Decía Machado … “He andado muchos caminos, he abierto muchas veredas, he navegado en cien mares, y atracado en cien riberas. En todas partes he visto, caravanas de tristeza, soberbios y melancólicos, borrachos de sombra negra. Y pedantones al paño, que miran, callan y piensan, que saben, porque no beben el vino de las tabernas”. Mala gente que camina y va apestando la tierra”

Mala gente, ciertamente, entre la que se encuentra cierta rata chepuda, una rata de alcantarilla instalada en la política, que solo sabe increpar a quienes no piensan como su desbaratada mente, agitando a los antisistema y anti todo para hacer de las calles un campo de batalla en nombre de no se sabe bien qué ideas (si es que alguna vez tuvieron alguna). Territorialmente la rata común -o de alcantarilla- es muy agresiva y de agrupación social más organizada que la rata campestre, existiendo en la especie una jerarquía social muy definida, aunque fluctuante, al reajustarse por frecuentes luchas internas, en la que hay individuos dominados que se ven obligados a adaptar sus hábitos de vida a esta situación, teniendo incluso que salir a buscar los alimentos a pleno día.

Los miembros del grupo se identifican y reconocen por el olor corporal del grupo, común a todos ellos, al tener un olfato muy desarrollado; también tiene un oído muy fino, siendo la vista su peor sentido, no diferenciando los colores, al parecer. En estos encuentros de distintos individuos se desarrollan una serie de posturas de amenaza y/o sumisión, que ponen de manifiesto la exteriorización del status jerárquico dentro del grupo. Eso dice, al menos, esta publicación http://www.sierradebaza.org/Fichas_fauna/05_07_rata-comun/rata_comun.htm

 

 

Esas ratas son, para colmo, y en su vertiente humana, mala gente, con su vida personal completamente desconectada y en abierta contradicción con lo que pregonan y con quienes dicen defender y representar. Sin embargo, estas ratas no viven en alcantarillas sino en palacetes pagados con el dinero de todos los contribuyentes a quienes, por cierto, desprecian. Ojalá emigren pronto a otro país, o a otro planeta, más acorde con su forma de pensar y de vivir en la carroña y a costa de todos. Nos quedaremos mucho más tranquilos aquí sin tanta rata de alcantarilla …

Buen fin de semana a todos, menos a las odiosas ratas de alcantarilla que contaminan todo…