Satanás--, están logrando los mismos efectos de anulación de la personalidad de los españoles, que huyen de oír verdades…

Especialmente ésta –realmente cruda—cristalizada en un refrán castellano “si te metes a Redentor, sales crucificado”  y el Pueblo se limita a  esperar que nos salven otros  y así conservar la propia vida. Si nuestra Patria resucitó el 1º de abril de 1939 fue porque en  1936 había hombres dispuestos a morir por “salvar a los demás” y  el mismo 18 de julio “se fueron voluntarios” a los frentes abiertos  o que abrieron ellos... Hoy esperaremos a los futuros redentores… que no aparecerán, ¡seguro! En las nuevas generaciones resplandecen las féminas, y escasean los varones.