El segundo recurso de amparo presentado por Juana Rivas para intentar evitar la inmediata entrega de sus hijos a Francesco Arcuri ha sido inadmitido por presentarse fuera del plazo legalmente establecido. El Tribunal Constitucional ha publicado una nota que ha servido para conocer todo lo ocurrido en relación con los trámites realizados ante órganos jurisdiccionales en el polémico asunto.

Se interpuso el día 10 de agosto de 2017 una demanda de amparo contra la Sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada de 21 de abril de 2017, notificada el 26 de abril de 2017. Contra esa resolución judicial se presentó, en primer lugar, un recurso extraordinario por infracción procesal que no fue admitido a trámite por el Auto de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Granada de 31 de mayo de 2017, ya que es doctrina reiterada de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo que, en un juicio seguido por razón de la materia, como es el caso, la única vía de acceso al recurso de casación es la del “interés casacional”, no siendo posible que el recurso extraordinario por infracción procesal se presente de modo autónomo. Sin embargo, el abogado de Juana Rivas anunció ante la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo su intención de formular recurso de queja mediante escrito registrado el 15 de junio de 2017. Posteriormente, mediante un escrito registrado el 1 de agosto de 2017, se comunicó a la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo el desistimiento en el anuncio del recurso de queja y la renuncia a la formalización del mismo. Finalmente, se presentó un recurso de amparo, que se inadmitió por falta de agotamiento de la vía judicial, y, después, una petición de nulidad de actuaciones que no llegó a ser estimada, antes de la interposición del recurso de amparo que ha sido ahora inadmitido por presentarse fuera de plazo.

Puede observarse, por los hechos descritos en la nota, que parece que los asesores jurídicos de Juana Rivas han permitido varias locuras procesales. Las mismas se han enmarcado dentro de una estrategia procesal improvisada e imprecisa.

La Audiencia Provincial de Granada, al rechazar la petición de declaración de existencia de causas que ocasionaran la nulidad de actuaciones, ya criticó la conducta del abogado de Juana Rivas, que jugó con los plazos según su conveniencia. Además, se indicó la inexistencia de indefensión para la ya famosa madre.

Ahora se quiere presentar una demanda ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos por lo que Juana Rivas considera una injusticia. El problema es que, viendo lo sucedido con los trámites procesales promovidos, es fácil pensar que no habrá grandes novedades en este caso.