Los senos paranasales tienen la función de mantener los niveles de humedad de la nariz estable y amplificar la voz para hablar.

La sinusitis se produce por diferentes razones y hay dos tipos:

  • Aguda (cuando la membrana se encuentra inflamada)
  • Crónica (cuando la infección aguda no ha sanado por completo)

Otras causas de la sinusitis crónica pueden ser: una atmósfera seca y caliente, la deficiencia en el sistema de defensa del cuerpo y gases irritantes.

Los síntomas más comunes de la sinusitis son:

  • Nariz congestionada
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en la boca
  • Dolor entre los ojos y la nariz
  • Fiebre
  • Ronquera
  • Apnea del sueño
  • Dificultad para respirar

Remedios caseros para la sinusitis.

Cura de agua para la sinusitis

Sólo se necesitan 2 litros de agua por día y tomarlos a lo largo del día para que el moco alojado se vuelva más delgado, siendo así más fácil de eliminar.

Curación con ducha nasal

Para remediar esto es necesario utilizar una solución salina (comprada en las farmacias) o 1 litro de agua hervida con sal. Estas duchas nasales sirven para aliviar los síntomas.

Coloca el agua en una jeringa.

Coloca la nariz e inhala lentamente el líquido hasta que notes que llegó a la faringe.

Sonar fuerte hasta expulsar el agua.

Repetir el proceso varias veces para eliminar todas las mucosidades.

Solución con aceite de oliva, sal y lavanda

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de agua
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pizca de sal
  • 3 gotas de esencia de lavanda

En una cacerola calentamos el agua con la sal, el aceite de oliva y la lavanda.

Ponemos  sobre el fuego hasta que empiece a hervir.

Retiramos y dejamos reposar hasta que enfríe.

Aplicamos con un cuentagotas, 3 gotas por cada orificio nasal.

Inhalación de vapor de mentol para la sinusitis

Esta es la receta típica de abuelas que te ayudara a eliminar la mucosidad acumulada en la nariz.

Ingredientes

  • 5 tazas de agua
  • 3 gotas de aceite de eucalipto
  • 3 gotas de aceite de menta

Coloca el agua en una cacerola y añade los aceites esenciales.

Calienta hasta que comience a hervir.

Apaga el fuego, baja la cara acercándola al cazo de agua y tapa con una toalla con cuidado de no quemarte.

Toma inhalaciones profundas durante varios minutos.

Se puede repetir hasta 4 veces al día.

Nota: No se recomienda este medicamento a las mujeres embarazadas, personas con problemas de enfermedades del corazón o de los nervios. Tampoco es recomendable para bebés, niños y ancianos.

Meter los pies en agua

Basta con poner los pies en un recipiente con agua caliente (tanto como sea posible, pero sin quemar) y poner una compresa fría en el cuello y otra en la frente.

Cuando el agua se haya enfriado, volvemos a calentar, cambiando los paños.

Este remedio alivia los dolores de cabeza y molestias en general.

Cataplasma de rábano para la sinusitis

Esta verdura tiene muchas propiedades que pueden ser útiles para disolver el moco.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 6 rábanos
  • 1 ajo

Pelar la cebolla y el ajo y machacar en un mortero

Hacer lo mismo con los rábanos.

Mezclar los dos hasta obtener una pasta.