No podía haberle salido mejor la jornada al Real Madrid. Y es que, además del empate sin goles del Barcelona ante el Málaga, que aleja a los azulgrana ya a cuatro puntos del líder, y de la victoria de los blancos en el último derbi que vea el Vicente Calderón, el conjunto de Zinedine Zidane ha recuperado a su estrella tras su crisis goleadora, a Cristiano Ronaldo y a su poderío, que han sido los protagonistas de la noche gracias a un hat-trick (22’, 70’ (de penalti) y 77’) que deja a los rojiblancos a nueve puntos del primer puesto de la tabla.

 

Gracias a este triplete, el portugués se coloca como el máximo goleador de los derbis ligueros que se han disputado en el Calderón, con siete tantos en total, superando los seis que consiguió el brasileño Ronaldo cuando vestía la camiseta blanca.

 

La victoria de los blancos fue merecida, es indiscutible, pero quizá algo abultada para los seguidores y el banquillo rojiblancos, que protestaron el penalti de Savic al portugués que él mismo materializó en el 70’. El propio Simeone llegó a asegurar que “el penalti cambió el partido”. Eso sí, los chicos de Zidane también discutieron a Fernández Borbalán un supuesto gol fantasma de Cristiano Ronaldo en el 12’, que podría haber puesto patas arriba el encuentro mucho antes.

 

Este Real Madrid de Zidane lleva 29 partidos consecutivos invicto, por lo que ya está muy cerca del récord de los blancos que tiene en su poder Leo Beenhakker, que sumó 34 encuentros seguidos sin ser derrotado.