El  sistema de financiación autonómica establece la manera en que se financian las competencias   y las políticas que el Estado ha transferido a las autonomías.

Pero esta financiación autonómica puede resultar, y de hecho resulta, poco transparente, se nos presenta muy compleja y es generadora de controversias y polémicas entre Comunidades.

España es uno de los países más descentralizados de la OCDE. Las Comunidades Autónomas han tenido la cesión de muchas competencias, como son la sanidad, la educación….

Evidentemente, la manera que éstas tienen de financiarse para cubrir  los gastos derivados de estas  competencias , es a través de los tributos. Así, que además de la cesión de competencias también se “ceden” tributos.

 Pero, ante esto, cabría hacer un análisis en profundidad, puesto que, como ya he dicho en un principio, la complejidad y la falta de transparencia, llama mucho la atención en determinadas ocasiones.

Por dar una  breve explicación, decir, que los tributos pueden ser totalmente cedidos por parte del Estado , con lo que es la CCAA quién los gestiona y quién tiene la capacidad normativa para legislar sobre ellos.

La otra opción, es que los tributos sean cedidos parcialmente.

En cualquiera de los dos casos, es Hacienda, es decir, el Estado, quién los recauda.

Este ya suele ser un punto de “fricción”, “malentendidos” y “desencuentros” en reiteradas ocasiones entre las Comunidades y el Gobierno Central.

He de decir de antemano que las comparaciones , dicen, son odiosas.

Las diferencias abismales que existen, en ocasiones,  en cuanto a las repercusiones económicas sobre los ciudadanos de diferentes CCAA en referencia a  los mismos tributos cedidos, te obligan a hacer comparaciones, y es entonces, cuando entiendes porqué dicen que éstas son odiosas. Lo son, porque te provocan incomprensión e indignación.

El tributo cedido que provoca más controversia es el de Sucesiones y el de Donaciones.

Algunas CCAA suelen actualizar sus tributos de manera anual.

Así, en Cataluña, el Gobierno de la Generalitat decidió el año pasado aumentar el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, así como el IRPF.

Hablemos de Cataluña.

Cataluña es una de las Comunidades donde sus contribuyentes sufren una mayor presión fiscal.

Es Cataluña la CCAA que ha implantado más tributos propios. Hay un total de 18.

Estos tributos propios van desde el canon del agua hasta el impuesto sobre las viviendas vacias , el impuesto sobre los grandes establecimientos comerciales o el impuesto que grava los activos no productivos a las personas jurídicas.

Por si fuera poco, la Generalitat, no cesa en “inventarse “ nuevos impuestos, y así, el 1 de mayo de 2020 entró en vigor el llamado impuesto sobre las instalaciones que inciden en el medio ambiente.

Vivir en Cataluña es “asfixiante” económicamente hablando.

  • La Comunidad con más impuestos “inventados”
  • Cataluña tiene el IRPF más caro de España
  • En el Impuesto de Transmisiones patrimoniales y Actos Jurídicos documentados, Cataluña es la más cara.
  • En el Impuesto sobre el Patrimonio, Cataluña también es el más alto,
  • …….. 

La Generalitat de Catalunya debe de cubrir los gastos derivados de unas “Embajadas de Cataluña” que se han implementado por el todo el mundo ( Italia, Suiza, Francia, Túnez….), en las que trabajan más de 80 personas. Unas “Embajadas” que no son reconocidas como delegación diplomática en la mayor parte de los países en los que se encuentran, por no decir en ninguna, y cuyo único fin es intentar dar proyección internacional al independentismo.

Su financiación es opaca, muy opaca.

Pero sigamos.

La “Nasa Catalana” . EL Govern anunció  su intención de crear una agencia espacial y poner en órbita dos primeros nanosatélites. Para ello destinaría 18 millones de euros en cuatro años. 

No sólo podríamos debatir entorno al actual modelo de financiación autonómica ,  también deberíamos hacerlo sobre quién  controla  el buen uso de los recursos recaudados mediante la misma. La “manga ancha” que tienen  Comunidades como Cataluña  para aumentar determinados  tributos cedidos  y para  inventarse otros, se equipara a la misma facilidad que tiene el Gobierno Catalán a la hora  de gastare el dinero de los contribuyentes en sus propios intereses políticos.